18 septiembre, 2021

Los signos de fuego del zodíaco representan pasión e inspiración

El elemento fuego es uno de espontaneidad, inspiración, intuición y grandes pasiones. Los chicos y chicas ardientes son excitables e impulsivos y les encanta encender un fuego debajo de los demás. Los signos de fuego son Aries, Leo y Sagitario.

Los signos del zodíaco se agrupan en cuatro triplicidades según su elemento. Las otras triplicidades son signos de agua (Cáncer, Escorpio, Piscis ), signos de aire (Libra, Acuario, Géminis) y signos de tierra (Capricornio, Tauro, Virgo). Una frase apropiada para los signos de fuego es “Espíritu en movimiento”, de “El libro completo de astrología espiritual” de Per Henrik Gullfoss.

Aquellos con planetas en signos de fuego tienen una postura hirviendo a fuego lento mientras buscan cosas que los iluminen. Son propensos a repentinos destellos iluminadores de percepción y ráfagas de entusiasmo. Como el fuego mismo, pueden estallar cuando se inspiran , haciéndolos parecer muy apasionados por la vida. Les gusta vivir a lo grande y, a menudo, se sienten frustrados por las tareas y deberes mundanos.

Se sabe que los signos de fuego son intuitivos y se basan en el instinto. Tener fe en su guía interior los lleva lejos, pero tienden a saltarse pasos cruciales o no son conscientes del impacto emocional de sus acciones.

Otro grupo en astrología se conoce como las cualidades: cardinal, fijo y mutable. Cada elemento tiene un signo con una de las cualidades. Entre los signos de fuego, Aries es cardinal, Leo es fijo y Sagitario es mutable.

Fuego y agua

El mayor regalo del fuego es poder inspirar, lo que apela al deseo del agua de tener significado. Un bombero generoso le muestra al agua cómo estar en el momento, incluso si lleva mucho equipaje psicológico. El agua inicia un viaje emocional que les ayuda a ver cómo se relacionan con los demás. En el peor de los casos y en el más desequilibrado, el fuego puede eliminar el agua siendo totalmente abrumador, y el agua sofoca el fuego cuando solo ofrece una intimidad insular y claustrofóbica.

Fuego y Tierra

A veces, el fuego tiene muchas ideas visionarias que la tierra puede ayudar a poner en forma tangible. Esto puede hacer que la tierra pragmática se sienta necesaria y apreciada, sin mencionar que el entusiasmo del fuego es contagioso. Si la tierra se vuelve demasiado lenta y lenta para el fuego, este fósforo podría engancharse por la frustración. A los ojos de la tierra, el fuego puede parecer poco realista y no está dispuesto a hacer el trabajo preliminar para que las cosas sucedan.

Fuego y aire

Cuando el fuego y el aire se juntan, puede haber muchos pensamientos inspirados . El fuego ayuda al aire a concentrarse cuando se dispersa y agrega optimismo a cualquier plan. El aire puede articular el panorama general del fuego impulsado por impulsos, mientras que este último evita que todo sea conversación y nada de acción. Estos dos se mantienen atados, abren las puertas de la percepción y encuentran nuevas formas de asombrar al otro.

Fuego y Fuego

Cuando el fuego se encuentra con el fuego, la vida puede ser una aventura exuberante . Es un partido vital, con inspiración y aliento mutuos. El desafío llega cuando los temperamentos ardientes se convierten en luchas por el dominio. Si solo hay drama sin una base emocional, este partido puede consumirse.

El fuego ilumina e inspira

Cuando el elemento fuego está presente , hay un resplandor cálido, una confianza en el viaje de la vida y la voluntad de asumir riesgos. Cualquier fiesta o celebración se mejora con la presencia de un letrero de fuego completamente cargado. Son excelentes catalizadores para el juego, capaces de descubrir la espontaneidad de quienes los rodean. Debido a que sienten un hilo dorado de destino y potencial corriendo a través de sus vidas, tienen la habilidad de llevar a otros hacia la suya.

Los signos de fuego actúan por instinto o “sexto sentido”, lo que los hace parecer imprudentes a más cautelosos. tipos. Están siguiendo una poderosa intuición que los mantiene a la vanguardia de las nuevas experiencias.

El fuego se infunde con la chispa divina, que puede extenderse como la pólvora a todos los que los rodean. Su codicia por la vida es envidiable. Aquellos que están abrumados pueden intentar arrojar una manta húmeda sobre su entusiasmo, por lo que el fuego debe vigilar su faro. Es importante para ellos tener porristas para avivar las llamas de sus intereses.

Pero el fuego, que sólo piensa en sí mismo, aprende la sabiduría de los otros elementos por las malas. Seguirán encontrando resistencia hasta que estén dispuestos a ver que no hay atajos. Cada uno de los otros elementos tiene algo que ofrecer y, a cambio, el fuego emite un resplandor que es tan nutritivo como los rayos del sol.