21 abril, 2024

14 consejos para cultivar un jardín saludable –

14 consejos para cultivar un jardín saludable

Exclusivos Mejoras para el hogar Limpieza de jardines Diseño Compras Bienes raíces Noticias Destacados

14 consejos para cultivar un jardín saludable

Crear jardines hermosos y abundantes es uno de los proyectos personales más gratificantes que podemos emprender como seres humanos. Son buenos para la tierra, buenos para nuestras almas y buenos para nuestros estómagos. Después de todo, no hay nada como la satisfacción de cosechar alimentos que has cuidado durante meses y luego disfrutarlos en una deliciosa ensalada o comida casera. Pero los jardines saludables no crecen solos.

Gardeners’ World señala que la jardinería no se trata sólo de plantar plantas en la tierra y alejarlas. Los jardines requieren planificación, atención y cuidado. Siga leyendo para conocer 10 consejos importantes para cultivar un jardín saludable del que seguramente obtendrá una fuerte sensación de logro junto con esas fantásticas verduras.

1. Planifica tu diseño

Lo primero que debes hacer es elegir qué tipo de jardín quieres cultivar; por ejemplo, lecho elevado o enterrado. A continuación, piensa en los requerimientos de luz de las plantas que deseas incluir. Get Busy Gardening recomienda crear un cuadro solar para determinar qué áreas de su jardín reciben luz solar directa versus sombra parcial o total. Finalmente, dado que es fácil confundir las plántulas, cree etiquetas para cada planta. Growing in the Garden sugiere usar etiquetas de metal que duren toda la temporada sin pudrirse ni romperse, y usar bolígrafos de pintura Sharpie que no se destiñan ni se borre.

2. Comience con herramientas limpias

Los paisajes al aire libre pueden estar plagados de patógenos invisibles, por lo que incluso antes de comenzar, debes asegurarte de que tus herramientas de jardín estén esterilizadas. Mantener las herramientas limpias es un paso importante para reducir la posibilidad de que las enfermedades se propaguen de una planta a otra. Gardening Solutions de la Universidad de Florida sugiere un enfoque de dos pasos: primero limpiar la suciedad o los residuos y luego desinfectar. Los desinfectantes domésticos pueden no ser eficaces y la lejía puede ser corrosiva para las herramientas metálicas. En su lugar, intente utilizar alcohol isopropílico económico y fácil de encontrar. Sólo recuerde que es inflamable, así que tenga la debida precaución.

3. Pruebe y modifique su suelo

Es un jardín poco común que cuenta con un terreno fértil listo para plantar, por lo que, con herramientas esterilizadas en la mano, es hora de mejorar el suelo. Savvy Gardening recomienda realizar una prueba de suelo para obtener información sobre su fertilidad general y sus niveles de pH. Con esos resultados, comprenderá mejor qué enmiendas del suelo serán mejores. Las opciones van desde compras en centros de jardinería, como turba y abono prefabricado, hasta desechos de su jardín, como hojas trituradas. Aumentar la materia orgánica, la textura, la aireación y la retención de humedad contribuirá en gran medida a mantener su jardín saludable.

4. Planta complementaria

La plantación complementaria implica cultivar plantas una al lado de la otra que se beneficiarán entre sí y, a menudo, incorpora flores con vegetales. Swansons Nursery dice que puedes cultivar juntas plantas con preferencias de condiciones ambientales similares o colocar una planta alta al lado de una planta baja que apreciará la sombra que crea la más alta. La plantación complementaria también significa mantener ciertas plantas alejadas unas de otras, como aquellas que podrían afectar negativamente el contenido de nutrientes del suelo según las necesidades de sus vecinos. Swansons dice que esta técnica atrae a los polinizadores y al mismo tiempo repele las plagas, y también puede mejorar las condiciones del suelo.

5. Apoye a sus cultivadores altos

En su MasterClass sobre jardinería, el experto Ron Finley explica que las plantas más pesadas (piense en los tomates como se ve arriba) necesitan apoyo adicional para alcanzar su potencial. Este soporte puede venir en forma de estacas o jaulas resistentes. Para las plantas que crecen tanto hacia arriba como hacia afuera, como los calabacines y los melones, un enrejado puede ser apropiado. Estos soportes deben estar muy cerca de la planta para que funcionen al máximo; sin embargo, cuando introduzca estacas o jaulas de metal en el suelo, tenga cuidado de evitar las raíces. Cuando sea necesario, use cordel para atar suavemente los tallos a las estacas.

6. Vigilar la salud de las plantas y fertilizar.

Mientras observa crecer su jardín, vigile de cerca el progreso de cada planta y actúe con rapidez si observa decoloración, marchitez u otros signos de angustia. Según Agrilife Extension de Texas A&M, una fertilización adecuada ayuda a aumentar el contenido de nutrientes del suelo. El nitrógeno, el fósforo y el potasio (normalmente llamados NPK por las correspondientes abreviaturas de elementos científicos) son los nutrientes más comunes que se encuentran en los fertilizantes comerciales. Tienes muchas opciones en lo que respecta a fertilizantes, por lo que sería mejor consultar a un experto en un vivero o centro de jardinería.

7. Mantente alerta sobre las malas hierbas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *