5 diciembre, 2021

¿Estás en tu propio viaje espiritual? | Llama gemela del alma gemela

Tu propio viaje espiritual

La espiritualidad se define como el estado en el que encontramos conexión con las cosas de la vida más de lo que literalmente son. Puede ser de tal manera que un bolígrafo sea más que un bolígrafo. Como en mi vida, los bolígrafos simbolizan mi amor por la escritura en el que trato de ejercitarme tanto como sea posible.

Soy una persona a la que le encanta hablar y comunicarse con los demás, pero a veces, las palabras habladas no transmiten mucho de lo que realmente quiero decir. Hay momentos en los que no puedo decir las cosas directamente.

¿Estás en tu propio viaje espiritual?

Por lo tanto, tengo que expresarlos por escrito. en el que a veces no escribo sobre mis sentimientos literalmente, sino que les agrego un toque y los expreso de manera creativa a través de la poesía y el lenguaje figurativo. Pero en general, la espiritualidad es dar sentido a las cosas más allá de lo que son.

Es mirar el mundo a través de tu propia lente en la que nadie más que tú puede hacerlo. Se trata de ampliar tu perspectiva y hacer tu recorrido para conocer quién eres y quién quieres ser y establecer la dirección o el camino que deseas seguir en esta vida.

¿Cuándo y por qué debe emprender un viaje espiritual ?

Un viaje espiritual es el tiempo que dedicamos a nosotros mismos para tomar la vida en una nota diferente. Damos un paso atrás de las cosas terrenales e involucramos al mundo con una perspectiva más amplia y le damos un significado más profundo a las cosas. ¿Cuándo debemos emprender un viaje espiritual? ¿Y por qué deberíamos hacerlo? Aquí están las respuestas a esas preguntas:

Cuando nos sentimos desconectados. Emprender un viaje espiritual es difícil. Hay momentos en los que nos sentimos desconectados del mundo y sentimos que realmente no necesitamos uno porque ya estamos contentos con el lugar donde estamos y lo que estamos haciendo y ya nos sentimos bien, así que, ¿qué más razón debería haber para nosotros? embarcarse en un viaje espiritual? Sin embargo, querida mía, esa es exactamente la razón.

La mayoría de las veces en nuestras vidas no nos sentimos tristes pero eso no significa que nos sintamos felices en absoluto. Simplemente nos sentimos neutrales y distantes. Nos sentimos bien. Esta bien. No nos estimulan las cosas que nos suceden. No nos sentimos motivados o inspirados por las cosas que nos gustan o amamos. No podemos sentir ninguna emoción fuerte en absoluto.

Es como si en un momento estuviéramos allí ocupando un cierto espacio en el tiempo pero simplemente estuviéramos allí respirando y existiendo. No estamos haciendo nada con un propósito. Puede ser que en ese momento ni siquiera sepamos cuál es el propósito. Es posible que hayamos perdido caminos y ni siquiera lo sabemos.

Cuando no sabemos qué camino tomar. Incluso hay momentos en los que nos sentimos confusos en la vida. Estamos en una encrucijada en la que existen tantas opciones posibles que conducen a diferentes destinos.

Queremos algo pero también queremos otro. O tal vez no queremos ninguna de las opciones en absoluto, pero aún tenemos que elegir o, de lo contrario, estaremos atrapados o algo más o tal vez incluso el destino terminará eligiendo por nosotros. El tiempo corre y el tiempo se acaba.

Tenemos que tomar una decisión y rápido. Estamos en una situación difícil y no sabemos qué hacer al respecto y tenemos miedo porque en algún momento en el futuro, no queremos sentir arrepentimiento por la elección que tomamos.

Cuando nos enfrentamos a desafíos. Todos enfrentamos problemas en la vida. A veces existen estos pequeños problemas que podemos resolver fácilmente, pero otras veces existen estos grandes.

También hay momentos en los que nos enfrentamos a múltiples problemas y simplemente siguen viniendo hacia nosotros como una lluvia de meteoritos o como esas máquinas que te lanzan pelotas de tenis. Siguen viniendo y viniendo y nos sentimos inquietos. Tras afrontar un problema llega otro y la serie no parece detenerse.

Un mes se siente como si hubiera sido un año porque es así de ajetreado. Afortunados son aquellos que tienen gente a quien acudir y escuchar, pero hay momentos en que la gente parece no preocuparse por ti en absoluto y se siente como si no tuvieras a nadie.

. A veces sentimos que tenemos todas las cosas resueltas o tenemos este gran plan, pero luego falla. O hay momentos en que todo parece ir bien y de repente no es así.

Trabajamos muy duro por algo pero al final todavía nos quedamos cortos. Al final, todavía nos enfrentamos a un resultado muy diferente al que esperábamos. Las cosas todavía no salen como queremos y nos preguntamos por qué. Tratamos de volver sobre el camino que tomamos y las decisiones que tomamos preguntándonos dónde nos equivocamos y cómo podemos hacer las cosas bien.

Cuando nos sentimos perdidos. Hay momentos en los que no sabemos adónde ir. Sentimos que de repente estamos en un momento de la vida y damos un giro de 360 ​​grados y nos cuestionamos lo que vemos. Estamos en algún momento en el que ya no sabemos lo que queremos. Nuestros sueños de la infancia permanecen como sueños de la infancia a medida que avanzamos en esfuerzos que no nos llevan a estos sueños y tomamos una dirección completamente diferente.

Otros. No tenemos que estar cansados, luchando ni tristes para emprender un viaje espiritual. Puede ser que simplemente queramos conocernos mejor a nosotros mismos y queremos reflejar en nuestra vida. Puede ser que queramos dar un paso atrás de todas las cosas que han estado sucediendo en nuestras vidas, tomar un respiro, establecer nuestras metas para el próximo año, rastrear dónde hemos estado y qué tan lejos hemos llegado, o simplemente aprecia las cosas que nos rodean que nos hacen felices.

Nos embarcamos en viajes espirituales porque queremos dar más sentido a nuestras vidas. Es una actividad esencial para hacer o para participar porque hay momentos en los que sentimos que nos conocemos perfectamente pero en realidad no lo hacemos. Sentimos que ya comprendemos el mundo cuando nuestra comprensión aún es insuficiente.

Emprender un viaje espiritual nos permite ver el mundo bajo una luz diferente en la que podemos descubrir cosas sobre la vida y sobre nosotros mismos que aún no conocemos. A través de esto, también podemos profundizar en las cosas que ya sabemos y verlas a través de las perspectivas de otras personas.

Podemos convertirnos en las mejores versiones de nosotros mismos, podemos desentrañar esperanzas y sueños que no sabemos que existen, podemos tener una comprensión más profunda de nuestras relaciones con otras personas, con la naturaleza y con Dios, y también podemos ser personas más inteligentes y amables en el proceso.

Cómo tener tu propio viaje espiritual

Tener un viaje espiritual viene de diferentes maneras. No hay una única forma de hacerlo. Para algunas personas, puede requerir mucho coraje y determinación, mientras que para otras puede ser muy simple. Para algunos, puede llevar meses, pero también puede ser una simple meditación de cinco minutos después de un largo día. Pero aquí hay algunos consejos sobre cómo hacerlo si no está seguro de cómo hacerlo.

Enumere sus metas. ¿Qué quieres hacer este año? ¿Qué has logrado hasta ahora? Haga una lista de las cosas que desea hacer y elija cuáles priorizar. Hay momentos en los que nos sentimos abrumados por todas las cosas que queremos hacer y en realidad terminamos sin lograr ninguna de ellas. Por tanto, tienes que aclarar tu mente y decidir.

¿Cuáles son realmente los más queridos para ti y los más cercanos a tu corazón? ¿Cuáles son factibles? ¿Cuáles realmente quieres hacer y no son producto de las expectativas de otras personas o simplemente están en tu lista solo porque la tía Shelly te dijo que lo hicieras o porque parece estar de moda en las redes sociales?

Esto nos ayuda a ser la mejor versión de nosotros mismos y de la persona en la que realmente queremos llegar a ser y no la persona que otras personas piensan que deberíamos ser. De esta manera, podemos mirarnos a nosotros mismos y establecer metas para nosotros mismos.

Recuerda las cosas por las que estás agradecido. En un día, hay tantas cosas de las que quejarse. Pero recuerda las cosas maravillosas que te rodean por las que deberías estar agradecido. Puede ser tan simple como comida, refugio o alguien especial o tan complejo y especial como un evento que ocurre solo una vez en la vida.

Habla con alguien. Recuerde que su viaje espiritual es suyo y solo suyo, pero hablar con otras personas también ayuda. Puede ser un amigo, un mentor, un padre o incluso un especialista o un médico. Esto es un cliché, pero ningún hombre es una isla. A veces, tienes que compartir tus pensamientos con otras personas y no solo mantenerlos enterrados en tu corazón.

Ten tiempo para ti. Disfruta la vida. ¿Quieres hacer algo nuevo que aún no has hecho? ¡Hazlo! Toma clases de cerámica. Aprender un nuevo lenguaje. Cocinar. Ve a una cita a ciegas. Aprenda a tocar un instrumento.

También puede ser tan simple como limpiar tu habitación, escribir en tu diario, ver una película, salir a caminar, hacer ejercicio y muchas más. Tienes que tener tiempo para ti y atender tus necesidades también. Puede que estés demasiado consumido con otras personas y con las tareas que tienes que hacer que te olvides de cuidarte.

Descansa y medita. Tómate un tiempo para apreciarte y descansar. Tomar una siesta. Es posible que esté demasiado cansado por todo el estrés emocional y todo el ruido del mundo. Tómate un tiempo libre. Deja de pensar en ese informe mañana por un rato. Reflexiona sobre tu vida y tu día. Tómate un respiro. Si trabaja continuamente, eso sería malo para su salud. Así que descansa.

También hay otras formas de hacer esto. Algunas personas emprenden viajes reales: viajan y van a lugares, se mudan de casa, renuncian a sus trabajos, se mudan de escuelas, salen de relaciones tóxicas. Su viaje espiritual puede ser tan simple y fácil como decir una oración tranquila o puede ser difícil y grande como tomar una decisión que cambia la vida. Piense siempre en las cosas antes de decidir. Si comete errores, perdónese por ellos y permítase aprender y crecer.

¿Cuál es mi propio viaje espiritual?

El año pasado, durante el primer semestre de mi segundo año en la universidad, tenemos una clase de Teología que aborda el tema de la espiritualidad. Fue un momento difícil para mí porque estaba luchando por mantener mis buenas calificaciones, estaba en una relación fallida y también estaba enfrentando problemas en organizaciones de las que soy parte y encabezo.

Estaba intentando tanto hacer malabares. Tengo demasiado en mi plato y mientras lo hacía todo, cansándome, me siento bien. Pero tener mi viaje espiritual a través de la clase de espiritualidad me ayudó mucho.

Meditamos, oramos, miramos películas, hablamos entre nosotros sobre nuestros problemas, además tenemos un mentor en quien todos confiamos que realmente se preocupa por nosotros y cómo nos sentimos. Nos ayuda, nos da consejos maravillosos e incluso nos hace hacer actividades que valen la pena y de las que podemos aprender.

Me gustó mucho. Incluso hay momentos en los que me encuentro llorando frente a todos mientras comparto mis luchas. Pero la gente que me rodea escucha. También fue mi salida donde puedo llorar y compartir mis experiencias y orar al Señor para que me guíe.

También fue mi santuario donde puedo ser yo mismo y nadie me juzga. Esa ha sido una gran parte de mi viaje espiritual porque obtuve tiempo libre de mis tareas, pude reflexionar sobre la vida e incluso pude hablar con la gente sobre las cosas que me molestan.

Y me quité las cosas del pecho y obtuve una visión más clara de lo que realmente quiero de la vida. Me impactó mucho. Este es mi testimonio sobre cómo funciona realmente un viaje espiritual y por qué la gente debe participar en él.