5 diciembre, 2021

Cómo entender la tentación y ser tentado | Llama gemela del alma gemela

¿Cuál es la definición de tentación?

Una tentación es un deseo extremo de querer hacer algo. Un ejemplo de tentación es que te sientas tentado a robar en una tienda. El sentimiento dentro de su alma puede parecer difícil de controlar. Una voz interior sigue diciéndote que robes.

Sabes que está mal, pero estás tratando de considerarlo de todos modos. Ese fuerte sentimiento es abrumador. Te hace sentir como si quisieras hacerlo tan mal. Estás siendo tentado. Aún no has hecho nada malo. Simplemente estás pensando en ello.

En el cristianismo, vemos esto como si el diablo tentara tu mente a hacer lo que no está bien. A cambio, caerás en pecado si practicas lo que tu tentación te dice que hagas.

La primera tentación en la Santa Biblia vino del libro de Génesis. Fue entonces cuando Satanás tentó la primera creación de una mujer por parte de Dios. El libro de Génesis nos dice que Dios le dijo a Adán (el primer hombre creado) y Eva (la primera mujer creada) que podían comer de cualquier árbol en el jardín del Edén excepto del árbol de la vida. Dios no les dijo la razón por la que no debían comer de él. Simplemente les dijo que no deberían comer de él.

Sin embargo, Satanás se acercó a Eva y le dijo que comiera del árbol de la vida. Satanás fue el ser angelical que fue arrojado del cielo después de que los ángeles de Dios y Satanás tuvieron una guerra en el cielo. Satanás fue arrojado a la tierra. Ahora quería hacer que Eva cayera en pecado.

Satanás le dijo a Eva que comiera del fruto del árbol porque ella distinguiría el bien del mal. Ella se volvería como Dios. Satanás le dijo que Dios no quiere que ella tenga este poder. Eva escuchó a la serpiente y convenció a su esposo de que comiera del árbol.

¿Cuál es tu tentación?

Después de comer del árbol de la vida, ambos se sintieron avergonzados porque sabían que estaban desnudos. Cuando la pareja escuchó a Dios caminar sobre la tierra, se avergonzaron y se escondieron.

No querían que los viera desnudos. Estaban avergonzados. Dios les preguntó cómo sabían que estaban desnudos y le dijeron que habían comido del árbol de la vida.

La historia continúa y nos dice que Satanás, Adán y Eva recibieron un castigo severo por sus pecados. Si desea leer acerca de la historia de Adán y Eva de la Santa Biblia, vaya a Génesis 2: 4-3: 24.

Todos tenemos tentaciones como Adán y Eva

Todo ser humano que nazca experimentará una tentación de vez en cuando. Muchas veces caerás en la tentación y te arrepentirás de haber hecho algo mal.

Es importante saber que Jesucristo perdona nuestros pecados cuando caemos. Jesús sabe que la humanidad es capaz de tanto y por eso perdona nuestros pecados.

Es solo a través de Jesucristo que nuestros pecados pueden ser perdonados. Es una bendición saber que Dios nos ama a través de Jesús. Por favor, lea Juan 3:16 para saber que Jesucristo murió por sus pecados.

Versículos bíblicos sobre la tentación

En el libro de Santiago y en los capítulos 1: 13-18, vemos que el discípulo Santiago nos está diciendo que Dios no nos tienta. El autor nos dice que nadie puede tentar a Dios. Dice que somos tentados cuando alguien es “arrastrado” a su propio deseo maligno.

Este pasaje trata de explicarnos que es nuestra propia naturaleza pecaminosa la que causa que la tentación nos suceda en primer lugar. En otras palabras, es posible que haya nacido algo dentro de usted que solo quiera hacer el mal. Después de haber tenido el deseo de hacer el mal, comienza a apoderarse de usted.

La tentación puede ser abrumadora a veces

Después de que ha tomado un asimiento de ti, te hace pecar. Una vez que Satanás ve que este deseo dentro de ti está ahí, comienza a tentarte para que actúes en consecuencia. En el versículo 15, nos dice que una vez que nuestro pecado ha crecido por completo, da a luz a la muerte. Esto significa que te destruirá. La Santa Biblia nos dice que la paga del pecado es muerte (Romanos 6:23).

Jesús advirtió a los apóstoles en Lucas 22:40 que oraran porque no quería que cayeran en la tentación. La tentación puede venir sobre ti repentinamente y hacerte pecar.

¿Hay esperanza al lidiar con una dura tentación?

Sí, hay esperanza al enfrentar con una tentación. En 1 Corintios 10:13, nos dice que Dios no permitirá que seas tentado más allá de lo que puedas soportar. El Nuevo Testamento nos dice que Dios nos proporcionará una salida. Este pasaje prueba que Dios está con nosotros incluso en nuestros momentos más difíciles.

¿Por qué actuamos ante nuestras tentaciones?

A menudo, tenemos algo en nuestras vidas que parece alcanzarnos. Para algunos, su adicción a las drogas y al alcohol. Para otros su adulterio, fornicación y homosexualidad. No importa cuál sea la tentación, puedes aprender a combatirla con la ayuda de Jesucristo.

Actuamos según nuestras tentaciones porque se vuelven muy fuertes. El pecado tiene una forma de apoderarse de nuestras vidas. Cuanto más cedemos a nuestras tentaciones, más fuerte se vuelve la próxima vez. Si de alguna manera puede decir que no a sus tentaciones desde el principio, descubrirá que será más fácil lidiar con ellas más adelante.

Si tú o alguien que conoces alguna vez se ha convertido o ha sido un adicto al alcohol o cavado, es posible que lo hayas visto recibir su primer “golpe”. Muchos drogadictos dicen que empezaron a consumir drogas porque alguien se los presentó. Suele ser un amigo que dice: “Aquí tienes, ¿te gustaría cocaína o heroína?”

La persona sabe en su corazón que está mal, pero sigue adelante y tómalo de todos modos. Después de ese primer “golpe”, la persona quiere volver a sentir lo mismo la próxima vez y tiene la opción de volver a por más o decir que no.

Una vez que entregas tu vida a Jesús, se supone que debes decir no a las tentaciones que sabes que están en contra de Cristo. Sin embargo, la tentación es difícil de resistir incluso como cristianos.

La tentación es una batalla

A menudo queremos perseguir nuestro pecado y cumplirlo porque la tentación a menudo nos abruma. Dios nos proporciona una salida de alguna manera, forma o forma, pero a veces vamos en contra de esto y cometemos pecados de todos modos.

Hoy en día, los programas de televisión e Internet golpean nuestras mentes todos los días. Nos presenta la tentación y nos hace pecar por lo que nos está desagradando. Es importante mirar tus pecados y darte cuenta de que cuanto más tiempo vives en él, más fuerte se vuelve. Una vez que comienza a apoderarse de nuestras vidas, comienza a destruir. La paga del pecado es muerte.

¿Fue tentado Jesús?

Mateo 4: 1-11 en el Nuevo Testamento nos dice que Jesús fue tentado por el diablo durante 40 días y 40 noches. Jesús no pecó todo el tiempo que estuvo siendo tentado. De hecho, Jesús resistió la tentación de Satanás.

Satanás incluso le dijo que le daría todo el mundo si se postraba y lo adoraba. Jesús rechazó a Satanás. Después de la tentación de Jesús en el desierto, Satanás lo dejó solo y los ángeles de Dios vinieron y lo ministraron.

Jesús comprende nuestras tentaciones porque tuvo que soportar las suyas. Jesús pasó su prueba y ahora podemos confiar en él para que nos ayude a no caer en el pecado.

¿Por qué los cristianos están cayendo en pecado?

La tentación de hacer el mal nos rodea. Muchos pastores de hoy no están enseñando a la gente las escrituras. En cambio, a menudo escuchan a los medios de comunicación y a las personas que les dicen que quieren vivir en el pecado y que estén de acuerdo con ello.

Jesús nos advirtió de un tiempo en el que el mundo sería como los días de Noé. Un mundo donde el hombre viviría por cada deseo de su corazón y no por Dios. Ahora vivimos en estos tiempos. Esto significa que Jesús vendrá pronto.

Hay muchas escrituras sobre la tentación en la Santa Biblia que podemos leer. Cada uno de ellos nos dice que Dios te ayudará a salir de una situación tentadora. La tentación en la Biblia se habla en el Antiguo y Nuevo Testamento.

Cuando nos arrepentimos de nuestros pecados, Jesús se apresura a perdonarnos. Él no quiere que vivamos en nuestros pecados porque finalmente nos destruirán. Recuerda lo que dije arriba. La paga del pecado es muerte. No puedes permitirte caer en manos del enemigo y siempre debes darle a Dios el primer lugar en tu vida.

Como puede ver, la Santa Biblia nos dice que Dios no tienta. Si tiene una idea en su mente de que Dios de alguna manera lo está tentando, sepa que este pensamiento proviene del diablo y no de Dios.

Es cierto que Eva fue tentada por el fruto y comió de él aunque Dios le dijo que no lo hiciera. Muchas veces somos de la misma manera. Podemos leer la Santa Biblia y ver que Dios dice que no hagamos algo y, sin embargo, seguimos adelante y lo hacemos de todos modos.

Algunas tentaciones son más duras que otras

Nuestro pecado eventualmente se apoderará de nuestras vidas si cedemos a nuestras tentaciones cada vez. Es importante evitar situaciones tentadoras y comprender que toda tentación proviene del diablo.

¿Qué hacer cuando la tentación te sobrepase?

Primero, reconoce que el pecado eventualmente te destruirá . Es importante que se arrepienta de sus pecados porque su pecado se hará más fuerte cada vez que cometa un pecado. Aprenda de su error pasado y asegúrese de que no vuelva a suceder.

Las tentaciones pueden ser fuertes a veces y casi imposibles de escapar. Sin embargo, pídale ayuda a Dios en situaciones tentadoras y Él vendrá y le dará una salida.