26 mayo, 2022

17 maneras útiles de abrir tu corazón a Dios

Foto de Free-Photos

¿Desea iniciar una relación genuina con Dios? ¿Quieres empezar a seguirlo y vivir tu vida para Su gloria?

No es fácil ser un auténtico seguidor de Dios. No es suficiente asistir a la iglesia todos los domingos o decir una oración antes de las comidas o antes de acostarse. Ser un verdadero cristiano significa exhibir semejanza a Cristo en su vida diaria. Significa obedecer a Dios en cada área de tu vida.

Sin embargo, vivir para Dios es el compromiso más gratificante de todos. Puede que no sea fácil ya que puedes esperar que el mundo te arroje más problemas, pero vale la pena. De todos modos, la vida en la tierra es solo temporal, y tu verdadera vida comienza cuando ingresas a la vida eterna donde puedes estar con Dios para siempre.

Entonces, si realmente quieres comenzar una relación con Dios, aquí hay algunas formas que pueden ayudarte a abrir tu corazón a Él.

1. Pídele a Dios que te ayude a acercarte más a Él.

No es fácil iniciar una relación con Dios. La naturaleza humana pecaminosa seguiría alejándote de Él. Por lo tanto, es mejor que te humilles ante el Señor y le pidas que te acerque más a Él.

Juan 6:44, “Nadie puede venir a mí si no lo atrae el Padre que me envió. y yo lo resucitaré en el último día”.

2. Evalúe por qué no pudo dedicarle tiempo a Dios en el pasado.

También debe tomarse el tiempo para evaluarse a sí mismo. Descubre las razones por las que no buscarías a Dios antes. ¿Fue por el ajetreo? ¿Presión de grupo? ¿Otras prioridades? ¿O simplemente no pensaste que lo necesitabas? Tienes que decidir que no dejarás que te impidan seguir buscando al Señor.

3. Decide arrepentirte y alejarte de los pecados.

El pecado es la razón principal por la cual los humanos están separados de Dios. Elegir vivir en pecado significa desobedecer conscientemente los mandamientos de Dios y rebelarse contra Él. Por eso, debes tomar la decisión de dejar atrás tus pecados habituales, como la fornicación, la mentira y la deshonra a tus padres. Sí, es más fácil decirlo que hacerlo, pero con la ayuda de Dios, es posible. Sólo tienes que empezar con determinación.

4. Confiesa tus pecados al Señor y pídele que te ayude a cambiar.

Además de decidir alejarse de sus pecados, también es importante confesarlos y pedir perdón al Señor. Prometió perdonar a cualquiera que confiese y se arrepienta de sus pecados.

1 Juan 1:9 dice: “Si confesamos nuestros pecados, él es fiel y justo, y nos perdonará nuestros pecados y nos limpiará de toda maldad”.

5. Decide dejar ir toda falta de perdón.

Sabiendo que Dios te ha perdonado tus pecados y te trata con gracia, elige tratar a los demás de la misma manera. Decide perdonar a quienes te han ofendido. No permitas que la ira y el rencor mantengan tu corazón impuro. Te mantendrá alejado de Dios.

6. Contemplar la Gracia y la Bondad de Dios.

Darte cuenta de cuán bueno y misericordioso es Dios contigo te acercará más a Él. No importa cuántas veces haya fallado, Él todavía le da oportunidades para ponerse de pie nuevamente y arreglar su vida. Esto debería ser suficiente motivación para confiar en Él y amarlo.

7. Tómese el tiempo para maravillarse con sus creaciones.

Otra forma de abrir tu corazón a Dios es apreciando sus creaciones. Simplemente mire a su alrededor y maravíllese con la belleza de la naturaleza que Dios creó. Mira el cielo al amanecer, el mar azul tranquilo, e incluso el vuelo de los pájaros que vuelan al atardecer. Tómese el tiempo para sentarse bajo la sombra del árbol, oler las fragantes flores y abrazar a un adorable cachorro.

8. Escuche testimonios de personas que experimentaron los milagros de Dios.

Si quieres convencerte de que Dios está realmente vivo y es bueno, escucha los testimonios de personas que han sido testigos de sus milagros. Puede encontrar historias reales de la fidelidad del Señor en Internet. Algunas organizaciones cristianas publican artículos o videos de entrevistas con creyentes que han sido cambiados por Dios, sanados de enfermedades o experimentado la intervención divina en sus situaciones.

9. Pídele a un amigo cristiano que te ayude.

También puedes pedirle a un amigo espiritualmente maduro que ore por ti y te ayude a comenzar tu caminar con Dios. Luego, puede ir con esa persona a asistir a su servicio religioso o sesión de grupo pequeño. O pueden ponerse de acuerdo para tener un estudio bíblico regular juntos.

Foto por ashleyamos

10. Asista a una iglesia local creyente en la Biblia.

Asistir a una iglesia también te ayudará a estar abierto a Dios. Al tener comunión con otros creyentes, su pasión por seguir a Cristo puede inspirarlo. También puede animarse al escuchar sus historias de cuán fiel es Dios en sus vidas y aprender más acerca de Dios a través de sus actividades.

11. Únase a un Grupo de Vida oa un Grupo de Estudio Bíblico.

No debe contentarse con asistir a los servicios de la iglesia. Pregúntele a la iglesia local si tienen reuniones periódicas de grupos pequeños a las que pueda unirse. Algunas iglesias lo llaman grupo de estudio bíblico, mientras que otras lo llaman grupo de vida u otro nombre.

12. Comienza a estudiar la Biblia.

Si quieres que tu corazón esté abierto a Dios, necesitas saber quién es Él realmente. Esa es la única forma en que puedes confiar plenamente en Él. Nada puede ayudarlo a conocer mejor el carácter, la voluntad y las promesas de Dios que la Biblia. Por lo tanto, comience a leer y meditar sobre él.

13. Use un libro devocional.

Hay muchos buenos libros devocionales que puedes leer junto con la Biblia. Puede inspirarte más a leer la Palabra de Dios, y también puedes aprender muchas cosas de ellos. Hay diferentes tipos de libros devocionales que atienden a diferentes usuarios. Algunos son exclusivos para papás, mamás, adolescentes, solteros y casados.

14. Comience un tiempo regular de oración.

Además de estudiar la Biblia, también es esencial nutrir tu vida de oración. Orar te permite confesar tus pecados, agradecer a Dios por las bendiciones, presentar tus peticiones y necesidades, y pedirle al Señor que te guíe.

15. Derrámate ante Él como un amigo.

Cuando ores, hazlo como si Dios estuviera sentado a tu lado o frente a ti. Evite tratar la oración como un ritual o hechizo mágico. En cambio, hable con Dios desde el fondo de su corazón, expresándole sus sentimientos más íntimos. Háblale como le hablarías a tu BFF.

16. Cantar y escuchar canciones de adoración.

También puede cantar canciones de alabanza y adoración al Señor. Luego, cuando pases tiempo con el Señor, cántale con sinceridad. Y en lugar de escuchar canciones tristes que pueden hacerte sentir melancólico después, puedes llenar tu lista de reproducción con canciones cristianas. Escucharlos te inspirará a seguir confiando en Dios.

Foto por dangkhoa1848

17. Escuche sermones en línea.

Si no está satisfecho con escuchar sermones los domingos, también puede buscar videos de predicación en YouTube, redes sociales y otras plataformas en línea. Solo tenga cuidado al elegir a los predicadores a quienes escuchar. Asegúrese de que sus sermones sean bíblicamente correctos.

2 Timoteo 4:3-4 nos advierte: “Porque vendrá tiempo cuando los hombres no tolerarán la sana doctrina. En cambio, para satisfacer sus propios deseos, reunirán a su alrededor a un gran número de maestros para decir lo que sus oídos ansiosos quieren escuchar. Apartarán sus oídos de la verdad y se volverán a los mitos”.

Cree en Cristo como tu Señor y Salvador

Puedes hacer todas las formas antes mencionadas pero aun así terminar lejos de Dios. Entonces, antes de hacerlos todos, asegúrese de que ya ha puesto su confianza en Jesucristo como su Señor y Salvador. Solo puedes ser salvo a través de Él, y tu salvación es la garantía de que te conviertes en parte de la familia de Dios.

Cursos en línea recomendados para usted:

Libros recomendados para ti:

* Como Asociado de Amazon, gano con las compras que califican.

LEA TAMBIÉN:

12 señales maravillosas de que Dios te está bendiciendo

Joan es una bloguera independiente a la que le encanta escribir sobre desarrollo personal. También le encanta aprender y enseñar idiomas. Graduada en Artes de la Comunicación, ahora cursa una maestría en Enseñanza de Idiomas. Le gusta la fotografía móvil, escribir poemas y leer por placer.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.