11 julio, 2024

Las mejores poses para aliviar el dolor –

El yoga, una disciplina espiritual, se basa en una ciencia muy sutil. Tiene más de 5000 años y se centra en lograr el equilibrio entre la mente y el cuerpo. Como resultado, reduce el riesgo de muchas enfermedades. Además, también ayuda a aliviar el dolor y el estrés. Una de esas enfermedades es la artritis reumatoide. Es una enfermedad autoinmune que causa inflamación, hinchazón y rigidez en las articulaciones humanas.

También hace que el revestimiento sinovial de las articulaciones se degenere. La AR es común entre las mujeres de todas las edades, pero las mujeres entre 50 y 60 años son más propensas a padecerla. Si bien no existe una cura para ella, el yoga puede beneficiarse al desacelerar la progresión de esta enfermedad.

Cómo el yoga beneficia a los pacientes con artritis reumatoide

La investigación sugiere cómo las personas con artritis reumatoide pueden beneficiarse física y psicológicamente de la práctica regular de yoga. El yoga ayuda a los pacientes con AR a mejorar su flexibilidad, facilitando las actividades físicas cotidianas, como caminar. Además, permite recuperar la fuerza muscular, aumentando la flexibilidad y movilidad articular.

El yoga incorpora la respiración profunda, lo que reduce los niveles de estrés en los pacientes con artritis, que suele ser un efecto secundario que intensifica la afección. Puede ayudar a reducir la inflamación y el dolor. Además, también se puede adaptar para satisfacer las necesidades individuales de la mayoría de las personas.

Posturas de yoga para la artritis reumatoide

1. Postura de la cobra (Bhujangasana)

Esta postura alivia el dolor articular haciendo que las rodillas sean fuertes y flexibles. Ayuda a aliviar el dolor causado por estar sentado en la misma posición durante largas horas. También estira los pulmones, el pecho y los hombros mientras fortalece la columna vertebral. Además, aumenta la energía, ayuda en la digestión y combate la fatiga. Esta postura también puede beneficiar a las personas mayores con molestias en las rodillas.

Procedimiento

Lo primero es acostarse boca abajo con los pies separados y las manos al lado de las costillas. Luego, extiende los dedos de los pies hacia atrás y presiona hacia abajo. Inhala y presiona las manos contra el suelo. Comienza a levantar la cabeza y el pecho. Ahora, mantén los brazos rectos. Estire el cuello y concéntrese en levantar el pecho. Finalmente, exhale y suéltese suavemente en el suelo.

Precauciones

Evite realizar esto si usted:

Tiene una lesión espinal grave. Siente alguna molestia o dolor en la parte baja de la espalda. Está embarazada. Tiene dolor en la muñeca o una afección médica relacionada.

2. Postura del puente (Setu Bandha Sarvangasana)

Esta flexión hacia atrás estira los muslos y abre el pecho, lo que aumenta el flujo de sangre al núcleo, las caderas y los muslos. También ayuda a fortalecer las articulaciones de los dedos, las muñecas y los hombros. Además, reduce el dolor de espalda, el estrés y la ansiedad. Finalmente, trae una mejor alineación del cuerpo y la mente.

Procedimiento

Paso 1: Comience recostándose boca arriba. Deje que la cabeza y los hombros descansen en el suelo. Paso 2: doble las rodillas para colocar la planta de los pies en el suelo. Los pies deben estar paralelos y separados a la distancia de las caderas. Paso 3: Lleve los pies hacia adentro, inhale y levante las caderas hacia el techo. Presiona los antebrazos contra el suelo para levantar más las caderas. Paso 4: Mantén los muslos separados a la altura de las caderas y paralelos. Mueva su pecho hacia su barbilla, alargando su cóccix hacia sus pies. Relaja la cara y mantén la postura durante cinco respiraciones profundas. Paso 5: Al exhalar, suelta las manos. Baje lentamente las caderas y acuéstese en el suelo.

Precauciones

Evite realizar la postura del puente si tiene una lesión en el hombro. No incline la cabeza mientras la practica. No la realice si tiene una fractura, osteoporosis grave o disfunción articular.

3. Postura del árbol (Vrikshasana)

Esta postura mejora la fuerza de las piernas y los músculos de la espalda al mismo tiempo que mejora el equilibrio del cuerpo. Practicarlo regularmente fortalece y aumenta el rango de movimiento de la rodilla y la columna. Además, ayuda en el alivio del dolor relacionado con la artritis.

Procedimiento

Paso 1: De pie con las piernas juntas. Levante una pierna ligeramente para que la mayor parte de su peso recaiga sobre la otra pierna. Paso 2: Coloque el talón de su pie sobre el muslo de la otra pierna. Acérquelo lo más posible a la pelvis. Paso 3: Levante lentamente las manos sobre la cabeza. Apunta tus dedos hacia arriba, con las palmas una frente a la otra. Paso 4: Mantén la posición y respira profundamente varias veces. Baje lentamente las piernas hacia el suelo.

Precauciones

No lo practique si su presión arterial es baja. Evítelo si tiene una lesión grave en la pierna o el muslo o dolor de cabeza.

4. Flexión hacia adelante sentado (Paschimottanasana)

Esta postura es increíble para mejorar la circulación sanguínea. Estira los músculos de la pantorrilla y los isquiotibiales. Ayuda a fortalecer el cuello y los hombros. Además, aumenta su vitalidad y cura la impotencia.

Procedimiento

Paso 1: siéntese derecho en el piso con las piernas estiradas frente a usted. Paso 2: estire los brazos hacia arriba mientras inhala. Exhala e inclínate hacia los dedos de los pies mientras mantienes la columna erguida. Paso 3: Con las yemas de los dedos, sostén el dedo gordo del pie. Tome respiraciones regulares. Paso 4: exhale e inclínese lentamente hacia adelante, llevando la mano derecha hacia las rodillas mientras mantiene los codos en el suelo. Paso 5: permanezca en esta posición durante 10 a 15 segundos. Luego, regrese lentamente a una posición sentada.

Precauciones

No lo realice si sufre de hernia discal, lesión en la espalda o úlcera abdominal. No se estire por completo si está menstruando o embarazada. Evite hacerlo si ha estado embarazada durante más de dos meses.

5. Postura del triángulo (Trikonasana)

Esta postura ayuda a estirar la columna vertebral. Desbloquea los flexores de la cadera y los hombros, lo que permite una mayor flexibilidad. Además, reduce el riesgo de lesiones y estimula sus órganos. Finalmente, activa tu núcleo, favoreciendo la digestión y reduciendo la ansiedad. La postura del triángulo también puede ser beneficiosa para aliviar el estrés en la parte inferior de la espalda.

Procedimiento

Paso 1: Párese derecho con las piernas separadas. Gire un pie hacia afuera, con los dedos de los pies mirando hacia los lados. Paso 2: Extienda los brazos hacia los lados ahora. Doble las caderas y baje un brazo hacia la pierna, girándolo hacia afuera. Levanta el otro brazo hacia el cielo. Paso 3: Exhala mientras te inclinas. Coloque el brazo sobre el tobillo o la rodilla, lo que le resulte más cómodo. Asegúrese de que sus caderas estén alineadas rectas. Paso 4: Mantenga esta posición durante cinco respiraciones profundas. Exhala y levántate hasta quedar de pie. Repita lo mismo en el lado opuesto.

Precauciones

Al realizar esta asana, evite estirar demasiado el cuerpo. Baje ligeramente el cuello si le duele hacia arriba. Evite hacer esta asana si tiene: Dolor significativo en el cuello, la espalda o el hombro Cualquier forma de lesión en la rodilla, trastornos de la columna vertebral, presión arterial alta .Problemas respiratorios, migraña o enfermedades del corazón.

6. Postura de liberación de viento (Pavanamuktasana)

Es más útil para liberar gases no deseados del sistema digestivo. Ayuda a mejorar la calidad y la eficiencia de su sistema digestivo. Además, alivia la indigestión, la hinchazón, la acidez y el estreñimiento. Aparte de eso, libera la tensión en la columna vertebral, la espalda baja, las caderas y los muslos.

Procedimiento

En primer lugar, comience por acostarse boca arriba, con las rodillas y los brazos extendidos. Luego, lleve ambas rodillas hacia el pecho. Haga un puño y envuelva sus manos alrededor de sus rodillas. Suelte su pierna izquierda y extiéndala a lo largo del piso. Acerque la rodilla izquierda al pecho y junte las manos alrededor de ambas rodillas. Ahora, suelte la pierna derecha y extiéndala por el suelo. Luego, dibuja ambas rodillas hacia tu pecho al final. Sosténgalo por un minuto. Finalmente, suelte y expanda ambas piernas con una exhalación.

Precauciones

No practiques esta pose si eres:

¿Se está recuperando de una cirugía abdominal o de una hernia? Tiene una lesión en la columna o ciática. Está embarazada

7. Estiramiento gato-vaca (Chakravakasana)

El estiramiento gato-vaca ayuda a aumentar la flexibilidad de la columna. Como resultado, ayuda a aliviar las molestias en la espalda, un síntoma común de la artritis reumatoide. Además, funciona de maravilla para reducir el dolor articular y cualquier problema musculoesquelético ya que estimula la zona lumbar y la columna torácica.

Procedimiento

En primer lugar, ponte a cuatro patas, con las palmas de las manos en el suelo. Coloque las manos debajo de los hombros y las rodillas debajo de las caderas. A continuación, inhale y mire hacia arriba, levantando la barbilla y empujando el ombligo hacia abajo. Levante simultáneamente el coxis. Ahora, doble la espalda y lleve la barbilla al pecho mientras exhala. Luego, relájese y repítalo 4-5 veces más.

Precauciones

No practiques esto si tienes:

Cualquier lesión en el hombro o parte superior del cuerpo. Dolor en las muñecas. Ejerce una presión significativa sobre esas articulaciones. Daños en las rodillas. Las mujeres embarazadas deben practicarlo bajo la guía de un profesional.

8. Estiramiento de madera (Supta Matsyendrasana)

Esta postura mejora la movilidad de la columna debido a su efecto de torsión y puede ayudar a la digestión. En esta postura, el estiramiento se produce en el pecho, los glúteos y los músculos isquiotibiales. Además, mejora la alineación y reduce la rigidez de las caderas. Mejora aún más la postura del cuerpo. Practicar esto regularmente puede aliviar el dolor de espalda y la tensión en los hombros.

Procedimiento

Acuéstese boca arriba. Lleve los brazos a los lados con las palmas hacia abajo en posición de T. Doble la rodilla derecha mientras coloca el pie derecho sobre la rodilla izquierda. Ahora, mueva las caderas hacia la izquierda, moviendo las rodillas levantadas hacia el codo derecho. Incline el cuello y estírelo hacia la izquierda para mirar hacia la punta de los dedos izquierdos. A continuación, mantén la postura y respira mientras giras. Luego, suelte los pies al piso y repita hacia el otro lado.

Precauciones

Evite hacerlo si tiene dolor de espalda, lesión en la cadera o la rodilla. No lo haga si tiene una enfermedad degenerativa del disco.

La línea de fondo

La artritis reumatoide no es curable, siendo una enfermedad autoinmune. Por lo tanto, se vuelve esencial que las personas afectadas se mantengan en forma. Puedes hacerlo con la ayuda de caminar, practicar yoga y comer alimentos ricos en vitaminas y calcio. Además, la investigación en personas con AR muestra cómo el yoga reduce la depresión y la ansiedad. Otro estudio sugiere cómo el yoga beneficia a los adultos sedentarios con artritis. Por ello, te recomendamos practicar yoga con un reumatólogo o un profesional. Le ayudará a modificar las poses para lograr resultados que alivian la artritis.

Preguntas frecuentes (FAQ)

P. ¿Cuál es el mejor clima para la artritis reumatoide?

R. Las personas con artritis pueden experimentar dolor en lugares con mucha humedad, baja temperatura y baja presión barométrica. Según la investigación, el clima es un factor que contribuye al dolor en las articulaciones. Por lo tanto, un clima cálido y seco es ideal. Las personas en estas condiciones reportan menos brotes, mejor salud ósea y menos dolor.

P. ¿Cómo puedo revertir la artritis reumatoide?

R. La AR no se puede revertir ni curar. Sin embargo, los tratamientos naturales y médicos pueden ayudar a aliviar el dolor. Puede ayudar a reducir y controlar algunos de los síntomas. El yoga y una dieta saludable pueden disminuir gradualmente su gravedad y mejorar los síntomas.

P. ¿Cuáles son los 3 síntomas de la artritis reumatoide?

R. Los tres síntomas comunes de la artritis reumatoide incluyen rigidez en las articulaciones donde puede sentir dolor y dificultad para moverse, inflamación bajo la cual las articulaciones pueden ser difíciles de doblar o enderezar debido a la inflamación y fatiga. Ocurre junto con náuseas leves, falta de apetito y sensibilidad a los olores.

P. ¿Se puede tratar la AR sin medicación?

R. La artritis reumatoide no es completamente curable. Sin embargo, los ejercicios de respiración profunda y la meditación son beneficiosos. Por ejemplo, el yoga ayuda a reducir el dolor. Además, aplique bolsas de calor para mejorar el flujo de sangre al área afectada y tome duchas tibias. Además, haga ejercicio regularmente para aumentar la fuerza ósea y muscular.

P. ¿Cuáles son los cinco signos de la artritis reumatoide?

R. Algunos de los signos comunes de la artritis reumatoide son rigidez matutina, dolor en las articulaciones, aumento de la sensibilidad y sequedad de los ojos, una sensación crónica e impredecible de fatiga que se siente abrumadora, falta de apetito y pérdida repentina de peso.

P. ¿Qué desencadena la artritis reumatoide?

R. Al ser una afección autoinmune, la artritis reumatoide ocurre cuando el sistema inmunitario del cuerpo ataca por error el tejido corporal sano. La causa del desencadenante aún se desconoce. Sin embargo, la obesidad y la genética también pueden ser un factor.

P. ¿Qué ejercicio es perjudicial para la artritis reumatoide?

A. Power yoga involucra intenso y…

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *