13 mayo, 2021

¿Es hora de arrepentirse? | Llama gemela del alma gemela

¿Es fácil ministrar a los impíos?

Ministrar a los impíos no es fácil para un hombre o una mujer justos. Cuando ves a personas que viven en pecado, trae sentimientos de ira. Sin embargo, antes de ser cristianos, también éramos así. Juan el Bautista ministró a los perdidos todos los días en el desierto. Bautizaría a los pecadores y les diría que se apartaran de sus pecados y, en cambio, se arrepintieran.

El arrepentimiento es un tiempo en el que debemos mirar nuestro corazón y ver si está siguiendo a Cristo o si estamos haciendo lo que nos da la gana. En Hechos 2:38, el apóstol Pedro nos dice que nos arrepintamos de nuestros pecados para que podamos recibir el Espíritu Santo.

¿Es hora de arrepentirse?

La primera vez que recibí el Espíritu Santo, Sentí una abrumadora sensación de paz. Había gente orando por mí y recibí el Espíritu Santo. Alabo a Dios ahora por salvar mi alma. Me alegra decir que entregar mi vida a Jesús me ha dado un nuevo sentido de vida. Si estás pensando en entregar tu alma a Jesús, te sugiero que lo hagas para que puedas sentir el poder obrador de Jesús en tu vida.

¿Estás listo para arrepentirte?

El arrepentimiento es un momento en el que podemos tener todos nuestros pecados borrados. No importa lo que hayas hecho, Jesús te perdonará. Recuerda, es posible que el mundo nunca te perdone porque elige juzgarte. Sin embargo, Jesucristo mismo redimirá tu alma. Pasarás tu eternidad con él en el paraíso para arrepentirte de tus pecados. Por favor lea Hechos 3:19 que nos dice que sus pecados serán borrados.

El mejor sentimiento que puede tener un ser humano es cuando Jesucristo borra sus pecados. Tienes una sensación de libertad. Tu mente tratará constantemente de recordarte todas las cosas negativas que has hecho. Sin embargo, sepa que una vez que le pide perdón a Jesús y se arrepiente de sus pecados, es perdonado.

Sorprendentemente, la Santa Biblia nos dice en Hebreos 4:12 que la Santa Biblia juzga nuestra actitud del corazón y los pensamientos. Sé que cuando leo la Santa Biblia, me condena por los errores que hago todos los días y ni siquiera me doy cuenta de que es pecado la mitad del tiempo. Alabe a Dios por darnos una Santa Biblia que nos muestra los pecados que cometemos día a día.

¿Tenemos una responsabilidad cuando pecamos?

En Santiago 1:14, el Nuevo Testament nos recuerda que nuestros propios malos deseos nos alejan de hacer lo correcto. Cuando nuestros propios malos deseos se apoderan de nosotros, la tentación nos llega. ¿Alguna vez has tenido algo dentro de ti que sabes que está mal? La idea te emociona, pero sabes que la Santa Biblia dice que no lo hagas. Es por este deseo que el diablo viene a tentarte y luego la tentación te hace caer en el pecado.

Es importante que ore y le pida a Jesús que le quite cualquier deseo pecaminoso dentro de usted. Esto te ayudará a largo plazo porque no tendrás que lidiar tanto con la tentación por ese pecado. Por ejemplo, nunca he fumado cigarrillos en mi vida. Tentarme a fumar ahora mismo no tendría ninguna influencia en mí porque no me interesa.

Sin embargo, me encanta el pastel de chocolate y puedo tener sobrepeso si como mucho. En última instancia, esto puede hacer que tenga problemas de salud como colesterol alto si lo como mucho. ¿No sería bueno si no tuviera ganas de un pastel de chocolate para empezar? Es el deseo lo que conduce a la tentación. A algunos cristianos y no cristianos no les va bien cuando son tentados. A menudo caerán en pecado.

“Arrepiéntete y apártate de tus pecados”

¿Perecerán las personas que no se arrepientan?

La Santa Biblia es clara en cuanto a que las personas que no se arrepientan perecerán (Lucas 13: 3) . Tu alma está en juego cuando se trata del arrepentimiento. Sé que vivir para Jesús es difícil en un mundo lleno de tentaciones. Es difícil porque queremos hacer lo correcto, pero a menudo caemos en el pecado porque no podemos soportar la tentación que nos rodea.

¿El presidente Donald Trump afirmó que no peca?

En 1 Juan 1: 8, la Santa Biblia nos recuerda que nos engañamos a nosotros mismos si creemos que no tenemos pecado dentro de nosotros. Cuando pensamos que no pecamos, nos engañamos a nosotros mismos. El presidente Donald Trump dijo esto en una entrevista con CNN. Sorprendentemente, no está solo. Cuando alguien no es salvo, a menudo cree que es una buena persona y se salvará por el bien que haga. La Santa Biblia dice lo contrario. Debemos orar por aquellos que están espiritualmente perdidos y necesitan salvación.

Como puede ver en los versículos de las Escrituras anteriores, la Santa Biblia nos muestra cuándo hemos pecado. Cuando reconocemos ese pecado, debemos arrepentirnos.

¿Deberías hacer tu confesión a Cristo?

Cuando pecamos, a menudo caminamos con culpa y vergüenza. Sin embargo, en Cristo hay perdón (1 Juan 1: 9). Ya no tienes que caminar avergonzado. Arrepiéntete y no lo vuelvas a hacer.

No te preocupes por lo que otras personas pensarán de ti. Desafortunadamente, la humanidad tiene una manera bd de señalarte con el dedo y llamarte nombres horribles por los pecados que cometiste. Lo único que puede hacer es arrepentirse del pecado y seguir adelante. Por supuesto, discúlpese con aquellos a los que ha ofendido y trate de restaurar su confianza en usted. Sin embargo, a veces esto no siempre es posible.

Si está en la cárcel por asesinato, robo a mano armada, tráfico de drogas o abuso de menores, la sociedad puede tener dificultades para volver a confiar en usted. Sin embargo, debes saber que en Cristo eres perdonado. Solo puede hacer todo lo posible para restaurar la confianza de las personas en usted. Ore para que Dios ponga personas en su vida que le den otra oportunidad de tener amor y amistad a su alrededor. No espere que todos quieran darle una segunda oportunidad.

En Cristo, todos somos pecadores. No hay pecado peor que otro. Por tanto, es necesario no sentir culpa y vergüenza cuando eres redimido en Cristo.

¿Quiénes fueron algunos de los peores pecadores antes y después de servir a Dios?

Rey David – Mataron a un hombre en batallas para poder tomar a la esposa que deseaba.

Pedro el Apóstol – Negó a Jesús 3 veces a pesar de que lo llamó Señor. También le cortó la oreja a un soldado cuando venían a arrestar a Jesús.

Moisés – Mató a un egipcio por golpear a un esclavo judío.

Rey Salomón – Adoraba dioses falsos mientras servía al verdadero Yahweh.

Apóstol Saulo – Mató a los cristianos antes de ser salvo.

Dios quiere que todos se arrepientan de sus pecados. No quiere que nadie perezca (2 Pedro 3: 9). Cuando se impacienta por el regreso de Jesús, sepa que Dios solo permite que todas las personas se arrepientan de sus pecados. Una vez que Jesús regrese, el arrepentimiento ya no puede ocurrir. O irás al cielo o al infierno.

“El pecado es hacer lo que sabes que está mal”

Cómo ser salvo

La Santa Biblia nos dice que si crees en tu corazón que Jesucristo resucitó de entre los muertos y declaras con tu boca que Jesús es el Señor, serás salvo. Sí, es así de fácil. Sin embargo, muchas personas no creerán en su corazón que Jesús resucitó de entre los muertos ni declararán en voz alta que Jesús es el Señor.

Si te niegas a creer en Jesús, pídele a Dios que ponga esta creencia dentro de tu corazón. Dios puede obrar milagros incluso para las personas más tercas.