28 mayo, 2022

18 señales de que Él es el enviado de Dios para ti – Consejos inspiradores

Foto de Mélanie Villeneuve

Si eres fiel a Dios, probablemente estés esperando a ese hombre que el cielo ha enviado para ti. Pero, ¿cómo puedes saber si él es el que Dios tiene para ti? ¿Existen pistas divinas que puedan guiar a las mujeres en la identificación del hombre adecuado para ellas?

Tener la pareja equivocada en tu relación no es algo que deba tomarse a la ligera. Puede romperte el corazón y, lo que es peor, puede arruinar tu vida, tu futuro e incluso a las personas que confían en ti.

Señales de que Él es el enviado de Dios para ti Video

Por favor ayuda a nuestro canal de YouTube si te gusta nuestro video. ¡Crezcamos juntos!

18 Señales de que Dios quiere que estés con el enviado por Él

El amor es un viaje. Y como cualquier otro viaje, debes elegir el camino correcto para lograr la felicidad y el éxito, no solo para ti y la persona que amas, sino también para la relación que tienes con tu pareja.

Para guiarlo en el reconocimiento del hombre enviado por Dios para usted, aquí hay algunas señales de la Biblia que debe tener en cuenta.

1. Habla las palabras de Dios.

“Porque el que Dios ha enviado, las palabras de Dios habla; porque Dios no le da el Espíritu por medida”. – Juan 3:34

El hombre que viene de Dios habla las palabras de Dios. Por lo tanto, escucha atentamente sus palabras. ¿Están sus palabras o mensajes de acuerdo con lo que Dios nos enseña? ¿Habla sabiduría o locura? Por supuesto, no lo sabrías si no conoces las palabras de Dios en primer lugar. Por lo tanto, comience a leer las Sagradas Escrituras.

Tenga en cuenta que los mensajes y versículos de la Biblia son como la letra de una canción. Cuando te familiarices con su armonía, sabrás cuando alguien la canta desafinada.

Sabemos que Dios habla de amor, bondad, compasión, paciencia y veracidad. Entonces, si un hombre está hablando de lo contrario, entonces obviamente no es de Él.

2. Practica lo que habla.

“Hijitos míos, no amemos de palabra ni de lengua; sino de hecho y en verdad.” – 1 Juan 3:18

Las palabras son inútiles sin acciones. Entonces, aunque un hombre hable las palabras de Dios, si no las practica, puedes concluir que solo está fingiendo y no es realmente el hombre que te envió el Cielo.

LEE TAMBIÉN: Bendecido por tenerlo si es así

3. Él no miente.

“Los labios mentirosos son abominación a Jehová, pero los que obran con verdad son su deleite”. – Proverbios 12:22

Por supuesto, Dios no te enviará a alguien que sea mentiroso. Dios detesta la mentira, ¿verdad?

4. No corrompe tu buen carácter.

“No os engañéis: las malas comunicaciones corrompen las buenas costumbres.” – 1 Corintios 15:33

Dios no te enviará un compañero que destruya tus buenos hábitos, tu actitud y todo tu carácter. Por lo tanto, pregúntate a ti mismo, ¿te inspira a crecer como una mejor persona o te influye para que hagas cosas malas?

5. Te honra y te respeta.

“Honra a todos los hombres. Ama la hermandad. Temed a Dios. Honra al rey. –1 Pedro 2:17

Tu chico debe saber respetarte como mujer y como persona. Debería honrarte en lugar de avergonzarte.

Foto de StockSnap

6. Él es justo y misericordioso.

“Él te ha mostrado, oh hombre, lo que es bueno; y ¿qué requiere el Señor de ti, sino hacer justicia, amar la misericordia y humillarte ante tu Dios? – Miqueas 6:8

Dios nos anima a mostrar justicia y misericordia. Por lo tanto, espera que la persona que Él te envíe muestre lo mismo, no al revés.

7. Hace sacrificios.

“Porque tanto amó Dios al mundo, que dio a su Hijo unigénito, para que todo aquel que en él cree, no se pierda, mas tenga vida eterna.” Juan 3:16

El versículo anterior dice que Dios hizo un gran sacrificio para mostrarnos Su amor. Si un hombre te ama de verdad, también hará sacrificios por ti. Puede que no sea un sacrificio divino como lo que hizo Dios, pero pueden ser algunos sacrificios para salvarte a ti o a tu relación, como sacrificar su propia ambición, posesiones materiales y otras cosas importantes.

8. Él te perdona.

“Soportándoos unos a otros, y perdonándoos unos a otros, si alguno tiene queja contra otro; así como Cristo os perdonó, así también hacedlo vosotros.” – Colosenses 3:13

¿Te perdona cuando cometes errores o guarda rencores en su corazón? Esta es una pregunta que debe encontrar una respuesta para saber si él es de Dios o no.

LEE TAMBIÉN: 12 señales de que él es el hombre con el que deberías casarte según la Biblia

9. Él te da gracia.

“Pero a cada uno de nosotros es dada la gracia conforme a la medida del don de Cristo.” – Efesios 4:7

La gracia es un regalo que se te da aunque no lo merezcas. Es diferente de una bendición ya que solo recibirás una bendición si trabajas para conseguirla. Te darás cuenta de que un hombre es de Dios si, a pesar de tus defectos, sigue siendo amable y generoso contigo. Incluso si sientes que no mereces su amor, él todavía te ama.

ÉL POSEE LOS FRUTOS DEL ESPÍRITU

“Mas el fruto del Espíritu es amor, gozo, paz, paciencia, benignidad, bondad, fe, mansedumbre, templanza; contra tales cosas no hay ley. – Gálatas 5:22-23

Sabrás que un hombre viene de Dios si están presentes en él las siguientes manifestaciones del Espíritu de Dios:

10. Amor: Él te ama.

Dios es amor. Si puedes escuchar, ver, sentir y darte cuenta del amor de un hombre, entonces debe ser de Dios. Así, descubre si su amor por ti es real o no.

LEE TAMBIÉN: 21 características del verdadero amor según la Biblia

11. Alegría: Tiene un corazón alegre.

El gozo es otra manifestación del Espíritu de Dios. Si tu hombre siempre elige actuar positivamente en lugar de reaccionar negativamente a las cosas que lo rodean, entonces podría ser de Dios.

12. Paz: Es un hombre de paz.

Un hombre de Dios siempre desea y reza por la paz. Si a un chico le encanta pelear y siempre se pelea contigo o con otras personas, entonces puedes decir que no es el indicado.

13. Longanimidad: Es paciente.

La paciencia es una virtud que viene de Dios. Él no te enviará a un hombre de mal genio, irritable y que siempre se queja. Un hombre que viene de Dios también soporta desafíos y no se da por vencido fácilmente.

Foto por MabelAmber

14. Mansedumbre: Es un verdadero caballero.

El hombre de Dios no solo es físicamente amable, sino que también es amable con tu mente y tu corazón. En otras palabras, él es considerado con tus sentimientos y entiende tus pensamientos para asegurarse de que no te lastimará física, emocional y mentalmente.

15. Bondad: Es un buen hombre.

Por supuesto, Dios no te enviará a alguien que sea cruel, inmoral y que cometa actos malvados. Por lo tanto, averigüe si es bondad o maldad lo que hay dentro del corazón de un hombre.

16. Fe: Él es fiel.

Debe ser leal y dedicado a ti. Si está cortejando a muchas chicas al mismo tiempo, entonces sabes que no tiene fe en ti.

17. Mansedumbre: Puede humillarse a sí mismo.

La mansedumbre a veces se describe como una debilidad. Sin embargo, es simplemente la capacidad de una persona de humillarse y agacharse para evitar decisiones tontas, acciones indebidas, conflictos y consecuencias negativas. Una persona de Dios es aquella que puede vencer su orgullo solo para asegurar tu bienestar y hacerte feliz.

18. Templanza: Tiene dominio propio.

Sabrás si un hombre tiene el Espíritu si practica la autodisciplina. Por lo tanto, intente verificar si está haciendo cosas que pueden lastimarlo, como beber en exceso, fumar, atiborrarse de alimentos poco saludables o postergar su trabajo. Si lo es, entonces es una señal de alerta de que no es el hombre que Dios tiene para ti.

Pueden ser tu guía para encontrar al enviado de Dios.

Los signos anteriores de los versículos de la Biblia pueden ser su guía para elegir al hombre adecuado con quien pasará el resto de su vida. Por supuesto, el hombre adecuado para ti puede no ser perfecto y obtener todo lo anterior, pero mientras sea humilde, temeroso de Dios y lo suficientemente honesto para admitir sus defectos y sea paciente y esté decidido a crecer como persona, tú saber que hay esperanza. Además,

el amor todo lo soporta, todo lo cree, todo lo espera y todo lo soporta” – 1 Corintios 13:7.

5 Maneras en que Dios te lo revelará

1. Él pone el uno en tu camino.

¡NO! Él no controla Que haces.

Él no hace que te guste cierta persona.

Él simplemente pone uno en tu camino para que, si el Espíritu Santo te guía, te sientas atraído hacia ellos. El Señor no manipula nuestros corazones. Simplemente coloca a las personas frente a nosotros y nos permite comenzar el proceso.

2. Él te enviará señales de vez en cuando que apuntan a él.

Él te recordará algo o colocará a una persona frente a ti para mostrarte que él es el indicado. Por ejemplo, si Él te lleva a encontrarte con alguien mientras oras en la iglesia y tu corazón late más rápido al mirarlo, esto podría ser una señal.

Pero si te enamoras de alguien nuevo cada semana, es posible que solo sean tus hormonas hablándote.

Tienes que aprender a escuchar a Dios primero antes de lanzarte a algo demasiado rápido porque a veces nuestro corazón no nos lleva en la dirección correcta y no nos damos cuenta hasta que es demasiado tarde.

El Espíritu nos ayuda a saber lo que es correcto a los ojos de Dios.

Pero aprende a esperar en el Señor porque es posible que Él no te envíe ninguna señal de inmediato, por lo que debes contentarte con esperar y buscar en otro lado por un tiempo cuando sea el momento adecuado.

Sólo no siéntese esperando demasiado tiempo sin saber lo que Dios ha planeado y cuán duro está dispuesto a trabajar para hacer realidad su sueño.

3. Él revela su amor por ti en formas grandes y pequeñas.

Él es fiel para trabajar contigo, no para ti.

Cuando Dios nos lo envía, debemos aprender a escuchar y dejar que nuestro corazón se abra para que la gloria de Dios se revele en esta nueva relación.

Esto no significa que tu vida se convertirá instantáneamente en una historia de romance de cuento de hadas una vez que Él te envíe una. Tienes que darlo todo primero antes de esperar algo de Él porque de lo contrario, será imposible ver resultados positivos.

Tu actitud hacia los demás debe ser de voluntad, esperanza, flexibilidad y perdón, incluso si las cosas no salen según lo planeado. Muéstrale al Señor que estás lo suficientemente comprometido para

4. Los pone a los dos en el mismo lugar.

Él puede llevarte al mismo lugar, y tu corazón estará listo para abrirse y correr el riesgo.

Cuando parece que ustedes dos nunca se llevarán bien ni estarán en la vida del otro, sin Él, las cosas son imposibles.

Él quiere que te enamores de alguien que lo ame para que juntos puedan construir una hermosa relación.

5. Les dará a los dos la oportunidad de hacer algo juntos.

Aunque no sabemos si estas dos personas se encontraron al azar o si Dios lo arregló todo, no importa.

Entonces, cuando usted y el uno estén juntos con otros amigos o familiares, simplemente diviértanse.

Esta es una oportunidad para que ustedes dos se conozcan mejor en un ambiente donde Dios puede revelar el uno a través de ustedes dos porque sus corazones se abrirán frente a todos.

¿Cómo saber si tu relación es la voluntad de Dios?

La forma más fácil de saber si es la voluntad de Dios o no es preguntándole directamente. Por supuesto, puedes hacer eso, pero tienes que escuchar Su respuesta desde el interior de tu corazón. Por lo general, Él te dará un conocimiento interior y paz al respecto.

El Espíritu Santo también habla a través de nuestros corazones (Romanos 8:16). Así que asegúrate de que mientras hablas con Dios, también estás escuchando a tu corazón. ¿Alguna vez has pedido algo antes y de repente lo recibiste el mismo día? No es solo una coincidencia porque Dios seguramente responderá tus oraciones si crees (Marcos 11:24).

Os digo que podéis orar por cualquier cosa, y si creéis que lo habéis recibido, será vuestro. (Marcos 11:24)

Confía en Dios para revelar Su voluntad para ti. Proverbios 3:5 nos enseña a

Confía en el SEÑOR con todo tu corazón; no dependas de tu propio entendimiento. (Proverbios 3:5)

No hay nadie que sepa lo que es mejor para ti más que el mismo Padre.

Busque la mano del Señor en su relación. La Biblia enseña que Él quiere guiar, bendecir y liderar.

Sí, Dios nos bendecirá y la gente de todo el mundo le temerá. (Salmo…

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.