8 julio, 2024

Introducción a la (re)hidratación del lado del cliente –

En el desarrollo web, hidratación y rehidratación son dos términos que suelen usarse indistintamente. Aunque existe una distinción entre ambos, no siempre resulta claro para los principiantes cuál es la diferencia.

Rehidratación es el proceso de tomar un documento HTML escrito originalmente en JSON o XML y convertirlo nuevamente en un árbol de nodos DOM similar a XML para procesarlo y representarlo en una página web. Este artículo demuestra cómo se puede hacer esto utilizando fragmentos de código JavaScript de una biblioteca compatible como JQuery, que ofrece una interfaz poderosa pero simple que permite a los desarrolladores convertir fácilmente datos JSON o XML en nodos DOM en una página web después de que se haya realizado el proceso de análisis inicial.

HidrataciónPor otro lado, XMLHttpRequest es un término que se utiliza para describir la segunda fase de Ajax. En este caso, se utiliza una XMLHttpRequest para obtener datos de un servidor remoto y, después, estos datos se muestran en una página web. Ajax trata esencialmente de la comunicación entre dos aplicaciones independientes: una se ejecuta en el navegador web y la otra en un servidor remoto. El proceso de obtener datos de uno o más servidores se conoce como solicitud Ajax.

Antes de poder enviar su solicitud Ajax para recuperar algunos datos JSON o XML del servidor (después de realizar una solicitud inicial de obtención de Ajax), primero debe cargar esa URL en la barra de direcciones de su navegador web. La forma más sencilla de hacerlo es utilizar JavaScript (o algún otro lenguaje de secuencias de comandos del lado del cliente) e incluir una etiqueta de secuencia de comandos. El código JavaScript contenido en la etiqueta script será analizado por el navegador y ejecutado una vez que la página se haya cargado por completo.

Una vez que se ha realizado la carga inicial de la página, es hora de que se comunique con un servidor remoto mediante una solicitud Ajax. Dado que ese proceso implica enviar la solicitud **** a través de un cable de vuelta al servidor, debe realizarse lo más cerca posible del momento en que realizó la solicitud para que toda la comunicación pueda realizarse en paralelo y ambas tareas se realicen a la vez en ambos extremos de esas dos variables independientes: su navegador web y su servidor.

Aquí es donde entra en juego la hidratación. Es el acto de convertir el objeto XMLHttpRequest en un objeto compatible que se puede pasar a JavaScript. Es un proceso opcional y no siempre es necesario realizarlo; a veces no es necesario usarlo, por lo que hay ocasiones en las que la hidratación se puede ignorar por completo. Pero normalmente es una buena idea hidratar todos los objetos XMLHttpRequest antes de pasarlos a las funciones JavaScript de su página.

Para identificar si el proceso de hidratación está afectando los tiempos de carga de tu página, recomiendo comenzar por observar el tiempo de carga de tu página web.

Si tarda considerablemente más de lo que crees, es posible que la hidratación esté obstaculizando el rendimiento de tu sitio al ralentizar la carga inicial de tu página.

Una vez que haya determinado que la hidratación está afectando negativamente el rendimiento de alguna manera, existen dos formas principales de resolver el problema:

Sobrescriba o realice cambios en los objetos XMLHttpRequest hidratados existentes. Sobrescriba o realice cambios en las funciones de JavaScript hidratadas existentes.

Para utilizar uno o más de estos métodos, todo lo que necesita es identificar en qué parte de su código se está produciendo la hidratación y luego modificar esas áreas en consecuencia. Las modificaciones que realice dependerán de los resultados de su análisis, pero cuando se trata de realizar correcciones de rendimiento, probar los resultados de cada corrección/modificación es vital.

Para identificar en qué parte de su código se está produciendo la hidratación, deberá estudiar el código fuente de la página. Esto parece una tarea enorme, pero se pueden utilizar una variedad de complementos del navegador para analizar rápidamente el código fuente de su página y encontrar el área donde se encuentra el problema.

Uno que recomiendo usar es Firebug, que está disponible gratuitamente para Google Chrome, Mozilla Firefox y Opera.

Una vez que haya utilizado Firebug u otro complemento similar para aislar el área problemática en su código, es hora de realizar algunos cambios y ver cómo afectan el rendimiento. Es muy posible que simplemente modificar algunos nombres de variables de JavaScript no tenga ningún efecto en los tiempos de carga generales.


Vistas de la publicación: 166

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *