20 septiembre, 2021

¿Cuáles son algunas buenas técnicas para llamar la atención de Dios? | Llama gemela del alma gemela

¿La oración es igual?

La oración es diferente para cada persona. La Santa Biblia nos enseña que hay diferentes formas de llamar la atención de Dios. Si no está de acuerdo, siga leyendo y verá por qué la oración no es todo lo mismo.

Obtenga la atención de Dios a través de la oración (Vea el video arriba)

En el La noche en que Jesús estaba a punto de ser entregado a Roma y los judíos, se quedó despierto y oró. Los apóstoles durmieron y Jesús estaba en oración. Jesús ya conocía su destino. Sabía que iba a ser perseguido y crucificado en una cruz.

Jesús sabía que su tiempo en la tierra había terminado y que estaba a punto de ver la muerte. Estaba asustado y le pidió a Pedro que se quedara despierto con él (Mateo 26:38). En Mateo 26:39, Jesús le pide a Dios que le quite esta copa si es posible. Sin embargo, no quería hacer su voluntad, sino la voluntad de Dios en el cielo. Jesús quería dejar en claro que sus intenciones eran servir únicamente a la voluntad de Dios.

Hay ocasiones en las que inclinamos la cabeza y decimos una oración corta de 1 a 5 minutos. Estas oraciones son lo que la gente suele hacer a diario. Sin embargo, Jesús decidió orar toda la noche porque su alma estaba angustiada. Tenía miedo y quería que Peter se quedara despierto con él.

Tenga una mente positiva y crea que Dios le dará lo que está pidiendo de acuerdo con su voluntad

La oración en grupo es a menudo el mejor tipo de oración porque te une a ti y a otra persona. Puede ser difícil imaginarse a sí mismo rezando solo durante un momento de crisis. Los seres humanos son seres relacionales. Nos reconforta unirnos unos con otros y asistir a los servicios de la iglesia juntos.

Es difícil imaginarse caminando por la vida sin oración. La oración cambia las situaciones. Pensarías que porque Dios lo sabe todo, no tenemos que orar. Sin embargo, nada podría estar más lejos de la verdad.

¿La oración es simplemente hablar con Dios?

Sí, la oración es hablar con Dios. Es hacerle saber a Dios cuáles son sus necesidades. Aunque Dios sabe cuáles son sus necesidades, nos dice que oremos y le pidamos.

En 1 Juan 5:14, el Nuevo Testamento nos dice que si le pedimos algo a Dios, él nos escuchará. Sin embargo, nuestra oración debe estar de acuerdo con la voluntad de Dios. A algunas personas les gusta orar y pedirle a Dios cosas que están completamente en contra de su voluntad. Quizás quieras que Dios te traiga a tu novio o novia. Es comprensible que quieras eso, pero no puedes decirle a Dios qué hacer.

Debes preguntarle: “Si es tu voluntad, deja que vuelvan a mí. Si no es tu voluntad, déjalos ir “. De esta manera, le estás mostrando a Dios que tiene plena autoridad sobre tu vida y lo que te sucede. Dios se trata de darnos libre albedrío para elegir lo que es correcto.

Cuando elegimos mal, no nos detendrá. Sin embargo, todas las malas acciones no quedarán impunes. En el juicio, tendrá que pagar por estos pecados. Sin Jesús como su Señor y salvador personal, no tiene esperanza. Si acepta a Jesús como su Señor y salvador personal, Dios perdonará sus pecados a través de Jesús.

1 Juan 5:15 nos recuerda que Dios nos escucha cuando le pedimos algo. Los oídos de Dios siempre están escuchando lo que tenemos que decir. Dios quiere que le hables de corazón. Para comprender quién es Dios y su voluntad, lea la Santa Biblia. Pídale a Jesús que le enseñe más sobre él. Pídale a Jesús que le dé paz interior cuando ora.

Lea la Biblia todos los días para aprender cuál es la voluntad de Dios

Aprenda a limpiar su conciencia con Dios. Si se siente culpable por algo, dígaselo a Dios. Pregúntele cómo resolver esta culpa y vergüenza dentro de usted. Pronto verá que Dios le mostrará una salida. Después de todo, una vez que confesamos nuestros pecados a Jesucristo, somos perdonados.

¿Cuándo debería orar?

Debería orar cuando esté en problemas y no tenga problema. Santiago 5:13 nos enseña a orar cuando estamos en problemas y a cantar canciones a Dios cuando estamos felices. Cantarle una canción a Dios le permite saber lo que hay en tu corazón. Si le canta una canción a Dios que tiene significado para usted, le permite saber lo que está sucediendo dentro de su corazón. No es fácil cantarle a Dios cuando sufrimos. Sin embargo, le hacemos saber a Dios que lo amamos y que estamos allí para él.

Es importante que comprenda que no todas las oraciones son iguales. Muchas oraciones quedan sin respuesta porque le estamos pidiendo a Dios lo que queremos en el egoísmo. Algunas personas incluso le piden a Dios que destruya a otra persona. Jesús tiene que ver con el perdón y el arrepentimiento. Realmente no quieres que tu hermano o hermana se vaya al infierno. Puede que estés molesto con ellos, pero pedir que el mal caiga sobre ellos no es como Cristo. Debemos amarnos y darnos a nosotros mismos. En oración, siempre debemos pedirle a Dios que ayude a un prójimo a convertirse en una mejor persona. Pídale a Dios que les permita hacer lo correcto.

Si alguien necesita ser castigado, Dios lo castigará. Vivimos en un mundo lleno de amor y odio al mismo tiempo. Mucha gente desea el mal sobre su hermano o hermana. Es principalmente porque sienten que han sido agraviados de alguna manera, forma o forma. Sin embargo, Jesús nos enseña a todos sobre el perdón. Debes pensar en la forma en que oras y pedirle a Jesús que te perdone por tus pecados.

Jesús nos enseña en Marcos 11:24, que debemos creer que vamos a recibir lo que le pedimos a Dios en oración y será nuestro. Este es un concepto diferente de lo que pudo haber entendido sobre la oración en el pasado. Jesús nos está diciendo que la fe tiene mucho que ver con obtener lo que queremos cuando oramos. En cierto sentido, este es el poder del pensamiento positivo. Norman Vincent Peale era conocido por sus teorías sobre el pensamiento positivo. Al leer este versículo de la Biblia, vemos que su perspectiva sobre el pensamiento positivo era correcta. Si creemos que sucederá algo, sucederá.

Jesús perdona el pecado

Mantener una mentalidad positiva es importante porque la duda produce nada positivo para nosotros. A menudo no obtenemos lo que queremos cuando dudamos o sentimos que nuestra oración no será respondida. Cuando tu fe en Dios es débil, es difícil creer que él responderá una oración por ti. Con el tiempo, puede debilitarse en la fe si no pasa tiempo con Dios con regularidad o no lee la Santa Biblia. En momentos como este, es importante pedirle a Dios que te dé fe para que puedas creer en él más fuerte.

A veces, los incrédulos en Dios necesitarán orar a Dios por fe y creer en él primero. Cuando Dios ponga eso en su corazón, encontrará que es más fácil creer en él.

¿Cuándo es más difícil orar?

Cuando atraviesas cualquier tipo de dolencia física, la oración se convierte en el más difícil. No hay nada peor que tratar de orar mientras tu cuerpo sufre y sufre. Cuando Jesús estaba muriendo en la cruz, le preguntó a Dios por qué lo había abandonado. Tenía dolor y tristeza. Fue el peor momento de su vida. Estaba a punto de ver la muerte.

Si alguna vez enfrentó la muerte o una situación desesperada, puede relacionarse con lo que Jesús estaba sintiendo en el momento en que moría en la cruz. A menudo sientes que Dios te ha abandonado y no se preocupa por ti. Si contrae cáncer o sufre un ataque cardíaco, puede parecer que a Dios no le importa. Es fácil orar cuando estás sano, fuerte y bien. Es difícil orar cuando todo parece estar fallando en ese momento de tu vida.

Aquí es cuando necesitas tener familiares, amigos y compañeros cristianos que oren por ti. Deben sostenerte durante los momentos difíciles y pedirle a Dios que venga y te ayude. Por difícil que sea, es importante mantener una buena perspectiva física de la vida. Deja que todos a tu alrededor sepan que necesitas oración. No hay vergüenza en ello.

Si estás hambriento de comida y eres pobre para cualquiera, a menudo no quieres orar porque puedes pensar que Dios te ha abandonado y no se preocupa por tu hambre. Sin embargo, a Dios le importa. Nunca dejes que tu sufrimiento te convenza de que Dios te está haciendo esto de alguna manera. Sí, Dios permite que sucedan cosas malas por sus propias razones. Es para sus propios fines. Sin embargo, es imposible que Dios haga el mal. A menudo permitirá que el mal te suceda porque eventualmente te llevará a un lugar mejor.

Dios permitió que Jesús muriera en la cruz para que pudiera ser una expiación por nuestros pecados. Él es el sacrificio que la humanidad necesita para perdonar todos los pecados. Si Dios no permitió que Jesús muriera en la cruz, nunca resucitó. Nunca hubiéramos tenido el perdón de nuestros pecados. Nunca hubiéramos tenido una relación con Dios.

Las dolencias corporales harán que te acerques más a Dios o te separarán de Dios. Es el único aspecto de la vida que demostrará que eres un verdadero cristiano o alguien que no cree en Dios. Cuando estás sufriendo y con dolor, te aferrarás a Dios en busca de ayuda o dirás que no quieres tener nada que ver con Dios. Es un momento en el que tu sufrimiento se pondrá a prueba al máximo.

Otro momento en el que la oración es más difícil es cuando sientes que has perdido todo en tu vida. Si recuerda la historia de Job en el Antiguo Testamento, leerá que perdió a sus hijos, dinero, trabajo y todo lo que era. A menudo perdió la salud por un tiempo. El mundo de Jobs parecía terrible y como si hubiera terminado.

Maldijo el día en que nació y deseó no haber experimentado nunca la vida. Así de mal le pasó a Job. Sin embargo, en su momento más débil de la vida, nunca dejó de creer en Dios. Sabía que había una razón para esto y que Dios era Dios. Sabía que nunca dejaría de creer en Dios.

La historia de Job nos recuerda que tendremos malos momentos en la vida. Incluso puede pasar por su propia experiencia laboral en la vida. Sin embargo, Dios nunca te dejará ni te abandonará.

En el momento de la prueba de Job, él no tenía idea de que Dios lo estaba probando. No tenía idea de que Satanás fue y le preguntó a Dios si podía probar a Job. Dios dijo que sí. Sabía que Job no le fallaría aunque Satanás estuviera a punto de destruirlo. Lo único que Dios le dijo a Satanás que no podía hacer fue quitarse la vida. Dios fue fiel a Job y no permitió que Satanás lo matara. Lo mantuvo alejado de eso. Cuando terminó la prueba de Jobs, le devolvió a Job diez veces todas sus posesiones. Dios le dio más por su fidelidad a él.

¿Por qué ayunar y orar?

El ayuno es un concepto del Antiguo Testamento y también una práctica del Nuevo Testamento . Cuando ayunamos y oramos, llamamos la atención de Dios. ¿Por qué? Es que pasar sin comer es un infierno. El cuerpo desea comida y cuando ayunamos, no le damos a nuestro cuerpo lo que queremos. En cambio, usamos ese tiempo en el que estaríamos comiendo para pasarlo con Dios. Si alguna vez ha estado en un ayuno de 7 días solo para beber agua, sabe el tipo de infierno que debe atravesar. No es fácil y rezas constantemente a Dios pidiéndole lo que quieres.

Dios responde la oración a través del ayuno. Cuando estamos en nuestros momentos más débiles, le pedimos a Dios lo que queremos y luego lo perseguimos. Es importante que camines por la vida pidiéndole a Dios lo que será parte de tu vida.

El ayuno nos ayuda a llegar a lo más profundo de nosotros mismos. Descubrirás quién eres realmente como persona a través del ayuno. A menudo aprenderá más sobre usted mismo cuando ayune porque verá las distracciones bajo las que está constantemente durante el día.

El ayuno nos ayuda a hacer una pausa en nuestra vida y a ver quiénes somos como una persona. También le dice a Dios que somos serios y necesitamos su ayuda en un área específica de la vida. Si se siente solo por un compañero, es importante ayunar y orar. Pídele a Dios que te envíe un cónyuge que siempre te amará por siempre. Puede que no lo sepas ahora, pero quizás no tengas el alma gemela adecuada en tu vida porque no has ayunado para que esa persona entre en tu vida. Es importante pedirle a Dios lo que quieres al pedirle también a Dios que su voluntad se haga en tu vida.

También podrás examinar tus motivos por lo que quieres en la vida. también. Debe usar el tiempo que hubiera estado comiendo para orar y leer la Santa Biblia. Necesita concentrarse y lograr lo que se propuso hacer. Nunca es fácil ayunar y orar, pero es necesario porque usarlo nos permite enfocarnos en lo que más nos ha estado preocupando. Es posible que se sorprenda al descubrir que tiene muchas distracciones en su vida en el día a día. Cuando se concentra más en su problema, puede encontrar una solución mucho más fácil.

Como puedes ver, hay muchas formas en las que puedes orar y pedirle a Dios que te ayude. Es importante no renunciar a la oración ni a lo que puede recibir a través de ella. Siempre debes saber que Dios te respalda y nunca permitirá que Satanás haga algo que no le permita hacer. Satanás es el padre de la mentira y quiere destruir tu vida. Si no fuera por Dios, todo lo que eres sería destruido instantáneamente.

Tómate un minuto para alabar a Dios hoy en una canción. Incline su cabeza y agradezca a Dios por todo lo que le ha dado. Si no eres cristiano, pídele a Jesús que entre en tu corazón para que puedas recibir la salvación y el perdón de tus pecados. Jesús es el único camino a Dios.