27 mayo, 2022

14 cosas útiles que hacer si no puedes sentir la presencia de Dios

Foto por TheDigitalArtist

¿Sientes que no puedes sentir la presencia de Dios últimamente? ¿Te preocupa que algo no esté bien en tu relación con Él? ¿O tal vez te estás alejando de la fe?

Es normal que los cristianos tengan momentos bajos, como cualquier persona. Recuerda que todas las áreas de nuestra vida están interconectadas entre sí. A veces, una persona puede estar tan agotada emocional, mental o físicamente que su vida espiritual también se ve afectada. Cuando esto sucede, pueden confundirlo con que Dios está en silencio con ellos.

Si crees que no puedes sentir la presencia de Dios ahora, puedes probar los siguientes consejos. Con suerte, pueden ayudarlo a recuperar su pasión espiritual y convencerlo de que Dios nunca se ha apartado de su lado:

1. Evalúe la posible razón por la cual.

Lo primero que tienes que hacer es evaluar tu situación. ¿Cuál crees que es la razón por la que apenas puedes sentir la presencia del Señor ahora? ¿Podría ser porque estás agotado física, emocional o mentalmente? ¿Es porque estás demasiado preocupado con otras cosas que no puedes enfocarte en Dios durante tus Tiempos Devocionales? ¿O podría ser por un pecado no confesado?

2. Comprenda que hay momentos bajos en el caminar cristiano.

En lugar de sentirte mal contigo mismo, mantén la calma y date cuenta de que todo cristiano pasa por lo que estás pasando. No seas duro contigo mismo. Y no te presiones para ‘sentir’ la presencia de Dios. Sólo te sentirás frustrado porque no puedes forzar la atmósfera del Señor para que descienda sobre ti.

3. Siga orando, pidiéndole a Dios que le muestre lo que está mal.

Es solo Dios quien puede decirle por qué Él ‘retiró’ Su presencia de usted, si ese es realmente el caso. Por lo tanto, oren fervientemente, pidiéndole que les revele la razón de este cambio. Tal vez Su presencia no te haya dejado en absoluto, y solo estés distraído o preocupado. O, como se menciona en el n. 1, podría ser por el pecado. Pídele a Dios que te lo revele.

El Salmo 139:23-24 dice: “Examíname, oh Dios, y conoce mi corazón; ponme a prueba y conoce mis pensamientos ansiosos. Mira si hay en mí algún camino ofensivo, y guíame por el camino eterno”.

4. Confiesa tus pecados y arrepiéntete de ellos.

Si ya está claro que tiene un pecado no confesado, ya sabe qué hacer a continuación. Primero, debes pedir perdón a Dios y arrepentirte de ello. El arrepentimiento significa reconocer sinceramente que se ha hecho mal y comprometerse a no volver a hacerlo. A continuación, debe hacer lo correcto. Por ejemplo, si has lastimado a otra persona, ve y pídele perdón.

5. Tenga un retiro personal.

Ir a un lugar solitario te dará tiempo para despejar tu mente, desahogarte y relajarte por completo. Además, puedes pasar tiempo con el Señor sin distracciones. Si bien puedes ir a un retiro grupal, sería mejor tener tu propio lugar tranquilo donde nadie pueda molestarte.

6. Duerma lo suficiente.

Suponga que la razón de su dilema es el agotamiento; ya sea emocional, mental, física o espiritualmente, lo que necesitas es descansar. Así que tómate un día libre y asegúrate de dormir lo suficiente. Una vez que se sienta recargado, se sentirá mejor, incluso espiritualmente.

Foto por darksouls1

7. Continúe orando y leyendo la Palabra de Dios.

Incluso si no puedes sentir la presencia de Dios, no dejes de orar y leer la Biblia. Si crees que estás lejos del Señor ahora, lo que necesitas es acercarte a Él. Muéstrale a Dios que estás realmente decidido a mantener tu relación con Él.

Santiago 4:8 dice: “Acercaos a Dios, y él se acercará a vosotros. Limpiaos las manos, pecadores, y purificad vuestros corazones, vosotros de doble ánimo”.

8. Siga escuchando y cantando canciones de adoración.

La música tiene una forma de calmar el alma y calmar la mente. En lugar de escuchar canciones melodramáticas porque estás triste, ¿por qué no escuchar y cantar alabanzas al Señor? Además, al escuchar las canciones de adoración, se sentirá animado a seguir confiando en Él. A medida que aumenta su fe, más puede sentir que Dios está con usted.

9. Despeje su mente antes de hacer su tiempo devocional.

Una de las razones por las que algunas personas piensan que no pueden sentir la presencia de Dios es porque están preocupadas. Este podría ser tu caso también. Su mente probablemente esté nublada debido al estrés y la ansiedad de que no puede concentrarse en Dios durante la oración o el tiempo de devoción. Para evitar esto, asegúrese de que su mente y su corazón estén preparados antes de comenzar. Pon a un lado tus pensamientos para que puedas fijar tus ojos en Jesús.

Hebreos 12:2 nos anima: “Puestos los ojos en Jesús, el autor y consumador de nuestra fe, el cual por el gozo puesto delante de él soportó la cruz, menospreciando la vergüenza, y se sentó a la diestra del trono de Dios.»

10. Hable con su líder espiritual.

También puede pedir ayuda a sus líderes espirituales, como su pastor, líder de grupo pequeño o jefe de ministerio. Al hacerlo, te darás cuenta de que tu lucha es común a todos los creyentes. Incluso ellos, estos líderes apasionados por el Señor, seguramente también han experimentado sequedad en su viaje espiritual.

11. Rodéate de otros creyentes que puedan animarte.

Estar con amigos cristianos, especialmente los maduros, también puede ser útil. Ellos pueden animarte con la Palabra de Dios y orar por ti. Además, pueden ayudarte a señalar lo que necesitas mejorar en tu caminar con Dios para que crezca tu pasión por Él.

12. Sepa que la presencia de Dios no está determinada por las emociones.

El hecho de que no puedas ‘sentir’ la presencia de Dios no significa que Él realmente te haya dejado. Tenga en cuenta que su emoción no es el mejor indicador de la existencia o las actividades del Señor. Él está más allá de tus sentimientos y pensamientos acerca de Él. Él sigue moviéndose incluso si no puedes verlo ni sentirlo.

13. Deja ir la falta de perdón y el resentimiento en tu corazón.

Como se mencionó anteriormente, el pecado es la razón habitual por la que un creyente de repente no siente la presencia del Señor. La falta de perdón es uno de esos pecados que pueden impedirte acceder al trono de Dios. Por lo tanto, elige liberar toda la ira y la amargura de tu corazón. Elige perdonar. Elige entregar tu dolor al Señor.

Marcos 11:25 dice: “Y cuando estéis orando, perdonad, si tenéis algo contra alguien, para que vuestro Padre que está en los cielos os perdone vuestros pecados”.

14. Asegúrese de haber puesto su confianza en Cristo como su Señor y Salvador.

Si nunca has sentido la presencia de Dios y deseas experimentarla, lo primero que debes hacer es confiar en Jesucristo como tu Salvador. Él es el único mediador entre la humanidad y Dios Padre (1 Timoteo 2:5). Si estás en Él, el Espíritu Santo morará en ti (1 Corintios 3:16).

Foto por kalhh

Dios está contigo

No entrar en pánico. Incluso si no puedes sentirlo, el Señor está cerca de ti. Él escucha tus pensamientos, escucha tus oraciones y todavía se preocupa por ti. Por lo tanto, en lugar de sentirte mal por tu carga, entrégasela a Él y pídele ayuda para que puedas superarla.

Cursos en línea recomendados para usted:

Libros recomendados para ti:

* Como Asociado de Amazon, gano con las compras que califican.

LEA TAMBIÉN:

11 signos aparentes del amor de Dios

Joan es una bloguera independiente a la que le encanta escribir sobre desarrollo personal. También le encanta aprender y enseñar idiomas. Graduada en Artes de la Comunicación, ahora cursa una maestría en Enseñanza de Idiomas. Le gusta la fotografía móvil, escribir poemas y leer por placer.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.