26 mayo, 2022

¿Realmente puedes dejar de amar a alguien que realmente amas?

Foto de HeroPham

No todos los que amamos son para siempre. Si bien hay los afortunados que encuentran el amor que dura, también hay algunos que se topan con un gran amor en el camino, solo para perderlo después de una cuestión de tiempo. Realmente no puedes culpar a nadie cuando se trata de un amor que no duró. Es porque a veces, no está destinado a ser, no importa cuánto hayas luchado por ello.

Aprender a dejar de amar a alguien que sabes que “amas de verdad” es probablemente la lección más difícil de la vida, ya que nadie merece llegar a este punto. Pero sí, hay instancias en las que simplemente te despiertas y te das cuenta de que ya sucedió, incluso si tratas de negarlo.

¿Puedes realmente dejar de amar a alguien que realmente amas? Lamentablemente, es posible. ¿Cómo? Es posible que desee echar un vistazo a estos escenarios:

1. Cuando finalmente no ves ninguna razón para continuar con el amor.

Dicen que el amor verdadero significa permitirse crecer mutuamente. Efectivamente, creces y te vuelves más maduro cada día, pero también llega el momento en que no hay nada que ir más allá de tu límite. Hay momentos en los que tú y tu pareja os quedáis estancados en el limbo, sin que nadie quiera moverse ni esforzarse por progresar. Ya no piensas en cosas que ustedes dos pueden hacer como pareja. Ya no piensas en lo que hace feliz, reconfortante o emotivo al otro. Y por tu parte, cuando ya no veas a tu pareja como una inspiración diaria para vivir, eso puede ser una señal de que acabas de detener el amor.

Esto no significa que ya no valoras a la persona; es solo que ahora lo ves desde una perspectiva diferente, ya no a través de la lente del amor y el compromiso.

LEA TAMBIÉN: 10 señales de que tu relación no durará

2. Cuando empiezas a valorarte por encima de tu “verdadero amor”.

Cuando amas de verdad a alguien, piensas primero en su bienestar antes que en el tuyo. Sin embargo, también llega un punto en el que te encuentras pensando más en tu propio bienestar, es decir, las cosas que te hacen feliz y contento a expensas de esa persona. Esto también es una señal de que tus sentimientos por tu pareja también están comenzando a desvanecerse.

Esto también sucede en el amor no correspondido; hay momentos en tu vida en los que crees que has encontrado a «el indicado» y continúas adorando a esta persona incluso si no pueden corresponder a tus sentimientos. Pero a medida que pasa el tiempo, la forma en que adoras a esta persona se vuelve cada vez menos, hasta que te das cuenta de que acabas de dejar de lado los sentimientos que elaboraste por esta persona.

3. Cuando los recuerdos ya no valen la pena luchar.

A veces nos aferramos a la persona por todos los recuerdos que hemos compartido. Hubo buenos momentos, malos momentos y problemas resueltos después de un millón de peleas y malentendidos. Pero como seres humanos, también nos cansamos. Nuestros corazones también se cansan. Y sí, el cansancio puede consumir, nos dice que dejemos de luchar y dejemos todo de una vez por todas.

Cuando ya no te importan los recuerdos y te sientes tóxico con la forma en que el presente te está tratando a ti, a tu pareja y a la relación que tienes, entonces lo más probable es que ya hayas terminado con el amor. Otras cosas, como el respeto, la cortesía y la gratitud, pueden seguir ahí, pero el amor, ya no tanto.

LEA TAMBIÉN: 10 señales por las que vale la pena luchar por tu relación

4. Cuando empiezas a ver el futuro solo.

También hay momentos en los que, a pesar de que te preocupas mucho por esta persona de manera romántica, empiezas a mirar tu futuro solo. Empiezas a construir sueños para tu propia satisfacción, como viajar a diferentes lugares, estudiar nuevas habilidades o solicitar un nuevo trabajo. Pero todas estas aspiraciones no involucran a nadie más que a ti mismo, y no te importa si tu pareja se une a ti o no. De hecho, prefieres hacer todas estas cosas por tu cuenta, sin él o ella a tu lado.

5. Cuando el dicho «el primer amor nunca muere» ya no te suena.

Hay un cliché popular que dice: “el primer amor nunca muere”. Tal vez sea uno lleno de la mayoría de los recuerdos y la mayoría de las lecciones aprendidas, pero eso no significa necesariamente que tengas que seguir amando a tu primer amor. Si este adagio ya no activa tu corazón, entonces solo significa que te has alejado por completo de ese amor pasado.

Esto también es una indicación de que ahora está más que listo para enfrentar lo que se avecina, ya sea una nueva aventura o encontrar la que está destinada a estar con usted para siempre.

6. Ya no estás amargado.

La mayoría de las veces, estamos enojados y amargados por un amor perdido porque todavía no lo hemos superado. Y sí, a pesar de todo el dolor, todavía amamos a la persona. Pero lo opuesto al amor no es el odio, la ira o la amargura; más bien, es apatía. Y cuando empiezas a no mostrar ningún signo de emoción por un amor que al final no salió bien, entonces lo más probable es que ya te hayas deshecho de todo el afecto que solías tener por esa persona.

En una palabra

El amor es un sentimiento, una emoción muy fuerte que dedicas a otra persona. Pero amar verdaderamente a alguien también implica compromiso, sacrificio y compromiso. Si estas tres cosas ya no están incluidas en la forma en que te dedicas a la persona que sabes que amas, entonces quizás tus sentimientos estén comenzando a cambiar.

Evitar amar a la persona que “realmente amas” es posible, pero la elección de tomar este curso todavía está en tus manos. Tienes la opción de mantener el fuego y la pasión ardiendo, o seguir adelante y aceptar que tus sentimientos ya se están desvaneciendo.

Sin embargo, no tienes que preocuparte, ya que no todos los amores valen la pena pelear, y no todas las peleas valen el amor. Pero aquí hay una cosa que vale la pena recordar: siempre se aprende una lección después de un amor que se ha ido. Saborealo. Guárdalo. Y utilícelo una vez que encuentre el que realmente es para usted.

LEA TAMBIÉN:

16 maneras de seguir adelante cuando todavía amas a tu ex

Cuando no está de viaje, Fae Marie Esperas escribe sobre las aventuras de la vida tal como las ve. Le gusta el café con menta y tiene un gato llamado Ramón.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.