27 noviembre, 2022

Seis maneras en que la salud metabólica afecta la salud de la mujer –

La salud metabólica es un término que describe qué tan bien el cuerpo puede generar y procesar energía. Un metabolismo saludable o una salud metabólica óptima se refiere al funcionamiento adecuado de los mecanismos celulares y las vías de producción de energía. Comprender el metabolismo es la base para mejorar y prevenir el síndrome metabólico y sus complicaciones.

Muchas enfermedades crónicas surgen debido a una disfunción metabólica. La obesidad, la diabetes, las enfermedades cardíacas, los accidentes cerebrovasculares y la demencia son ejemplos. Sin embargo, la mala salud metabólica afecta más a las mujeres que a los hombres.

Según las estadísticas, a la edad de 45 años, las mujeres tienen más probabilidades de tener sobrepeso u obesidad, lo cual es un factor de riesgo importante para la diabetes. Las mujeres también son más propensas que los hombres a tener intolerancia a la glucosa a lo largo de sus vidas.

Estas diferencias se deben a varios factores, que incluyen la genética, la distribución de la grasa corporal, el IMC, antecedentes de diabetes gestacional y el equilibrio de las hormonas sexuales. Además, numerosos estudios indican que las mujeres son más propensas a tener trastornos del sueño, insomnio y niveles más altos de estrés, todo lo cual está asociado con un mayor riesgo de enfermedad metabólica. Además, la mala aptitud metabólica allana el camino para el síndrome de ovario poliquístico (SOP), la infertilidad, la disfunción menstrual, los síntomas de la menopausia y el aumento de peso.

Healthify Pro 2.0. viene con las tecnologías más avanzadas que lo ayudan a administrar y mejorar la salud metabólica. El Sistema Biosensor de comprende un Monitor Continuo de Glucosa (CGM) entre más de 80 paneles metabólicos de parámetros para brindar una solución ‘pro’ para una aptitud metabólica personalizada. Además, HealthifyPro combina la tecnología con la experiencia de los entrenadores, lo que lo convierte en una inversión fácil para una mejor salud metabólica.

La salud metabólica óptima es esencial desde la niñez hasta la edad adulta. Se relaciona con tener un rango saludable de azúcar en la sangre, triglicéridos, colesterol (HDL), presión arterial y tamaño de la cintura. Sin embargo, las estadísticas actuales muestran que solo una de cada 8 personas tiene una buena salud metabólica. Su metabolismo cubre todos los procesos biomecánicos que ocurren en el cuerpo. Ser metabólicamente poco saludable puede aumentar el riesgo de diabetes, enfermedades cardiovasculares, derrames cerebrales e hipertensión.

Las mujeres con mala salud metabólica tienen más probabilidades de tener una o más condiciones de salud preexistentes. Si bien no está del todo claro por qué la disfunción metabólica afecta a tantas mujeres, es probable que involucre una combinación de factores genéticos, dietéticos y de estilo de vida.

La nota

Las mujeres de todo el mundo experimentan muchos problemas metabólicos de salud, como resistencia a la insulina, obesidad, hiperglucemia, dislipidemia e hiperinsulinemia. Estos problemas metabólicos de salud dan como resultado enfermedades crónicas que conducen a una mala calidad de vida y acortan la esperanza de vida entre las mujeres. Hay una diferencia significativa en el metabolismo entre hombres y mujeres. Se debe principalmente a diferencias fisiológicas. La genética, la distribución de la grasa corporal, el IMC, los antecedentes de diabetes gestacional y el desequilibrio de las hormonas sexuales contribuyen a estas diferencias.

Hay una diferencia significativa entre el metabolismo en hombres y mujeres. Se debe principalmente a la diferencia en su fisiología. Las siguientes son algunas formas en que el metabolismo afecta la salud de las mujeres.

Esterilidad

La principal causa de infertilidad en las mujeres es el síndrome de ovario poliquístico (SOP). El SOP es un problema común y afecta a un número considerable de mujeres en el mundo. Un estudio sugiere que, a nivel mundial, el SOP puede afectar entre el 4 % y el 20 % de las mujeres en edad reproductiva. Existe una relación bidireccional entre el desequilibrio hormonal y el SOP. Esto significa que el SOP resulta de desequilibrios hormonales en las mujeres y viceversa.

Un estudio sugiere que alrededor del 70 % de las mujeres con SOP muestran resistencia a la insulina. Además, alrededor del 50 % de las mujeres con SOP desarrollan diabetes tipo 2 a los 40, nuevamente un problema causado por una mala salud metabólica.

El desequilibrio hormonal y los niveles altos de insulina son signos de mala salud metabólica. Tienen un impacto directo en la fertilidad de la mujer. Uno de los síntomas del SOP es el aumento de la secreción de hormonas masculinas conocidas como andrógenos.

Las investigaciones sugieren que la resistencia a la insulina estimula los ovarios para que produzcan más hormonas masculinas. Además, la cantidad de andrógenos se relaciona directamente con los niveles de glucosa en sangre de las mujeres. Cuanto mayor sea el número de andrógenos, mayor será el nivel de azúcar en la sangre. Se convierte en un ciclo que se perpetúa a sí mismo en el que los andrógenos empeoran aún más la resistencia a la insulina al reducir las hormonas sensibilizantes a la insulina y deteriorar la actividad de la insulina en las células musculares y grasas del cuerpo. El lado positivo es que este problema es manejable. La investigación ha sugerido que hacer cambios menores en su dieta puede ayudar a minimizar los efectos adversos.

Aquí tienes un artículo para que sepas más sobre el SOP y la fertilidad.

Síntomas de la menopausia

Los episodios vasomotores (comúnmente conocidos como sofocos) son un síntoma menopáusico común en mujeres con mala salud metabólica. Un estudio mostró que alrededor del 80% de las mujeres experimentan sofocos durante la menopausia. Existe un vínculo directo entre estos síntomas de la menopausia y la salud metabólica de las mujeres. Los estudios han demostrado que los sofocos podrían resultar en un aumento del 18 % en la probabilidad de trastornos metabólicos como la diabetes en mujeres posmenopáusicas.

La menopausia también se acompaña de cambios significativos en los niveles hormonales del cuerpo. Causa varios impactos, como una mayor probabilidad de obesidad, mayor resistencia a la insulina y niveles altos de colesterol y triglicéridos. Durante un sofoco, la temperatura de la piel cambia. Inicialmente, sube y baja a medida que el cuerpo comienza a emitir calor. Este cambio en la temperatura corporal puede elevar los niveles de glucosa y aumentar la resistencia a la insulina, lo que provoca un aumento en los niveles de glucosa en sangre y trastornos del sueño durante los sofocos.

Mala salud de la piel

El colágeno y la elastina son dos componentes principales que contribuyen a la salud de la piel. Sin embargo, un metabolismo deficiente puede afectar su función y afectar la salud de su piel. Además, los niveles altos de azúcar en la sangre, el estrés oxidativo y la inflamación debido a una disfunción metabólica pueden contribuir a los problemas de la piel.

Las investigaciones muestran que cualquier disfunción fisiopatológica debida a una pérdida del control metabólico corporal puede dar lugar a enfermedades cutáneas, como la psoriasis, el acné vulgar y la dermatitis atópica. Aunque la relación exacta entre la salud metabólica y las enfermedades de la piel aún no está clara, la baja sensibilidad a la insulina, la resistencia a la insulina y la inflamación crónica pueden ser factores contribuyentes.

Las investigaciones han demostrado que una dieta con un índice glucémico alto puede estimular la producción de insulina y el factor de crecimiento similar a la insulina 1 (IGF-1). Ellos, a su vez, estimulan las glándulas alrededor de los folículos pilosos para producir más aceite, lo que empeora el acné. La investigación también sugiere que una dieta de alto índice glucémico puede activar la vía de señalización mTOR, un grupo de proteínas. También aumenta la producción de sebo, lo que provoca más inflamación y brotes. Por lo tanto, cambiar a una dieta que contenga alimentos de bajo índice glucémico puede ayudar a disminuir el riesgo de efectos adversos en la piel.

Aumento de peso

Las mujeres, especialmente después de los 45, son más vulnerables a aumentar de peso. Además, es difícil para las mujeres perder peso después de la cuarta década de su vida. Ya sea que su metabolismo sea rápido o lento, su cuerpo puede almacenar el exceso de energía en las células grasas.

Los niveles de insulina juegan un papel crucial en el almacenamiento de grasa en el cuerpo. Cuando los niveles de glucosa en sangre aumentan, la insulina le indica al cuerpo que la almacene en forma de glucógeno y luego como grasa en diferentes áreas del cuerpo. Otra razón para el aumento de peso anormal en las mujeres puede ser la disminución del nivel de la hormona estrógeno durante la menopausia y el síndrome metabólico.

Salud Cognitiva

La mala salud metabólica puede contribuir a los deterioros cognitivos. Y las mujeres tienen una tasa de prevalencia de demencia más alta que los hombres. Según las estimaciones, la cantidad de mujeres que tienen demencia es aproximadamente el doble en comparación con la cantidad de hombres que la padecen. Además, el riesgo de demencia aumenta si la persona tiene niveles más altos de glucosa en sangre.

Varias teorías presentan los probables mecanismos a través de los cuales la salud metabólica afecta la salud cognitiva. Por ejemplo, la inflamación podría ser una causa de neurodegeneración. La inflamación se desencadena por la acumulación de una proteína conocida como beta-amiloide en el cerebro. El sistema inmunológico del cuerpo se activa, lo que resulta en una inflamación para combatir esta acumulación.

La barrera hematoencefálica controla las moléculas que pasan del torrente sanguíneo al cerebro. Sin embargo, los problemas de salud metabólica pueden afectar la barrera hematoencefálica. También podría causar deterioro de la función cognitiva porque los trastornos metabólicos causan estrés oxidativo. Los radicales libres dañan las células cerebrales y limitan el papel de la barrera hematoencefálica. Como resultado, sustancias no deseadas pueden ingresar al cerebro, lo que aumenta las posibilidades de neurodegeneración.

Las personas pueden evitar los efectos adversos sobre la salud cognitiva si los niveles de insulina y glucosa se mantienen estables. HealthifyPro presenta un monitor de glucosa continuo y un panel metabólico de escala inteligente que ayuda a rastrear los patrones de nivel de glucosa a lo largo del día. Le permite comprender cómo su ingesta de alimentos y su rutina de ejercicios afectan su salud metabólica, lo que le permite tomar decisiones informadas.

Niveles altos de azúcar en la sangre

Durante el ciclo menstrual, hay muchos cambios hormonales en el cuerpo de una mujer. Las fluctuaciones son significativas en las dos fases de un ciclo menstrual. En la fase lútea del ciclo, los niveles de estrógeno y progesterona aumentan en el cuerpo. Si no se produce la fecundación, los niveles de ambas hormonas descienden. En la fase folicular, los niveles de progesterona descienden y los niveles de estrógeno aumentan hacia el final.

El estrógeno y la progesterona tienen diferentes impactos en la sensibilidad a la insulina del cuerpo. El estrógeno promueve la sensibilidad a la insulina, mientras que la progesterona promueve la resistencia a la insulina. De acuerdo con esto, los estudios han demostrado que el azúcar en sangre es más alto durante la fase lútea y más bajo en la fase folicular. Por lo tanto, debe salubrizar su dieta, especialmente durante la fase lútea, ya que tiene una mayor probabilidad de aumentar los niveles de glucosa en sangre. También ayudará si sigue una dieta baja en carbohidratos para minimizar el impacto en los niveles de glucosa en la sangre al prevenir picos.

La nota

La mala salud metabólica afecta significativamente la salud de las mujeres. Algunos efectos significativos son la infertilidad, los síntomas de la menopausia, la obesidad/aumento de peso, la mala salud cognitiva, las enfermedades de la piel y los niveles fluctuantes de glucosa en la sangre.

No existe una píldora mágica o una solución simple para mejorar la salud metabólica. Sin embargo, comer una dieta balanceada y mantener una actividad física regular pondrá su condición metabólica en el camino correcto. Luego, cuando su sistema metabólico funcione como debería, observará mejoras en el bienestar general.

Aquí hay algunas maneras de mejorar su salud metabólica:

Agregue más proteínas a su dieta

De todos los grupos de alimentos, comer alimentos ricos en proteínas tiene el mejor efecto sobre el metabolismo. La proteína aumenta la termogénesis y ayuda a aumentar la masa muscular, lo que aumenta la tasa metabólica. Además, en comparación con los carbohidratos y las grasas, la proteína tarda más en digerirse. Como resultado, te mantiene saciado por un período prolongado y ayuda a disminuir los antojos. Por lo tanto, come menos calorías y mantiene un rango deseable de peso.

Bebe más agua

Mantenerse hidratado también es vital para mantener un buen metabolismo. Beba agua a intervalos regulares para ayudar a aumentar su tasa metabólica en reposo. Cuando bebes agua fría, el cuerpo usa energía o calorías para llevar el agua a la temperatura de tu cuerpo. Como resultado, puede apoyar la pérdida de peso y mejorar su salud metabólica.

También puedes beber té verde para aumentar tu metabolismo. El té verde convierte la grasa almacenada en ácidos grasos libres y aumenta la cantidad de grasa que quema el cuerpo. Mientras que el café afecta positivamente el metabolismo y la quema de grasa, la cafeína puede provocar un aumento temporal de la presión arterial.

Obtenga una noche de sueño completo

La privación del sueño puede causar resistencia a la insulina y aumento de la glucosa en sangre, que son los componentes del síndrome metabólico. Su sistema metabólico se desequilibra cuando está…

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.