20 julio, 2024

8 razones bíblicas por las que Dios nos ama

Foto de jeffjacobs1990

Algunas personas que han perdido a sus seres queridos, ya sea por muerte o separación, encuentran fortaleza en la seguridad de que Dios los ama. Ellos creen que ya sea que otras personas los amen o no, sus valores no cambiarán ya que el Señor los considera preciosos.

Por otro lado, hay personas que piensan que son tan malas que Dios ya no las puede amar. ¿Es esto cierto en absoluto?

La verdad es que el amor de Dios por la humanidad no depende de lo que hayamos hecho, de lo que podamos hacer o de lo que tengamos. No se trata de quiénes somos. El amor del Señor por nosotros es constante e invariable.

Entonces, ¿cuáles son las razones por las que Dios nos ama? Deje que la Biblia le diga por qué.

1. El amor es la naturaleza de Dios.

«Dios es amor. El que vive en el amor vive en Dios, y Dios en él”. (1 Juan 4:16)

Es natural que Dios ame ya que es Su naturaleza. Por eso nos ama a los hombres, aunque seamos pecadores e infieles a Él. Puede que se enoje por un tiempo debido a nuestros pecados, pero siempre está dispuesto a perdonarnos y darnos una segunda oportunidad.

Además, se espera que aquellos que creen y lo siguen exhiban el mismo carácter. Significa que los cristianos que creen en la Biblia también deben amar a los que nos rodean.

2. Somos sus creaciones.

“Porque en él fueron creadas todas las cosas, tanto en los cielos como en la tierra, visibles e invisibles, sean tronos, dominios, principados o autoridades; todo ha sido creado por medio de él y para él”. (Colosenses 1:16)

Otra razón obvia por la que ama a los humanos es porque somos sus creaciones. A través de Cristo, Él ha creado todo. ¿Quién crearía algo complejo y hermoso pero lo odiaría? Cuánto más si tiene vida. Para alguien cuya naturaleza es el amor, le sería imposible alejarse de sus creaciones.

Además, es como un padre para sus hijos. Sabiendo que estos niños son de ellos, naturalmente amarán a estos niños con toda su vida. Es lo mismo con Dios. Él es nuestro Padre en el cielo, por lo que ama a los creyentes como a sus hijos adoptivos.

3. Él nos hizo a Su imagen.

“Creó, pues, Dios al hombre a su imagen, a imagen de Dios lo creó; varón y hembra los creó.” (Génesis 1:27)

Uno de los hechos humillantes que debemos darnos cuenta es que Dios nos ha creado a Su propia semejanza. Es decir, cuando nos vemos en el espejo, podemos tener una idea de cómo se ve Dios. Excepto por tener un cuerpo físico, todas las partes de nuestro ser reflejan la forma de Dios.

Si el Señor nos ha hecho parecernos a Él, podría haber decidido amarnos incluso antes de que la humanidad fuera creada. Sería una deshonra para Él mismo si creara seres humanos que reflejen Su imagen y los descuide.

4. Dios consciente e intencionalmente creó a cada uno.

“Porque tú creaste mi ser más íntimo; me entretejiste en el vientre de mi madre. Te alabo porque estoy hecho terrible y maravillosamente; Tus obras son maravillosas, lo sé muy bien. (Salmo 139:13-14)

Para aquellos que dudan del amor de Dios por ellos y piensan que Él no se preocupa por ellos en absoluto, estos versículos deberían hacerles cambiar de opinión. El Señor sabe todo acerca de cada persona porque Él personalmente los ha creado, “tejiéndolos en el vientre de sus madres”.

Los humanos somos seres complejos. Hay miles de millones de personas en el mundo, pero nadie es igual. Todo el mundo es único. Si Dios no nos amara, no perdería el tiempo haciendo que cada persona sea única y diferente de los demás. Se necesitarían ideas y concentración para combinar diferentes atributos físicos, personalidades y otros rasgos solo para crear una sola persona increíble.

5. Su amor es incondicional.

“No, en todas estas cosas somos más que vencedores por medio de aquel que nos amó. Porque estoy seguro de que ni la muerte, ni la vida, ni ángeles, ni principados, ni lo presente, ni lo por venir, ni potestades, ni lo alto, ni lo profundo, ni cosa alguna en toda la creación, podrá separarnos del amor de Dios en Cristo Jesús nuestro Señor.” (Romanos 8:37-39)

Si nada nos puede separar del amor de Dios, significa que Él lo ha decidido. Y su decisión de amarnos no se basa en nada de lo que hacemos. El amor del Señor es incondicional porque Él ha puesto Su corazón y Su mente en ello.

El amor incondicional no se basa en ninguna razón en absoluto. Depende de la voluntad de la otra persona de soportar los defectos de alguien sin importar qué. Esto es lo mismo con el amor de Dios por nosotros. Su amor continúa aunque no lo merezcamos.

Foto de geralt

6. El Hijo unigénito de Dios murió para redimirnos.

“En esto se manifestó el amor de Dios entre nosotros, en que Dios envió a su Hijo unigénito al mundo, para que vivamos por él. En esto consiste el amor, no en que nosotros hayamos amado a Dios, sino en que él nos amó y envió a su Hijo en propiciación por nuestros pecados”. (1 Juan 4:9-10)

Dios sacrificó a su Hijo unigénito, Jesucristo, para pagar la pena de nuestros pecados al morir en la cruz. Si aun antes de este sacrificio, cuando aún éramos pecadores, ya nos amaba (Romanos 5:8), ¿cuánto después de nuestra redención?

Por supuesto, el Señor no desperdiciaría el sacrificio de Su Hijo al no amarnos. Además, estamos representados por Cristo ante Él. En lugar de ver los pecados inmundos, Dios ve a Su Hijo amado en aquellos que creen en Él.

7. Somos Sus hijos adoptivos.

“En amor nos predestinó para ser adoptados como hijos suyos por medio de Jesucristo, según su beneplácito y voluntad. . . ” (Efesios 1:5)

En el momento en que confiamos en Cristo Jesús como nuestro Señor y Salvador, nos convertimos en hijos adoptivos de Dios. A través de la fe, ahora somos parte de la familia especial que Él ha escogido para sí mismo: la simiente de Abraham.

Originalmente, la promesa de redención le fue dada a Israel a través del pacto de Dios con Abraham. Sin embargo, debido a su terquedad y falta de voluntad para recibir a Jesucristo como su Rey, Dios extendió la invitación a la salvación al resto del mundo. Por favor, comprenda que Dios no mira la raza o la religión de una persona. Lo que Él busca es su fe y voluntad de obedecer Sus mandamientos.

8. El Señor es misericordioso.

“Pero Dios, que es rico en misericordia, por el gran amor con que nos amó, aun estando nosotros muertos a causa de nuestros pecados, nos dio vida juntamente con Cristo —por gracia sois salvos—” (Efesios 2:4-5)

Otra razón por la que Dios nos ama es su misericordia. Como Él es misericordioso, nos trata con gracia en lugar de castigarnos por nuestra injusticia. Esta es precisamente la razón por la que envió a Cristo a morir por nosotros. Él sabía que si pagábamos por nuestros propios pecados, no habría otra oportunidad de vida ya que la pena por el pecado es la muerte eterna (Romanos 6:23).

Esta verdad debe ser una comprensión para todos los cristianos de que no tenemos nada de qué jactarnos ante Dios. Nunca podremos ser justos delante de Él a través de nuestros propios esfuerzos porque todavía pecamos. Es solo por Su misericordia que Él sigue cuidándonos. Por eso debemos ser humildes.

Foto de geralt

Nuestra parte

Entonces, ahora que está claro que el amor de Dios no depende de nosotros, ¿cuál es nuestro papel en nuestra relación con Él? Simple. Como Sus creaciones e hijos, estamos llamados a obedecer Sus mandamientos. Esa es también la prueba de que lo amamos.

1 Juan 5:3 dice, “Porque este es el amor de Dios, que guardemos sus mandamientos. Y sus mandamientos no son gravosos.”

Artículos relacionados:

Cursos en línea recomendados para usted:

Libros recomendados para ti:

* Como Asociado de Amazon, gano con las compras que califican.

LEA TAMBIÉN:

12 señales útiles de que Dios te está preparando para un gran avance

Joan es una bloguera independiente a la que le encanta escribir sobre desarrollo personal. También le encanta aprender y enseñar idiomas. Graduada en Artes de la Comunicación, ahora cursa una maestría en Enseñanza de Idiomas. Le gusta la fotografía móvil, escribir poemas y leer por placer.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *