27 mayo, 2022

8 señales claras de que Dios te está castigando. ¿Por qué?

Foto de Jordan_Singh

¿Por qué Dios te está castigando?

¿Dios realmente castiga a su pueblo? Bueno, la respuesta es «sí», pero el término correcto es «disciplina». Dios disciplina a los que considera sus hijos al igual que nuestros padres biológicos nos castigarían cada vez que hicimos algo malo.

Hebreos 12:6-7 nos dice, “Hijo mío, no tomes a la ligera la disciplina del Señor, ni te canses cuando te reprenda. Porque el Señor disciplina al que ama, y ​​azota a todo el que recibe por hijo.’ Es por la disciplina que tienes que soportar. Dios los está tratando como hijos. Porque ¿qué hijo hay a quien su padre no disciplina?

Si Dios te castiga, no es porque te odia. En cambio, Él solo quiere corregir tus errores y ayudarte a mejorar tu carácter. Recuerda, eres hijo de un Rey santo.

Señales de que Dios te está castigando Youtube Video

Por favor, nuestro canal de YouTube si te gusta nuestro video.

Señales de que Dios te está castigando

Entonces, ¿cómo sabrías si Dios te está castigando? Puede consultar los siguientes signos.

1. Sus fechorías están expuestas.

Dios es amor, pero también es justo. Por tanto, aunque os ame, no tolerará vuestros pecados. Una de las formas en que Él te disciplinará es exponiendo tu error. Puede costarle su relación con otras personas u otras cosas valiosas para usted, pero se debe hacer justicia.

¿Alguna vez has tratado de ocultar un error, pero al final te atraparon? En lugar de culpar a Dios por el caos, debes aceptar tu culpa con humildad. Puede ser doloroso pero gracias al Señor porque Él no te dejó ser prisionero de un pasado horrible. Al menos, la verdad te libera de la culpa.

2. Sufres las consecuencias de lo que hiciste.

Otra señal de que Dios te está disciplinando es que tienes que pagar el precio de tus acciones. Una vez más, repito, Dios es justo. Él puede ser misericordioso y compasivo, pero se asegura de que se haga justicia. Por esta razón, incluso si te arrepientes de lo que hiciste, no puedes escapar de las consecuencias de tus errores.

No te sientas mal si Dios te deja sufrir por tus pecados, aunque ya hayas pedido perdón. No es que Dios sea cruel. Sin embargo, Él es un Dios de orden y no tolera los pecados. Mira a David, por ejemplo. Era “el hombre conforme al corazón de Dios”, pero cuando cometió adulterio y asesinato, Dios lo castigó por ello. Sin embargo, Dios no desamó a David.

3. Te persigue la culpa.

¿Te sientes torturado por la culpa por un error que cometiste? La culpa es uno de los sentimientos más incómodos que puedes experimentar. Puede hacerte sentir inútil y avergonzado. Además, demasiada culpa te haría darte cuenta de que es mejor ser el receptor del dolor que su causa.

La culpa es una forma del castigo de Dios. Puede que no sientas su presencia física, pero puede ser peor ya que te está carcomiendo por dentro. Permanecerá hasta que hayas pagado por tu error y hayas sido perdonado por aquellos a quienes lastimaste. Puede parecer duro, pero ese es el precio de la justicia.

4. Lo que hiciste te resultó contraproducente.

Otra señal del castigo de Dios es cuando el mal que hiciste para dañar a otros te regresa. En lugar de dañar con éxito al que odias, tu plan te lastimó en el proceso. ¿Alguna vez has experimentado algo como esto?

Sí, Dios te ama, pero también ama a otras personas. No tiene favoritos. Él no toma partido y vengará a aquellos a quienes otros han agraviado. Es por eso que el Señor nunca se complace cuando tratas de dañar a otros. Él te dejará pagar por ello.

Foto por G4889166

5. Vuelves a cero.

Uno de los peores castigos es tener que bajar de su nivel de éxito actual. Se aplica a cualquier área: carrera, relación, ministerio o influencia. Un error puede causarte todo, así que debes estar atento. Por ejemplo, si engañas a tu pareja, pierdes su confianza e incluso puedes perder la relación. O, en el trabajo, si lo atrapan involucrado en transacciones ilegales, seguramente perderá su trabajo.

Por supuesto, esto es parte de la consecuencia del pecado, y Dios tendrá que dejarte pasar por eso. Sin embargo, si te arrepientes por completo de lo que hiciste, Dios te ayudará a levantarte de nuevo. Puede tomar mucho tiempo, pero si elige hacer lo correcto esta vez, puede recuperarse de su pérdida.

6. Estás siendo humillado.

La disciplina de Dios está destinada a humillarte y transformarte. Muchos pecados son causados ​​por el orgullo, y el Señor no quiere que Sus hijos sean vencidos por él. Por lo tanto, no te sorprendas si Él te castiga cada vez que luchas con el orgullo. Él solo quiere humillarte.

Por ejemplo, podría estar tan orgulloso de su inteligencia que menospreciaría la capacidad de los demás. A Dios no le gusta esto en absoluto. Como dice la Escritura en Filipenses 2:3, “No hagas nada por ambición egoísta o vanidad. Más bien, con humildad valoren a los demás por encima de ustedes mismos”, Como resultado, Dios puede permitirle experimentar el fracaso frente a aquellas personas que menosprecia.

7. La disciplina te hace arrepentirte.

¿Una experiencia negativa le hizo arrepentirse de sus malas acciones y volver a comprometerse con Dios? Si es así, es una señal de que ha sido castigado por disciplina. Dios quería que reflexionaras sobre tus errores, así que te permitió pasar por pruebas que te harían admitir tus errores.

Recuerda, cada vez que Dios te castiga, es para corregir tus creencias y acciones equivocadas. El objetivo final es disciplinarte. Por eso, Él se alegra cada vez que te ve aprendiendo de tus errores. Él solo quiere que seas más sabio y más maduro.

8. Te lleva al cambio.

Por supuesto, el arrepentimiento sin efecto es inútil. La única forma de ver si la disciplina funciona es a través de la transformación de la persona. Si después de cometer un error lo sufres, pero luego cambias para mejor, significa que pasaste por un proceso de disciplina de Dios.

Si este es tu caso, agradece al Señor por lo que pasaste. No veas el proceso como un castigo sino simplemente como una acción disciplinaria para hacerte mejor. Por supuesto, debe hacer todo lo posible para no volver nunca más a su antiguo yo. Apéguese a las lecciones que ha aprendido de sus fracasos pasados.

Foto por jwvein

Cómo responder a la disciplina de Dios

Dios te castiga porque no tolera ningún pecado y quiere que seas una mejor persona. Se trata de disciplina. Pero, por supuesto, ninguna disciplina es fácil y cómoda. Por esta razón, espera que cuando Dios te disciplina, hay dolor con eso.

Sin embargo, en lugar de odiar a Dios por la incomodidad que conlleva tu ‘castigo’, es mejor que te arrepientas y pidas perdón por tus errores. Humíllese ante el Señor y permita que Él transforme su carácter. Si no te rindes, estarás agradecido por su resultado en tu vida algún día.

Cursos en línea recomendados para usted:

Libros recomendados para ti:

* Como Asociado de Amazon, gano con las compras que califican.

Traducción china: 上帝降罚于你的8个迹象,为甚么主要惩罚你?

LEA TAMBIÉN:

15 maneras valiosas de aumentar tu fe en Dios

12 maneras de fortalecer tu relación con Dios

Joan es una bloguera independiente a la que le encanta escribir sobre desarrollo personal. También le encanta aprender y enseñar idiomas. Graduada en Artes de la Comunicación, ahora cursa una maestría en Enseñanza de Idiomas. Le gusta la fotografía móvil, escribir poemas y leer por placer.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.