8 junio, 2024

Cómo limpiar cristales para recargar su energía | Me encanta saber

La limpieza de cristales es un proceso poderoso y simple para limpiar la energía negativa o estancada que puedan haber absorbido. Piense en limpiar sus cristales como recargar su poder y devolverlos a un estado de energía prístino para uso futuro. Hay varias formas de limpiar tus cristales, y el tipo de cristal determina el método de limpieza que querrás usar.

¿Por qué deberías limpiar tus cristales?

Limpiar los cristales regularmente es importante para neutralizar cualquier energía negativa acumulada dentro del campo de energía del cristal. La limpieza ayuda a mantener su energía en una vibración lo más alta posible. Los cristales nuevos deben limpiarse para eliminar cualquier energía negativa que pueda haberse acumulado antes de que el cristal viniera a usted.

Artículos relacionados

Cómo limpiar cristales con sal

La limpieza de cristales con sal marina es uno de los métodos más antiguos y sigue siendo popular tanto por su simplicidad como por sus poderosas propiedades. La sal marina y la sal rosa del Himalaya son los mejores tipos de sal para la limpieza de cristales, debido a su pureza. Evite la sal de mesa, ya que su poder se ha debilitado a través del procesamiento.

Método de limpieza con sal

Es importante seguir cuidadosamente las instrucciones de limpieza con sal, para que puedas optimizar la energía de tus cristales.

Entierra tu cristal en un recipiente con sal. Puede usar un tazón de vidrio o cerámica, o quizás desee usar uno de plástico para minimizar el riesgo de astillar sus cristales. Deje el tazón de sal y cristales debajo de la luna llena durante la noche. Si sus cristales han acumulado mucha energía negativa, puede dejarlos afuera sin tocarlos durante tres días. Cuando quite los cristales de la sal, entierre la sal o vacíela en una bolsa de basura y deséchela. Nunca reutilices la sal ya que ha extraído las impurezas y las energías negativas que ha absorbido el cristal. Esto es especialmente cierto si ha utilizado los cristales en una ceremonia de limpieza o sanación. Una vez que hayas quitado los cristales de la sal, lávalos con agua limpia. Si vive junto a un arroyo o río de montaña, enjuague sus cristales en el agua. De lo contrario, use agua filtrada o embotellada para asegurarse de que los productos químicos nocivos, como el cloro, no contaminen los cristales, lo que puede anular el proceso de limpieza.

Método de limpieza con agua salada

El segundo método de sal utiliza sal marina y agua dulce juntas para crear un baño de sal. El agua de manantial, o el agua de un arroyo o río limpio, es la mejor para el método de limpieza con agua salada. El agua de manantial está llena de energías vivas de nutrientes que nutren. Use este método solo si su cristal puede exponerse a la sal y al agua.

Disuelve la sal marina en el agua. Agregue los cristales que desea limpiar y coloque el recipiente al sol durante tres días. Siga el mismo método de enjuague que el anterior.

¿Qué cristales pueden ir en la sal?

La limpieza con sal funciona bien con cristales a base de cuarzo sin tratar que no serán dañados por la sal:

Cuarzo Amatista Citrino Cuarzo rosa Cuarzo ahumado Jaspe Ágata Calcedonia Cornalina Aventurina Ónix

¿Qué cristales no pueden ir en sal?

Nunca debe limpiar cristales porosos o blandos con sal, ni limpiar cristales tratados con ningún tipo de sal. Para estos cristales, usar humo o limpieza de racimo es el mejor método.

Halita Selenita Yeso Rosa del desierto Aqua aura cuarzo (tratado) Pirita Turmalina Calcita

Limpieza de cristales de racimo de cuarzo

También puedes limpiar los cristales usando racimos de cuarzo o amatista, que es una forma de cuarzo.

Esta es la forma más fácil de limpiar un cristal y funciona con todo tipo de cristales. Coloque los cristales que desea limpiar en los cristales de racimo durante 12 a 24 horas. Asegúrese de limpiar regularmente los grupos grandes usando un método diferente para asegurarse de que vibren a la frecuencia más alta posible antes de usarlos para limpiar otros cristales. Limpia tus grandes cúmulos de cuarzo antes y después de limpiar otros cristales.

Usar selenita para la limpieza

La limpieza con selenita también es un método de racimo. La selenita posee un gran poder curativo y una fuerte vibración, lo que la hace ideal para limpiar cristales.

Este es el método más simple de limpieza porque solo requiere de cinco a diez minutos para completar el proceso de limpieza. Coloque el cristal que desea limpiar al lado de la selenita. También puede colocar el cristal directamente encima de la selenita para una conexión más fuerte. La selenita es un mineral blando que se raya fácilmente, así que ten cuidado de moverlo y manipularlo cerca de cristales más duros.

Limpieza de cristales con humo

Limpiar cristales con humo es una práctica antigua que se encuentra en muchas culturas y tiene muchos beneficios.

Sirve para todo tipo de cristales. Use salvia, cedro, sándalo, lavanda, palo santo y otros inciensos para cristales demasiado sensibles para los métodos de limpieza con agua o sal. Permita que el humo del incienso cubra y rodee sus cristales. No hay límite de tiempo para el proceso de limpieza. La mayoría de las personas tienen la sensación de saber cuándo sus cristales están completamente limpios.

Enterrando cristales en el suelo

Este es un método antiguo que se basa en la teoría de que estás devolviendo los cristales a su estado natural.

Encuentre un lugar agradable que no sea perturbado por animales o humanos. No entierre cristales quebradizos, porosos o tratados, como yeso, pirita, halita, selenita o cuarzo aqua aura, ya que pueden dañarse con este método. Solo necesita enterrar sus cristales a unas pocas pulgadas de profundidad. Marque el lugar para que pueda encontrarlo de nuevo. Si alguno de tus cristales está terminado, colócalo con la punta hacia abajo. Si es un cristal de doble terminación, considere usar el tratamiento de sal si es un cuarzo; de lo contrario optar por el tratamiento de luz solar o agua y sal. Deje sus cristales enterrados durante un mínimo de un ciclo de 24 horas y hasta tres días si siente que hay una gran cantidad de energía tóxica almacenada dentro de los cristales.

Limpieza a la luz del sol y de la luna

Uno de los métodos más antiguos de limpieza de cristales es utilizar las energías del sol y la luna.

Coloque cualquier tipo de cristal afuera para que esté expuesto a la luz del sol o la luz de la luna. Una luna llena o un día sin nubes es mejor para la limpieza a la luz de la luna. Algunos cristales responden mejor a la luz de la luna que a la luz del sol. Si no está seguro de cuál de las dos fuentes de energía es la mejor para sus cristales, déjelos afuera durante un ciclo completo de 24 horas para exponer su cristal a la luz del sol y la luz de la luna. Deja los cristales afuera hasta por tres días; solo asegúrese de que el clima esté despejado si está limpiando cristales que se disuelven o se desmoronan cuando entran en contacto con el agua.

Encuentre el mejor método para limpiar cristales

No todos los cristales son adecuados para todo tipo de limpiezas. La limpieza de cristales con sal es el método más popular, pero puede que no sea apropiado para tu tipo de cristal. Aprender sobre otras opciones de limpieza de cristales puede ayudarlo a elegir la correcta.

© 2022 LoveToKnow Medios. Reservados todos los derechos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *