18 septiembre, 2021

8 razones por las que dejó de tener relaciones sexuales y cómo solucionarlo | Mejor vida

Como terapeuta que se especializa en el amor moderno y estudia la ciencia detrás de la conexión, indago sobre la vida sexual de las personas que salen con alguien. y parejas constantemente. Lo que escucho en mis sesiones refleja datos recientes, lo que indica una tendencia al alza en el número de adultos estadounidenses que informaron no haber tenido relaciones sexuales durante el año pasado. Ese número alcanzó un máximo del 23 por ciento en 2018, según un informe de la Encuesta Social General.

Los científicos sociales, psicólogos y economistas han intervenido en los fundamentos de la “recesión sexual”, citando todo, desde el aumento en el uso de las redes sociales y el teléfono hasta la nueva conciencia sobre el sexo agresivo y no deseado. Y aunque seguramente hay influencias sociales que pueden estar impactando nuestra vida sexual en general, también hay elementos que son exclusivos de nuestras relaciones individuales. Dicho esto, estas son algunas de las razones interpersonales más comunes por las que las personas en las relaciones dejan de tener relaciones sexuales, así como también cómo abordarlas.

1. Te enfocas en cultivar la intimidad pero no el deseo.

El deseo, nuestra capacidad de sucumbir a nuestros placeres sin culpa ni vergüenza, es egoísta por definición. Por el contrario, las relaciones a largo plazo se basan en el respeto mutuo y la atención plena a las necesidades de la otra persona. Para tener una vida sexual próspera, debemos luchar con las contradicciones entre nuestros valores y nuestro deseo innato. La intimidad se nutre de la seguridad y la estabilidad, mientras que el deseo se alimenta de la novedad y es sofocado por la rutina.

Una intervención es encontrar oportunidades en su relación para ser sexualmente transgresor. Considere escribir o contarle una fantasía erótica a su pareja. Identifique un nuevo espacio (habitación, ciudad, estado) para tener relaciones sexuales. Simplemente hablar sobre romper las reglas, incluso si no las rompe, puede invitar a un espíritu juguetón y aventurero a su conexión sexual.

2. No pasan suficiente tiempo de calidad juntos.

En 2010, una investigación del National Marriage Project encontró que las parejas que pasan tiempo solos entre sí al menos una vez a la semana tienen 3,5 veces más probabilidades de disfrutar de niveles superiores al promedio de satisfacción sexual que los cónyuges que lo hicieron con menos frecuencia.

Invertir tiempo y energía en su relación promueve sintonía y podría conducir a una mayor satisfacción sexual. Si la vida se siente “demasiado ocupada” para dedicarle este tiempo, considere programar citas nocturnas o sexo como lo haría con una reunión o una clase de ejercicios, para asegurarse de que se le dé prioridad.

3. No sabe lo que quiere ni cómo pedirlo.

Experimentar el placer requiere que tengamos un sentido claro de lo que queremos. El placer a veces se ve como autoindulgente y narcisista, dos cualidades por las que la mayoría de las personas no quieren ser definidas y, por lo tanto, se resisten a explorar. Pero en lugar de juzgar nuestras preferencias, debemos ser dueños de ellas. Masturbarse de forma regular puede ayudar a fomentar una relación con nosotros mismos. A través de la experimentación, podemos identificar lo que se siente bien y cómo nos gusta que nos toquen.

Tenemos derecho a que se satisfagan nuestras necesidades, y declarar claramente nuestras preferencias sexuales a nuestras parejas es como dar ellos la hoja de ruta para ayudar a lograrlo. Muéstrele o dígale a su pareja cómo satisfacer sus necesidades. Ambos estarán mejor para eso (y también su relación).

4. No te sientes cómodo con tu cuerpo.

Varios aspectos de la imagen corporal, incluidas las preocupaciones sobre el peso, el atractivo sexual y las preocupaciones sobre el cuerpo durante las relaciones sexuales, predicen la satisfacción sexual en mujeres, según una investigación de 2009 publicada en The Journal of Sexual Medicine . Los hombres también se ven afectados por estas preocupaciones; un estudio de 2016 publicado en Psychology of Men & Masculinity encontró que alrededor del 20 por ciento de los hombres de peso “normal” informan que ocultan un aspecto de su cuerpo durante el sexo.

Esta evidencia sugiere que no son nuestros cuerpos los que impactan nuestra gratificación, sino nuestros sentimientos hacia ellos. Implementar el diálogo interno positivo no solo ha demostrado aumentar la confianza, sino también remodelar internamente los surcos negativos de nuestro cerebro. Además, crear conciencia de lo que permitimos en nuestro campo de visión al limitar nuestra ingesta de “inspiración” corporal en las redes sociales puede tener un impacto positivo en nuestro concepto de nosotros mismos.

5. Estás experimentando una transición de vida.

En todos los ritos de iniciación, considera el cambio de la falta de hijos a la paternidad, de la soltería a la pareja. , casados ​​con divorciados, o reconstruyendo después de una aventura, hay salidas y entradas de roles, donde debemos dejar ir una vieja identidad para habitar una nueva. La ansiedad, la depresión y el conflicto interno tienden a sobrevenir cuando experimentamos una transición de roles. Caminar hacia lo desconocido, incluso si es el territorio inexplorado más hermoso, encenderá el miedo.

La respuesta humana primordial al miedo es autoprotegerse y tomar medidas. Normalizar este período transitorio eliminando las expectativas de comportarse como “solía” o “hacerlo mejor” puede ayudarlo a relajarse y, por lo tanto, a abrirse sexualmente. Empiece por ejecutar actos sensuales pequeños y accesibles que le ayudarán a usted y a su pareja a construir un historial de éxito. Las parejas que ven sus narrativas sexuales como continuas saben que los períodos de transición son capítulos y no finales.

6. Tu vida sexual es un reflejo de otro callejón sin salida en tu relación.

Nuestra vida sexual puede ser un barómetro para otros obstáculos en el relación. Por ejemplo, si constantemente te dicen que lo que estás haciendo está mal, es posible que notes una menor atracción por tu pareja. Las luchas de poder fuera del dormitorio influyen en lo que sucede debajo de las sábanas. Debajo de cada crítica que tenemos sobre nuestros socios hay un deseo, una necesidad insatisfecha que anhela ser concedida. Para romper el ciclo de negatividad, comience a expresar sus desaprobaciones como solicitudes. Cuando expresamos nuestros deseos con intención y vulnerabilidad, centrándonos en nosotros mismos y no en los demás, existe una mayor probabilidad de que sean bien recibidos y satisfechos.

7. Tu adicción a la tecnología está inhibiendo tu deseo sexual.

La vida moderna proporciona un amplio material para la estimulación. Tener más modos de distracción convenientemente accesibles en nuestros teléfonos inteligentes puede interceptar nuestro apetito por la conexión humana. Comience a conocer cuándo, dónde y cuánto tiempo está usando su teléfono. Sienta curiosidad acerca de cómo su compromiso con la tecnología puede distraerlo de los factores estresantes en su vida o afectar la calidad de sus relaciones cara a cara.

Tomar decisiones intencionales para involucrarse y desconectarse de la tecnología. —Como quitar televisores, computadoras portátiles y teléfonos del espacio del dormitorio— puede ayudarlo a tener experiencias más satisfactorias con sus interacciones digitales y humanas. Mantener la cama sagrada para el sueño y el sexo puede entrenar al cerebro para asociar este lugar con estos dos actos, aumentando la probabilidad de ambos.

8. No estás de humor (por una variedad de razones).

La falta de deseo sexual puede estar influenciada por factores fisiológicos desafíos, problemas psicológicos o una combinación de los dos. Ciertas condiciones de salud, como la diabetes, o medicamentos, como los antidepresivos, pueden afectar cómo se siente excitado. Los factores estresantes de la vida, las preocupaciones posteriores, la baja autoestima y un historial de abuso sexual pueden promover la distancia sexual. Expresar estas experiencias de la mente y el cuerpo a un compañero, amigo o terapeuta de confianza puede reducir su control sobre la conexión sexual.

Además de compartir nuestras verdades, desarrollar conocimiento científico sobre cómo son nuestros cuerpos. cableado, puede reducir la culpa y la vergüenza relacionadas con la falta de deseo o excitación. El ciclo de respuesta sexual que presenciamos en las películas y otras formas de entretenimiento, que es el deseo, la excitación y luego el orgasmo, no se alinea con la mayoría de nuestras experiencias vividas. En el sexo consensual, muchos de nosotros no sentimos deseo ni excitación hasta que comienza el acto. Mientras tanto, es posible que algunas personas ni siquiera estén buscando satisfacción física con el sexo, sino cercanía emocional. Desenfatizar y reducir la presión para alcanzar el orgasmo puede permitir a las parejas disfrutar de más aspectos del viaje.

Abordar nuestra vida sexual como algo vivo y, por lo tanto, maleable, nos da permiso para cambiar la dinámica en cualquier momento. hora. Tener la voluntad de volver a visitar la narrativa erótica en una relación nos anima a profundizar en nuestros propios deseos y los de nuestra pareja, teniendo el potencial de conducir a más y mejor sexo. Y si no está seguro de si la desaceleración de su sexo es un problema mayor de lo que piensa, consulte las 27 señales sutiles que predecirán el final de su relación