1 marzo, 2024

Los arqueólogos están demasiado aterrorizados para mirar dentro de la tumba del primer emperador de China

En 1974, unos agricultores se toparon con uno de los descubrimientos arqueológicos más importantes de todos los tiempos en un campo sencillo de la provincia china de Shaanxi. Mientras cavaban, encontraron fragmentos de una figura humana hecha de arcilla. Esto fue sólo la punta del iceberg. Las excavaciones arqueológicas revelaron que el campo estaba ubicado sobre una serie de fosos repletos de miles de modelos de terracota de tamaño natural de soldados y caballos de guerra, sin mencionar acróbatas, funcionarios estimados y otros animales.

Parece que la misión de este ejército de terracota era proteger el cercano mausoleo de Qin Shi Huang, el formidable primer emperador de la dinastía Qin que gobernó del 221 al 210 a.C.

Si bien se han explorado grandes partes de la necrópolis que rodea el mausoleo, la tumba del emperador nunca ha sido abierta a pesar de la enorme cantidad de intriga que la rodea. Quizás nadie haya mirado dentro de esta tumba durante más de 2.000 años, cuando el temido emperador fue sellado en su interior.

Una razón principal detrás de esta vacilación es que a los arqueólogos les preocupa cómo la excavación podría dañar la tumba, perdiendo información histórica vital. Actualmente, para acceder a la tumba sólo se podían utilizar técnicas arqueológicas invasivas, corriendo un alto riesgo de provocar daños irreparables.

Uno de los ejemplos más claros de esto proviene de las excavaciones de la ciudad de Troya en la década de 1870 por Heinrich Schliemann. En su precipitación e ingenuidad, su trabajo logró destruir casi todos los rastros de la misma ciudad que se había propuesto descubrir. Los arqueólogos están seguros de que no quieren impacientarse y volver a cometer los mismos errores.

Los científicos han planteado la idea de utilizar ciertas técnicas no invasivas para mirar el interior de la tumba. Una idea es utilizar muones, el producto subatómico de los rayos cósmicos que chocan con los átomos de la atmósfera terrestre, que pueden mirar a través de estructuras como una radiografía avanzada. Sin embargo, parece que la mayoría de estas propuestas han tardado en despegar.

Tumba del primer emperador Qin Shi Huang Di, Xi’an, China.

Abrir la tumba también podría conllevar peligros mucho más inmediatos y mortales. En un relato escrito por el antiguo historiador chino Sima Qian unos 100 años después de la muerte de Qin Shi Huang, explica que la tumba está conectada a trampas explosivas que fueron diseñadas para matar a cualquier intruso.

“Se construyeron palacios y torres escénicas para cien funcionarios, y la tumba se llenó de artefactos raros y tesoros maravillosos. Se ordenó a los artesanos que fabricaran ballestas y flechas preparadas para disparar a cualquiera que entrara en la tumba. Se utilizó mercurio para simular los cien ríos, el Yangtze y el río Amarillo, y el gran mar, y se puso a fluir mecánicamente”, se lee.

Incluso si las armas de arco de 2.000 años de antigüedad fallan, este relato sugiere que una inundación de mercurio líquido tóxico podría inundar a los sepultureros. Puede parecer una amenaza vacía, pero los estudios científicos han analizado las concentraciones de mercurio alrededor de la tumba y han encontrado niveles significativamente más altos de lo que se esperaría en un terreno típico.

«Es posible que el mercurio altamente volátil se esté escapando a través de las grietas que se desarrollaron en la estructura con el tiempo, y nuestra investigación respalda los registros crónicos antiguos de la tumba, que se cree que nunca fue abierta ni saqueada», concluyen los autores de un artículo de 2020.

Por el momento, la tumba de Qin Shi Huang permanece sellada e invisible, pero no olvidada. Sin embargo, cuando llegue el momento adecuado, es posible que los avances científicos finalmente puedan profundizar en los secretos que han estado aquí intactos durante unos 2.200 años.

Una versión anterior de esta historia fue publicada en enero 2023.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *