19 enero, 2022

¿Te avergüenzas de los pecados que cometiste después de la salvación? | Llama gemela del alma gemela

Nuestra mente es como una computadora. Todo lo que está bien o mal se almacena en nuestro cerebro. Incluso almacena nuestra conciencia. Sea lo que sea lo que hayas hecho mal, tu conciencia seguirá recordándote los pecados que cometiste.

Cuanto más fiel seas a Jesús, mayor dolor sentirás en tu corazón cuando hacer el mal. A menudo, cuando nos salvamos por primera vez, sentimos pasión por Jesús. Ministramos a otras personas acerca del Señor y le pedimos a Dios que nos guíe en su dirección. Sin embargo, todos tenemos un pecado dentro de nuestras vidas que nos hace resbalar y caer a veces. A menudo nos sentimos impotentes frente a ello.

“ Nuestras mentes tienden a recordar lo bueno y lo malo que hemos hecho ”

Satanás sabe cómo poner la tentación frente a ti y tratar de hacer que caigas. Es durante estos tiempos cuando más necesitamos a Jesús.

Si te sientes avergonzado de lo que has hecho en tu pasado, no estás solo. Todo creyente cristiano llegará a un punto en su vida y se preguntará por qué cometió actos pecaminosos después de ser salvo. A menudo es difícil imaginarse a sí mismo pecando después de que le prometió al Señor que había terminado con el pecado y ahora quería seguirlo.

Es posible que hayas recibido a Jesucristo como tu salvador a la edad de 12 años y luego, como adulto, comenzaste a seguir los deseos de tu carne. Quizás tenías hambre de dinero y poder. Decidiste que querías conseguir grandes sumas de dinero y empezaste a robar personas y vender drogas. Cada vez que cometió el acto pecaminoso, se sintió avergonzado, culpable y enojado consigo mismo. Sin embargo, cada vez obtuviste exactamente lo que querías de tus malas acciones y seguiste haciéndolo.

Ahora en sus 40, se siente avergonzado por lo que había hecho porque se arrepintió de sus pecados. Esto sucede a menudo. Muchas veces verás caer a grandes hombres de Dios. Grandes televangelistas como Jim Bakker y Jimmy Swaggart se sienten pecadores a los ojos del público. Una persona puede preguntar: «¿Cómo pudieron haber caído en pecado cuando conocieron a Jesús y distinguieron el bien del mal?» Honestamente, la carne a menudo se debilita y es durante estos tiempos cuando somos más vulnerables al pecado.

“Me siento avergonzado de lo que he hecho”

La razón por la que caemos es porque estamos lidiando con una emoción que no nos dejará solos. Lo que codiciamos tiende a acosarnos día y noche. Satanás usa sus influencias para trabajar contra nosotros. Satanás intenta atraparnos y arrojarnos tentaciones que son demasiado para resistir. Solo a través de prueba y error podremos luchar contra estas tentaciones la próxima vez. La buena noticia es que Jesús perdona rápidamente.

Ser cristiano no significa que tengamos un trato único con el perdón. No significa que Jesús solo nos perdonará la primera vez. Ser cristiano significa que Jesús nos perdonará cada vez que pecamos. No puedes ganarte el perdón de Dios. La Santa Biblia nos enseña que Jesucristo murió en la cruz por sus pecados. Es su sangre la que perdona tus pecados.

¿Qué pasa si estás viviendo en pecado?

Si eliges para vivir en pecado, su relación con Dios se suspenderá. Esto significa que no puede orar ni leer la Biblia. Te sentirás culpable y condenado cada vez que mires la palabra de Dios porque sabrás que estás viviendo en pecado. Hay una gran diferencia entre vivir en pecado y cometer un pecado. Entremos en la diferencia.

Digamos que eres un hombre que se despierta todos los días con la idea en mente de que quieres escabullirte de casa por la noche y visitar a una prostituta mientras tu esposa duerme. Está avergonzado de lo que está haciendo y sabe que lo más probable es que su esposa solicite el divorcio si se entera. Peor aún, sabes que Jesús no está contento con tus acciones. Sin embargo, a pesar de esto, sigues escapándote de la casa incluso sabiendo esta información. Eventualmente, este pecado se convierte en un hábito y comienzas a tener el hábito de pensar que puedo decirle a Jesús que lo siento por lo que he hecho y, sin embargo, seguir haciendo lo mismo mal.

Pensamiento incorrecto: “Puedo seguir haciendo mal todos los días porque puedo contar con que Jesús me perdonará mañana”

Con el tiempo, te sentirás cómodo con este pecado. Sigues diciéndole a Jesús: «Lamento lo que he hecho y no lo volveré a hacer». Sin embargo, tu mente también está pensando que lo volverás a hacer porque es muy difícil detenerlo. Estás en un estado de mente reprobada y en un estado de falta de respeto a Dios, a tu esposa y a tu fe. Esto eventualmente destruirá el alma de la persona que está cometiendo este tipo de actos.

Si esto le suena a usted, es hora de arrepentirse. Deshazte de la vergüenza y pide perdón a Jesús. ¿No sería agradable sentarse y leer la Biblia de nuevo sin tener que sentirse culpable por haber pecado contra su esposa? Puede sentirse libre simplemente luchando contra sus deseos carnales y, en cambio, siguiendo la palabra de Dios.

¿Vivirá con culpa por el resto de su vida?

Una vez que se haya arrepentido de su pecado , a menudo se le recordará lo que ha hecho mal. Cuanto más mal hagas, mayor será la vergüenza que sentirás. Es difícil mirar hacia atrás en su vida y darse cuenta de que decepcionó a Dios y no hizo lo correcto. Sin embargo, sepa que una vez que se arrepienta, Dios se agrada de usted.

Satanás quiere ser un recordatorio constante para nosotros de que somos culpables. Él es el acusador y seguirá diciéndole a Dios que merecemos ser enviados al infierno por nuestros pecados. Sin embargo, es a través de Jesucristo que somos salvos y nos mantenemos alejados del fuego del infierno.

«Una vez que Jesús ha perdonado tu pecado, desaparecerá para siempre»

Si sientes vergüenza por lo que has hecho, debes saber que debes arrepentirte. Incluso si ha sido cristiano durante años y ha caído en pecado, debe arrepentirse y decirle a Dios que lamenta lo que ha hecho.

Tu carne es una batalla contra ti tratando de seguir a Cristo. Siempre te arrojará la tentación y, a veces, te hará sentir que es demasiado abrumador cambiar. Sin embargo, puedes hacerlo. Es importante que se arrepienta porque cuando sigue la palabra de Dios, puede acercarse más a él. Si no se arrepiente, no podrá acercarse más a Dios. Tu vergüenza y tu culpa te harán ver que a Dios no le agrada lo que estás haciendo.

¿Qué es el pecado?

El pecado es una especie de pensamiento, deseo, decisión, atracción, acción, o la inacción contraria a la ley moral Divina, los mandamientos de Dios, las normas religiosas y rituales.

El pecado original es el deterioro de la naturaleza humana, tanto en el alma como en el cuerpo, manifestado moralmente en el hecho de que todos los descendientes de los antepasados ​​pecadores (excepto el Señor Jesucristo) nacen con una tendencia al mal.

“El pecado es hacer lo que sabes que está mal”

El pecado es la causa de la perversión de la naturaleza humana debido al alejamiento del hombre de Dios, su caída en una naturaleza antinatural. Expresar. Por otro lado, el pecado también se considera una consecuencia de la perversión de la naturaleza humana (dañada por la caída de los antepasados). El pecado es anarquía como una violación de las normas (ley, orden) de la existencia humana, definidas por Dios.

El pecado es un alejamiento voluntario de lo que está de acuerdo con la naturaleza, hacia lo antinatural. Es una desviación del objetivo asignado al hombre por la naturaleza. La palabra pecado es una traducción de la palabra griega, que significa: errar el blanco. El pecado es una manifestación de las capacidades humanas que no cumplen con el propósito de la existencia humana, lo que contradice el destino del hombre, creado a imagen y semejanza de Dios.

Un hombre creado a imagen y semejanza de Dios, dotado de un alma racional, es natural buscar el Propósito, Causa y Fuente de la propia existencia: buscar el conocimiento de Dios y la comunión con Dios, luchar por la unión con Dios. Solo después de lograr la unidad con el ser Divino más elevado, eterno, ilimitado e incondicional, se recibe el mayor placer y dicha. No es natural que una persona aspire a algo creado, inferior y sensual como el Dios eterno, puesto de manera antinatural en el lugar del ser Divino eterno, inmutable, infinito, ilimitado, limitado, creado, transitorio.

Al mismo tiempo, el hombre está dotado por Dios de libre albedrío, para que pueda luchar por la unidad con Dios voluntariamente, o puede preferir la vida en Dios a vivir sin Dios. En el último caso, se cierra egoístamente en su naturaleza, se separa con orgullo de Dios. El hombre pecó al transferir el centro de su vida y actividad de Dios a sí mismo. Al caer en el pecado, un hombre murió por Dios y comenzó a vivir su naturaleza. Entonces el pecado se manifiesta como anarquía, como una violación de la norma de la existencia humana, como una perversión del orden natural de la vida humana.

Caer en el pecado se llama la Caída. Los antepasados ​​de la humanidad fueron los primeros en caer. Una persona que vive según la ley del pecado se llama persona decrépita. Las habilidades pecaminosas consagradas en una persona se llaman pasiones.

Tres ilusiones

El pecado trae consigo tres ilusiones : la ilusión de la libertad, la ilusión del conocimiento y la ilusión del placer. Al pecador le parece que no está constreñido por las reglas, pero no ve que se ha convertido en un esclavo del pecado, que esclavizó su alma.

“¿Eres esclavo del pecado? ? ”

“ Queremos conocernos mejor ” dicen los fornicarios, y habiendo aprendido se vuelven poco interesantes el uno para el otro, ya que solo la lujuria era su verdadero objetivo. La satisfacción del pecado es el anzuelo del diablo, te hace repetir y profundizar la caída, como un drogadicto que se ve obligado a aumentar la dosis.

La severidad del pecado

Probablemente muchas personas han pensado que todo pecado representa un peligro para la salvación y ¿existen pecados moralmente neutrales e inofensivos?

Cualquier pecado es un crimen contra Dios, incluso uno aparentemente pequeño e insignificante. Muchos pecados parecen pequeños a los ojos de los pecadores solo porque se han vuelto familiares durante mucho tiempo para la abrumadora masa de personas y no parecen fuera de lo común.

En este sentido, el pecador, en lugar de profundo y el arrepentimiento sincero ante Dios, recurre a menudo a la autojustificación: ¿por qué soy peor que los demás? – No soy el único que hace esto. La historia del Antiguo Testamento muestra muchos ejemplos en los que ciertos tipos de pecados solo no se consideraron pecados, sino que también se mostraron como virtudes para tribus y naciones enteras.

Mientras tanto, para los santos, incluso aquellos pecados que fueron interpretados. por los pecadores como insignificantes, si se cometieron, presentaba un motivo serio de dolor penitencial y largas oraciones llenas de lágrimas. Esto se debe a que los santos contemplaron de manera mucho más aguda y profunda su inconsistencia con el patrón que el Señor Jesucristo dejó para edificación.

“Ora y pide perdón a Jesús”

Otra razón para esta percepción del pecado es que para algunas personas la esencia del pecado se reduce principalmente a el concepto de culpa ante Dios. De ahí la convicción: si la culpa no es grande, entonces el castigo potencial no es grande. Dada la misericordia Divina, el amor de Dios, incluso se puede minimizar o anular.

En realidad, el pecado, incluso “menor”, ​​es un obstáculo para la comunicación con Dios. Al cometer pecados, una persona se aísla personalmente del Padre, del Hijo y del Espíritu Santo.

Además, todo pecado, incluso el que parece insignificante, se imprime en el alma como herrumbre sobre hierro, y un pecado cometido con regularidad o, peor aún, con constancia, conduce a la formación de malas habilidades y hábitos, a la formación de pasiones y vicios pecaminosos. Cuanto más peca una persona, más desfigura los rasgos de la imagen de Dios y ahoga el sentimiento moral.

El peligro de los llamados “pecados menores” radica en el hecho de que pequeño, hasta cierto punto. No se prestan la debida atención a sí mismos, y cuando logran echar raíces y desarrollarse en el alma o el cuerpo, se vuelve extremadamente difícil combatirlos. Un ejemplo es la pasión por la gula o la embriaguez. Un solo comer en exceso, así como un vaso extra de alcohol, no crea la impresión de pecado. El peligro se hace evidente cuando estos deseos se declaran una tendencia establecida.

¿Qué es un pecado mortal?

Los mortales, en primer lugar, son aquellos pecados que llevan a la persona a la muerte espiritual, a la perdición eterna. Si el pecado, por grave que sea, se corrige mediante el arrepentimiento sincero y la transformación ulterior de la vida en el camino de la vida de Cristo, no causará la perdición eterna.

«Lo sabías ¿A dónde vas cuando mueras? ”

El pecado mortal – un pecado conduciendo a la destrucción del alma, impidiendo la realización del plan de Dios para el hombre como potencial heredero del Reino de los Cielos.

Jesucristo indicó el pecado “mortal” (imperdonable) de la blasfemia contra El espíritu santo. Este pecado se entiende como una oposición completamente consciente y feroz de una persona a la verdad, como resultado del surgimiento de un sentimiento vivo de hostilidad y odio hacia Dios. En este estado, una persona, como ser moralmente libre, es psicológicamente inaccesible a la acción de la gracia salvadora.

Cualquier pecado que esclavizara la voluntad de una persona es fatal. No existe una lista «legislativa» de pecados mortales. En este sentido, la lista de pecados mortales es muy grande, basada en la tendencia de una persona en particular a un pecado en particular.

¿Por qué la gente peca?

Porque no saben qué hacer y qué evitar. Algunos lo saben pero olvidan o por pereza. Las personas son muy perezosas con la piedad y muy a menudo se olvidan de su deber de servir a Dios. De la pereza y el olvido llegan a la extrema insensatez o ignorancia. Estos son los tres gigantes – la pereza, el olvido y la ignorancia – de los cuales toda la raza humana está atada por lazos inquebrantables.

¿Por qué la gente en la iglesia también peca?

Porque la Iglesia es un hospital espiritual. Y la gente peca por la misma razón por la que la gente se enferma en un hospital normal. La Iglesia no es solo una reunión de justos, sino también una multitud de pecadores arrepentidos. No todas las enfermedades espirituales se pueden curar de inmediato. Pero en la Iglesia, quienes pecan, odian su pecado, lo lloran y se esfuerzan por deshacerse de él, mientras que fuera de la Iglesia este mismo pecado puede constituir el principal propósito y sentido de la vida de una persona

¿Qué es el arrepentimiento?

Arrepentimiento (del griego & alpha; (metanoia) – un cambio de conciencia, repensar, intuición) Es un arrepentimiento profundo, contrición de los pecados, caracterizado por la tristeza y el dolor causado por el remordimiento, pero lo más importante, una sensación viva de separación de Dios. El arrepentimiento va acompañado de un fuerte deseo de purificación, la transfiguración de la vida, la esperanza y la esperanza en el Señor. En un sentido amplio, el arrepentimiento significa un cambio fundamental en la vida, de ser arbitrariamente pecaminoso, egoísta y autosuficiente a vivir de acuerdo con los mandamientos de Dios, en amor y esforzándonos por Dios.

«Arrepiéntete y apártate de tus pecados»

Esto es un sacramento de la Iglesia, en el que, según la sincera confesión de los pecados ante el sacerdote, el pecador, por la misericordia de Dios, es liberado de la impureza pecaminosa por el poder de la gracia divina. En otras palabras, se trata de un cambio en la vida interior y exterior del hombre, consistente en el rechazo decisivo del pecado y el deseo de llevar una vida en armonía con la voluntad omnipotente de Dios.

El arrepentimiento comienza con un cambio en la mente humana , una distancia del pecado y el deseo de unirse con Dios. Un cambio de mentalidad es seguido por un cambio de corazón, al cual Dios hace posible conocer su misericordioso amor y santidad. El conocimiento del amor y la santidad de Dios capacita al hombre para no repetir el pecado y oponerse a sus acciones. Al mismo tiempo, la graciosa degustación del amor divino y la santidad requiere una hazaña considerable de una persona para mantenerla en su alma. En esta hazaña, Dios experimenta la libre intención del hombre de rechazar el pecado y permanecer con Él para siempre.

Seguir los mandamientos divinos se encuentra con la resistencia de una naturaleza humana caída, por lo que el arrepentimiento es indisolublemente vinculado con la fuerza de voluntad para pasar del pecado a Dios. En el ascetismo, se requiere de una persona un deseo sincero de vencer el pecado, y se da la gracia de Dios para vencerlo. La hazaña penitencial es el trabajo de toda la vida de una persona, ya que una persona debe esforzarse toda su vida para unirse con Dios y liberarse del pecado.

El Antiguo y Nuevo Testamento describen la historia de la relación entre Dios y el hombre, o más bien, el plan de Dios para la salvación del hombre. Lo que Dios concibió en el tiempo de Abraham (o incluso inmediatamente después de la caída del hombre, o incluso antes de su creación – después de todo, Dios es omnisciente) – se cumplió en Jesucristo. Lo que Dios le prometió a Abraham, lo cumplió en Jesús. Por lo tanto, no es necesario considerar el tiempo “antes” y “después” de la encarnación del Hijo de Dios como dos eras fundamentalmente diferentes en todo el mundo.

«Jesús Murió en la cruz por ti ”

La salvación es una palabra muy fuerte que significa tal ayuda, sin la cual es simplemente imposible sobrevivir. Cuando decimos «salvación», esto no significa deshacerse de un resfriado. La salvación es como sobrevivir a un naufragio en alta mar. Cuando aplicamos la palabra “salvación” a nuestra fe, decimos que Dios a través de Jesús salvó nuestras vidas. Él nos salvó en primer lugar de la muerte.

¿Cómo nos salvó Jesús?

Jesús percibiendo nuestra naturaleza , es decir, volvernos plenamente humanos, es lo mismo que somos, es decir, con todas las consecuencias de la caída. Como sabemos, Jesús murió en la Cruz y resucitó por nosotros y nuestra salvación. El regalo de la salvación de Dios es completamente gratuito y no intrusivo. Cristo no corrigió la naturaleza humana dañada automáticamente por el pecado en todas las personas. Lo hizo en sí mismo. Su carne, resucitada de entre los muertos, es el comienzo de una “nueva creación”, es decir, el comienzo de esa calidad de vida futura en la que la muerte es derrotada y ya no es dueña de las personas. No podemos cambiar nuestra naturaleza hasta que muramos y nos resucitemos, sin embargo ahora podemos tomar en nosotros la “prenda” de la resurrección futura.

Pecamos contra Dios, contra nuestro prójimo y contra nosotros mismos. Pecar con hechos, palabras e incluso pensamientos. Después de todo, ninguna persona vive en la tierra y no peca al menos una vez, pero no existe tal pecado que Dios no perdone cuando nos arrepentimos. Para la salvación de los pecadores, Dios se hizo hombre, fue crucificado y resucitó de entre los muertos.

¿Por qué nunca debes desesperarte?

Jesucristo fue crucificado, como sabemos por el Evangelio, en medio de dos ladrones. Uno de ellos le reprochó y dijo: «Si eres el Cristo, sálvate a ti mismo y a nosotros». Otro ladrón interrumpió el discurso de su compañero, diciendo que fuimos condenados justamente, porque hicimos actos indignos en nuestra vida, y Jesús no hizo nada malo. Entonces Jesús le prometió que sin duda estaría con él en el paraíso porque su arrepentimiento era sincero.

Con Jesús, todas las cosas son posibles

Así narra el Evangelio un acontecimiento profundamente edificante y conmovedor, sobre el perdón de Cristo por el ladrón que colgado en la cruz junto a él. Arrepentimiento total de sus crímenes, profunda humildad, fe firme en el Señor crucificado y confesión de Él cuando todo el mundo lo rechazó, por eso se creó la “llave” que le abrió la puerta al Paraíso.

Muchos de nosotros esperamos el ejemplo de un ladrón prudente. ¿Pero somos capaces de su hazaña? ¿Seremos capaces entonces de renacer moralmente y exaltarnos espiritualmente instantáneamente como un antiguo ladrón?

El Señor tuvo misericordia del ladrón en el último momento para que nadie se desesperara. Pero no pospongas tu arrepentimiento para que tus pecados no te acompañen a otra vida y te agobien para siempre.

La prudencia del ladrón arrepentido será un ejemplo de arrepentimiento decisivo. Debemos cuidar nuestra completa corrección interior, traicionándonos totalmente a la voluntad de Dios y pidiendo a Cristo su misericordia y gracia.

¿Sientes que has decepcionado a Dios? ?

Si amas a Dios, sentirás vergüenza cuando peques. Es porque sabes que lo has decepcionado. Es importante entender que Dios le perdona los pecados que ha cometido. Es importante notar que a menudo no queremos aceptar el perdón de Dios porque sentimos que merecemos ser castigados por lo que hemos hecho.

¿Por qué lo hice?

Sin embargo, incluso si ha pagado por sus pecados a través del encarcelamiento o humildad pública, la vergüenza estará ahí. Cuando cometemos pecado, nuestra conciencia nos molesta. A menudo somos los más duros con nosotros mismos. De alguna manera queremos hacernos pagar por los errores que hemos cometido. No importa qué castigo en la tierra nos venga, queremos creer que merecemos más burlas por nuestras acciones.

El pecado es algo que nos molesta en muchos niveles diferentes.

¿Qué pasa si alguien se entera de mi pasado?

Es difícil para cualquier creyente cristiano imaginar a alguien descubriendo algo malo de su pasado. Existe un mito en el mundo de hoy que se supone que los cristianos nunca deben volver a pecar una vez que reciben a Jesús como su Señor y salvador personal.

Sin embargo, esto no podría estar más lejos de la verdad. De hecho, los cristianos están llamados a no pecar y a luchar contra las tentaciones del diablo que te asaltan regularmente. Sin embargo, esto no significa que nunca más tendrá una caída o luchará con el pecado en su vida.

Cuando naces de nuevo, te entregas a Jesucristo y te arrepientes del pecado. Este es un acto que es difícil de hacer, ya que debes negarte a ti mismo y venir a Jesucristo. Negarse a sí mismo significa que no puede aceptar nada de lo que la Biblia hable.

Enterra tu pasado

Por ejemplo, si viniste a Jesús como una persona que lucha con la tentación homosexual, sabes lo difícil que será la lucha para negar esa parte de ti mismo. Sin embargo, cuando lee pasajes del Nuevo Testamento sobre este tema, sabe que no debe cometer actos pecaminosos porque no agradará a Dios.

Habrá momentos en los que sentirá que ya no puede resistir esta tentación y puede que tenga una caída. Una caída puede ser algo como si quisieras acostarte con alguien del mismo sexo y no puedes resistir la tentación. Quizás estés solo o te sientes cachondo. Quizás sea una combinación de los dos. Satanás vendrá a menudo y te tentará donde sabe que caerás más grande.

Es en estos momentos que aprenderás a acercarte más a Dios. Si te caes, es importante que te arrepientas de tu pecado y te levantes de nuevo. Si descubre que está viviendo en pecado, no está viviendo una vida que agrada al Señor.

En lugar de sentirse avergonzado por los pecados que ha cometido en su pasado, mire el El lado positivo de cómo Jesús lo ayudó a superar sus tentaciones o estilo de vida pecaminoso. Él te dará la fuerza para resistir tus tentaciones. No será fácil. Sin embargo, Jesús le mostrará que puede ofrecerle una mejor forma de vida.

Mejora con el tiempo

La gente mundana nunca olvidará tu pasado. A menudo, es posible que hayas vuelto a hacer algo durante 10 años y hayas dejado atrás tu pasado. Sin embargo, alguien puede recordarle algo que hizo o quizás quiera que pague por ese pecado.

Digamos que hace 15 años era traficante de drogas. Ahora eres pastor y nunca le hablaste a nadie de eso. Es posible que ahora viva con miedo esperando que nadie se entere nunca. Este tipo de miedo te hará sentir avergonzado y como si todavía le debieras algo al mundo.

Es importante saber que Jesús te ha perdonado si te has arrepentido de tu pecado. El mundo puede hacerte lo que quiera físicamente, pero no pueden quitarte la salvación o el hecho de que Jesús te ha perdonado.

A veces en la vida, no podrás resistir la tentación. No importa cuánto lo intente, simplemente no puede dejar de caer en el pecado. Si esto fue o es usted ahora, es importante que siempre le pida a Dios fuerza. Pídale a Jesús que darte la voluntad de arrepentirte del pecado y no volver nunca más a él. Nunca dejes de intentar hacer lo correcto. Pídale siempre al Señor que le muestre su camino y que le dé paz interior.

¿Qué sucede cuando un creyente cristiano ya no puede soportar sus tentaciones?

Para muchos cristianos, vivir para Jesús mucho más difícil debido a las tentaciones con las que están lidiando. Hoy, estamos viendo un levantamiento de hombres y mujeres que se rindieron a las tentaciones homosexuales. La mayoría de los hombres y mujeres homosexuales dicen que preferirían estar muertos antes que seguir luchando contra sus deseos y tentaciones homosexuales.

Puedes resistir tus tentaciones

Muchas veces, los creyentes cristianos cederán a sus deseos homosexuales porque sienten que se despiertan con las mismas tentaciones y soledad que enfrentan todos los días cuando se trata de su homosexualidad.

Sin embargo, cuando leen pasajes de la Santa Biblia, saben que actuar sobre su homosexualidad no agrada a Jesucristo. ¿Cómo pueden librar esta guerra dentro de sí mismos? La forma más fácil de hacer esto es simplemente no volver a ceder a la tentación. Va a ser una elección. No puedes ser tibio. Debes elegir seguir a Jesús o los deseos de tu propio corazón.

Muchos hombres y mujeres homosexuales pasan años viviendo en un estilo de vida homosexual antes de arrepentirse por completo y volverse a Jesús. A veces, un hombre o una mujer gay debe tocar fondo antes de arrepentirse. El arrepentimiento significa que te sentirás solo y quizás sentirás que nunca podrás tener deseos por el sexo opuesto. Suele ser un miedo. Sin embargo, es importante mirar solo a Jesús y decirle que ha leído la Santa Biblia y quiere hacer las cosas a su manera. Vivir para Jesús es una elección. En nuestra cultura moderna, la mayoría de la gente quiere vivir para sí misma y no escuchar lo que dice la Santa Biblia.

El arrepentimiento es la única forma de tener una relación personal con Jesucristo. Si no te arrepientes de tu pecado, nunca sentirás que Dios te acepta tal como eres. Muchos hombres y mujeres homosexuales suelen decirle a la gente que Dios me acepta por lo que soy y me ama. Sin embargo, si alguna vez entablas una conversación más profunda con ellos a solas, casi siempre te dirán que saben que algo está mal con ser gay, pero que no pueden cambiar. Han intentado y finalmente aceptado que Dios debe querer que sean homosexuales si no pueden cambiar.

¿Has caído en la tentación?

Es importante saber que esto no es bíblico. En ninguna parte de la Biblia dice que una persona puede vivir en pecado y que Dios lo acepte. Esto es una mentira del diablo y Satanás a menudo quiere hacerte sentir impotente contra tu pecado.

La adicción a las drogas y al alcohol funciona de la misma manera. Quizás tú o alguien que conoces ha luchado contra la adicción. No puede dejar de volver a sus medicamentos o elección. Simplemente siente que no puede relajarse sin él. Es difícil para usted vivir la vida sin su medicamento. Sin embargo, también sabes que cuando lees el Nuevo Testamento, te dice que los borrachos no heredarán el reino de Dios. Como la homosexualidad, debes negar esta parte de ti que parece tan impotente para luchar. Necesitas luchar contra aquello que está tratando de destruirte. Ésta es la única forma de tener paz interior.

Nunca tendrás paz interior completa hasta que te hayas alejado de tu pecado. Solo hay una forma de hacerlo. Es mantenerse completamente alejado de su pecado y NUNCA volver a él. Nunca te digas a ti mismo que puedes volver a caer porque Jesús seguirá perdonándote. Si tienes una actitud así, nunca te arrepentirás por completo y te volverás a Jesús. Es importante pedirle a Jesús fuerza para hacer esto. Es importante creer que si la Santa Biblia dice que no a practicar su pecado, es por una razón. Es importante que pida ayuda a Dios cuando sienta que sus tentaciones son demasiado difíciles de manejar.

Que tu fuerza venga siempre del Señor. Deje que el Espíritu Santo more dentro de usted y le dé completa paz. Él está esperando que usted se arrepienta y se arrepienta y haga lo correcto. Si necesita oración, pida a los cristianos que oren por usted. Estoy hablando de verdaderos cristianos que no te animarán a vivir en tu pecado. Habla con cristianos que quieran ayudarte a vencer los pecados que te mantienen atrapado.