3 marzo, 2024

Socialismo vs comunismo: una guía completa

Socialismo vs comunismo: probablemente vea estos términos aparecer en muchos lugares, desde la línea de tiempo de sus redes sociales hasta las noticias de la noche. Muchas veces, la gente los usa indistintamente para hablar de política y economía. ¡Pero estos términos en realidad significan cosas diferentes! Pueden parecer similares, pero En realidad, existen algunas diferencias clave entre el socialismo y el comunismo. (¡y otras formas similares de gobierno!).

Entonces, ¿qué significan estos términos De Verdad ¿significar? ¿Cuáles son las diferencias fácticas entre socialismo, comunismo y marxismo? ¿Cómo se comparan con otros sistemas políticos, como el fascismo y el capitalismo?

Lo sabemos: ¡estas son preguntas difíciles! Hemos realizado la investigación para brindarle respuestas creíbles a estas complejas preguntas sobre el socialismo contra el comunismo y otros sistemas políticos. En este artículo, le daremos una guía detallada del socialismo frente al comunismo, así como lo siguiente:

Una inmersión profunda en el socialismo y una inmersión profunda en el comunismo Una tabla de socialismo versus comunismo con comparaciones lado a lado Una breve comparación de fascismo versus comunismo versus socialismo versus marxismo versus capitalismo

Cuando termine de leer este artículo, comprenderá las diferencias entre socialismo y comunismo, cómo funciona cada sistema y cómo se comparan con otros sistemas gubernamentales y políticos.

Socialismo vs comunismo: una descripción rápida

Socialismo generalmente se refiere a cualquier sistema social, económico o político que se base en la propiedad pública y social de la propiedad y los medios de producción (como minas, molinos y fábricas) y el control democrático de los negocios. El propósito general del socialismo es crear más igualdad asegurando que el público, no los ciudadanos privados, sean dueños de los medios de producción.

En otras palabras, el socialismo toma los aspectos de la sociedad que afectan a todos y los pone bajo el control del gobierno, como servicios públicos, educación y atención médica. Pero el gobierno no lo controla todo: el socialismo además también permite la propiedad de empresas y empresas privadas.

El socialismo es una filosofía flexible que tiene muchas formas que van desde socialismo democrático al comunismo que difieren en función de cuánto control ejerce el gobierno sobre los sistemas sociales y económicos. Pero la gran conclusión es la siguiente: todas las formas de socialismo son basado en la idea común de que el gobierno—y, por extensión, los ciudadanos que representa el gobierno, deben poseer y regular los aspectos de la sociedad que satisfacen las necesidades humanas básicas.

A diferencia de, comunismo es una ideología filosófica, social, política y económica que, en última instancia, tiene como objetivo establecer una sociedad basado en la idea de que todo la propiedad, los recursos y los bienes (también conocidos como los medios de producción) deben ser propiedad del público. Estas cosas pasan a ser de propiedad comunitaria, de ahí el nombre comunismo – y son distribuidos por el gobierno ya que el gobierno representa al pueblo. En una sociedad comunista, se eliminan la propiedad privada, la economía basada en el lucro y las clases sociales, y se provee a cada individuo de acuerdo con sus necesidades.

Al igual que el socialismo, existen diferentes escuelas de pensamiento comunistas que varían según la cantidad de derechos que tienen los ciudadanos en relación con el gobierno. Pero una opinión que todos comparten es que capitalismo y su sistema de dos clases (es decir, la clase trabajadora / proletariado y la clase propietaria / burguesía) es la causa fundamental de los problemas y desigualdades de la sociedad. Como resultado, el comunismo exige el derrocamiento del capitalismo y el sistema de clases sociales a través de la revolución social.

La mayor similitud entre el socialismo y el comunismo es que se basan en un principio básico similar: devolver el poder y el control a la clase trabajadora que construye y sostiene la sociedad. Pero mientras el socialismo mantiene alguna forma de empresa y propiedad privadas, el comunismo abolió ese sistema y transfiere la propiedad social al gobierno. De ese modo, el comunismo es una forma más extrema de socialismo.

Profundizaremos en más diferencias entre estos sistemas un poco más adelante en el artículo (incluso hemos preparado una tabla útil para usted). Pero primero, echemos un vistazo más a fondo tanto al socialismo como al comunismo.

El socialismo cree que los medios de producción de una sociedad, como los sistemas de salud y educación, deben ser propiedad del público y no de los particulares.

¿Qué es el socialismo?

Debajo, Entraremos en los detalles del socialismo, le daremos una breve historia del término y le proporcionaremos algunos ejemplos. de los gobiernos socialistas de todo el mundo.

Socialismo: descripción general y definición

El socialismo es un Doctrina social, económica y política que exige la propiedad y el control públicos más que privados de la propiedad y los recursos naturales. Estos recursos de propiedad pública son luego administrados y distribuidos por el gobierno.

Como mencionamos anteriormente, existen diferentes tipos de socialismo, y se diferencian en función de cuánto controla el gobierno y cuánto le queda a la industria privada. Algunos sistemas socialistas solo otorgarán al gobierno la propiedad de las instituciones sociales que se consideran derechos humanos básicos. Otros sistemas socialistas pueden eliminar por completo al sector privado.

Pero por qué ¿Aboga el socialismo por la propiedad pública de la propiedad y los bienes? Como teoría económica de cómo debería organizarse la sociedad, el socialismo afirma que el Los medios de producción de riqueza deberían ser controlados por los trabajadores de una sociedad, no por la élite o las clases propietarias. Los socialistas creen que el dinero ganado pertenece a los trabajadores que fabrican los productos.

Historia del Término

El término contemporáneo «socialismo» tiene su origen a principios del siglo XIX, proveniente de la palabra francesa socialismo. La palabra encuentra sus raíces en el latín sociare lo que significa combinar o compartir. También tiene vínculos con el término societas, que se encuentra en el derecho romano y medieval y se refiere a un contrato consensuado de compañerismo entre personas libres. Estas raíces reflejan la filosofía central del socialismo: que los medios de producción y sus ganancias deben ser compartidos y controlados por el público.

El término «socialismo» o «socializado» se utiliza a menudo por los partidos políticos modernos y los medios de comunicación para describir plataformas políticas, políticas gubernamentales, políticos o incluso países enteros. Pero en su esencia, El socialismo es un tipo de sistema económico diseñado para eliminar la desigualdad y mejorar la calidad de vida al colocar el poder en manos de los trabajadores de la sociedad..

El socialismo ha existido de alguna forma desde la época clásica y su significado ha cambiado un poco con el tiempo. Abajo, vamos cubrir brevemente los dos puntos más importantes de la historia del socialismo, a saber, el socialismo en la Revolución Industrial y en el siglo XX.

El socialismo en la revolución industrial

Si bien las ideas socialistas se remontan mucho más atrás, el primer uso del término «socialismo» utilizado para referirse a la reforma económica se puede identificar en las décadas de 1820 y 1830.

El término moderno «socialismo» fue acuñado originalmente por El teórico francés Henri de Saint-Simon hacia el final de la Revolución Industrial entre 1820 y 1840. Saint-Simon y otros filósofos prominentes fueron los primeros en criticar la pobreza y la desigualdad del sistema capitalista que fue introducido por la Revolución Industrial. En respuesta, los pensadores socialistas abogaron por la transformación de la sociedad en pequeñas comunidades sin propiedad privada.

Como movimiento político, el socialismo moderno comenzó con la actitud revolucionaria de los filósofos del siglo XVIII que defendió los derechos de la clase trabajadora y presionó por el cambio social.

A medida que el socialismo ganó popularidad a finales del siglo XIX, los movimientos se dividieron en dos grupos principales: un movimiento de reforma, que defendía una forma socialdemócrata de socialismo, y un movimiento revolucionario, que defendía un levantamiento contra las economías capitalistas existentes a favor del comunismo.

Socialismo en el siglo XX

Durante el siglo XX, el socialismo comenzó a extenderse por todo el mundo a medida que los partidos socialistas comenzaron a ganar elecciones.

Tomemos, por ejemplo, el Partido Socialista de Argentina, que se estableció en la década de 1890. Fue el primer partido socialista de masas en Argentina y América Latina. El Partido Laborista británico – ¡también socialista! – ganó por primera vez escaños en el Parlamento en 1902. Y en 1904, el primer socialista elegido democráticamente asumió el cargo como el primer Primer Ministro del Partido Laborista en Australia. Estas elecciones generalizadas de representantes socialistas fueron las primeras de este tipo a escala internacional, y llevaron al socialismo a la vista como el movimiento secular más influyente del siglo XX.

El socialismo se hizo más prominente después de los conflictos internacionales de la Primera Guerra Mundial.. En 1917, el La revolución bolchevique ocurrió en Rusia, dirigida por el filósofo Vladimir Lenin. Lenin y la facción bolchevique de socialistas derrocaron a la monarquía rusa e instalaron el primer estado constitucionalmente socialista, conocido como República Socialista Federativa Soviética de Rusia.

En todo el mundo, otros partidos socialistas comenzaron a ganar importancia en su política nacional. En la década de 1920, el comunismo y la democracia socialista se habían convertido en poderosas ideologías políticas. También fue durante este tiempo que se solidificó la distinción clave entre socialismo y comunismo. Mientras que el socialismo permitió, e incluso alentó, un sector privado dentro de una economía, el comunismo abrazó sus fundamentos anticapitalistas.

Dinamarca es un ejemplo de un país con un gobierno socialista.

Ejemplos de gobiernos socialistas hoy

Hoy, los ideales socialistas se pueden implementar en casi cualquier tipo de gobierno, porque el socialismo no está ligado a una forma específica de gobierno o ideología política. El socialismo se puede incorporar a República Democrática, capitalista y otros sistemas de gobierno como parte de un sistema económico, política interna o la ideología de un partido político. En otras palabras, un gobierno no necesita ser creado de una manera especial para que sea «socialista. »

Es importante reconocer que «socialista» se puede utilizar para referirse a una filosofía, forma de gobierno, partido político, y sistema económico. Esta es la razón por no es necesariamente exacto referirse a un país como socialista. En la mayoría de los casos, probablemente sea más exacto llamar socialista a la economía de un país, o decir que un partido político socialista está en el poder en un país en particular. Algunos países pueden tener el socialismo fuertemente arraigado en un aspecto de su estructura social, pero no necesariamente en otros.

Aquí hay algunos países que incorporan el socialismo en su estructura de gobierno, pero aún permiten la propiedad y la empresa privadas:

Finlandia Francia Alemania Suecia Perú Islandia

Podemos mirar más de cerca a un país que combina estructuras tanto socialistas como capitalistas: Dinamarca. Esto le ayudará a comprender cómo son los aspectos del socialismo en la práctica.

Dinamarca sigue el modelo nórdico, que se refiere a las políticas económicas y sociales comunes a los países nórdicos de Dinamarca, Finlandia, Islandia, Noruega y Suecia.

La versión danesa del modelo nórdico se ajusta a la descripción del socialismo democrático por dos razones principales. Primero, apoya un estado de bienestar integral donde cosas como la atención médica y la educación superior son propiedad del pueblo y están dirigidas por funcionarios gubernamentales electos. Pero Dinamarca también opera una economía capitalista basada en el mercado que se basa en la empresa privada.

Los sólidos beneficios sociales de Dinamarca son financiados por los contribuyentes y administrados por el gobierno. Los beneficios sociales de Dinamarca incluyen educación gratuita, atención médica universal y planes públicos de pensiones para jubilados. Además, el 66 por ciento de los trabajadores daneses pertenecen a un sindicato, y en 2014, Dinamarca fue el único país que recibió una puntuación perfecta por proteger los derechos de los trabajadores en el país. Índice de derechos globales de la Confederación Sindical Internacional. Debido a estas políticas, Dinamarca es conocida por su alto nivel de vida y la baja disparidad de ingresos.

Al mismo tiempo, Dinamarca tiene una economía capitalista. La propiedad privada y el libre comercio, marcas registradas de las economías capitalistas, cuentan con un fuerte apoyo …

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *