25 septiembre, 2021

La luna llena de abril en Escorpio nos ofrece el don del conocimiento

A veces puede parecer que las lunas llenas son un regalo que nos da el cielo. No es un regalo de papel de seda, no de porcelana y frágil con ligereza, a pesar de toda la luz que vemos. Una luna llena tiene un peso energético, y esta luna llena en Escorpio no es una excepción. Una superluna bajo las estrellas de un signo de agua fijo, la luna llena de Escorpio absorbe toda la energía de la habitación; se encuentra en la boca del estómago y envía señales al corazón de que algo anda mal. No es un escenario pesimista, aunque a los Escorpio les encanta una pizca de ambos en una escena resplandeciente. Más bien, ofrece el regalo de saber que hay más por saber, nos recuerda la carga de comprender que todo tiene un lado oculto.

Esta temporada de Tauro, una luna llena en Escorpio nos da la oportunidad de tener tanto el dolor colectivo, algo que no solo es personal, sino también nuestra herencia colectiva, como el placer de estar vivo al mismo tiempo. En el hemisferio norte, los pétalos gruesos y carnosos de los árboles de magnolia revolotean entre las flores de color lila, la tierra picante por la renovación. En el hemisferio sur, lo último de la cosecha se adhiere a las vides y las aves comienzan su migración hacia el norte. Se gana un caso, pero se pierde otra vida. Lo que ha muerto vuelve y lo amado se entrega al tiempo. Ya sea que tenga una práctica de fe personal o no, la influencia de la temporada de Tauro es una influencia de la fe: que nuestros esfuerzos nos sobrevivirán, que nuestro amor y devoción es una ofrenda sagrada, por breve que sea.

La oposición entre el stellium de Tauro y la luna llena de Escorpio crea un Cuadrado en T con Saturno en Acuario. Saturno en Acuario es una influencia duradera, conferida al pensamiento general. La energía de Acuario no es tan diferente de la de los otros tres signos fijos. Los Acuario llevan la seriedad de Tauro, la agudeza emocional de Escorpio, la magnanimidad de los Leo. Pero llevan estos atributos como corrientes, reconociendo que las emociones y respuestas que suscitan son impermanentes. Para lograr un impacto duradero, Saturno en Acuario se esfuerza por construir un sistema que pueda responder a los vientos del cambio, un sistema que los impulse. Si bien Tauro y Escorpio entienden que todas las cosas cambian, les molesta la frecuencia con la que ocurren cambios sin previo aviso y sin su consentimiento expreso. El control es un signo delirante fijo, arraigado en el miedo a la pérdida. Para superarlo, Escorpio y Tauro gastan una gran cantidad de energía resistiendo los apegos y negando sus propias necesidades.

Si bien es cierto que los apegos pueden ser una vía rápida hacia el dolor, también son parte de la condición humana. Somos criaturas de hábitos e incluso los más ascéticos entre nosotros se encontrarán revisando una escalera de incendios cercana en busca del gato que vive allí y enrojeciendo de placer cuando aparezca la familiar cara difusa, lánguidamente interesada en su observador. Los apegos también son, aparentemente, vías rápidas hacia el placer, hacia la química entre buenos amigos y el aroma familiar de alguien que amaste una vez y todavía lo haces. Bajo la luna llena en Escorpio, estamos invitados a localizar los muchos apegos de los que somos capaces, desde los más dramáticos hasta los mundanos y rutinarios. Se nos anima a observar las muchas caras de esos apegos, cómo nos sirven cuando los disfrutamos y cómo nos enseñan sobre los ciclos de vida de todas las cosas cuando ya no podemos. Un cerezo es una fiesta para los ojos en abril, pero la fruta que sigue a la caída de sus flores es una fiesta digna de esa pérdida.