27 mayo, 2022

11 señales de que Dios te está empujando hacia algo mejor

Foto de geralt

Puede que aún no lo sepas, pero existe una gran posibilidad de que tus luchas actuales sean la forma en que Dios te lleva a cosas más increíbles. Tu situación actual puede ser difícil, pero si sigues aguantando y confiando en Él, seguramente verás días mejores por delante.

Para ayudarlo a reconocer el movimiento de Dios en su vida, continúe leyendo a continuación. Mira algunas de las señales de que Él te está empujando hacia algo mejor.

1. Pasas por fracasos sucesivos.

¿Está actualmente desanimado de experimentar fallas últimamente? ¿Sientes que todo lo que haces no prospera? Tal vez no sea porque no puedas tener éxito. Es porque Dios probablemente no quiere que tengas éxito en un área en particular. No porque Él no quiera que tengas éxito, sino porque quiere que encuentres el éxito en un lugar mejor.

Por lo tanto, si ha experimentado fracaso tras fracaso recientemente, hable con Dios. Pídele que te muestre la sabiduría detrás de esos fracasos. ¿Simplemente tienes que mejorar? ¿O tienes que mudarte?

2. Tienes la oportunidad de aprender o mejorar tus habilidades.

Si te han dado la oportunidad de aprender o mejorar una habilidad, pregúntate por qué le dedicas tiempo. ¿Simplemente lo estás aprendiendo por diversión o por curiosidad? ¿O es porque sabe que puede serle útil pronto? Si tu pasión por esa habilidad continúa creciendo día a día, tal vez realmente esté destinada a ser parte de ti. Cuánto más si llegas a dominarlo. No es un accidente que hayas adquirido una habilidad que requiere mucho tiempo de aprendizaje, trabajo duro y devoción.

Si Dios quiere que te muevas hacia algo más grande, seguramente te equipará para ello. Por lo tanto, valora las habilidades en las que te especializas. Son dones del Señor y debes ser un buen mayordomo de ellas. Lo que significa que debes usarlos en algún lugar donde Dios pueda ser glorificado.

3. Experimentas rechazos.

Otra señal de que Dios te está trasladando a otro lugar es una serie de rechazos. Tal vez te hayas esforzado tanto por ser parte de una comunidad u organización. Sin embargo, no importa lo que hagas, no te aceptarían. O probablemente hayas logrado ser parte de él, pero te sientes fuera de lugar todo el tiempo. ¿Significa que hay algo mal contigo?

En lugar de culparte por estos rechazos, ¿por qué no tratar de ver las cosas desde la perspectiva de Dios? ¿Cuál podría ser la razón por la que Él no quiere que formes parte de ese grupo? Bueno, si obedeces cuidadosamente Su voluntad, sin duda te encontrarás en un lugar mejor al que perteneces por completo.

4. Sabes que Dios quiere que dejes ir algo.

¿Dios te está convenciendo de dejar ir algo? Podría ser una relación tóxica o un trabajo que requiera que participes en la corrupción. O podría ser un sueño que en realidad no es de Él. Cuando Dios le pida que entregue algo, confíe en Él y obedézcale completamente. Proverbios 3:5 dice: “Fíate de Jehová con todo tu corazón, y no te apoyes en tu propia prudencia”.

Por lo general, Dios te pedirá que dejes algo porque te impide alcanzar Su plan para tu vida, que es mejor que tus propios planes. Obedecer al Señor en esto puede doler mucho ya que exige sacrificio, pero seguro que vale la pena.

5. Pierdes la pasión por tu puesto o campo actual.

¿Has perdido repentinamente el interés en lo que haces, como tu trabajo o ministerio? Por ejemplo, podrías haber estado tan apasionado por ello durante mucho tiempo que tu mundo ha girado en torno a él. Entonces, ahora, probablemente no tenga más alegría por ello, y parece que tiene que arrastrar los pies solo para seguir trabajando.

Si esto es lo que sientes ahora, debes evaluarte a ti mismo. O estás agotado por el agotamiento o podría ser una señal de que te estás mudando a una estación diferente. Sin embargo, antes de concluir que tienes que irte, primero evalúate y ora a Dios por sabiduría.

6. Se siente inquieto o emocionado.

Además, algo más podría estar emocionándote de nuevo en estos días. Puede que aún no sepas qué es, pero puedes sentir que estás a punto de experimentar algo más extraordinario. Podría ser la razón por la que ya no tienes pasión por tu compromiso actual. Puedes sentir que estás siendo llamado a uno nuevo. Por esta razón, está inquieto y no puede esperar para seguir adelante.

Si está experimentando esto, necesita dedicar más tiempo a la oración. Es importante confirmar si Dios realmente te está llamando a moverte o simplemente estás aburrido. También debe buscar el consejo de creyentes maduros que puedan darle buenos consejos.

Foto por karan_kss_

7. Ves nuevas puertas abriéndose ante ti.

Una señal clara de que Dios te está empujando a un lugar más grande es la accesibilidad de mejores oportunidades. Puedes considerar esto como algo seguro, especialmente después de haber experimentado fracasos o rechazos.

Por supuesto, todavía es necesario que confirmes si es la voluntad de Dios. No todas las buenas oportunidades son del Señor. Algunas solo están destinadas a descarrilarte de seguir Su verdadero propósito para tu vida. Por eso es necesario que seas sensible a la voz del Espíritu Santo.

8. Estás motivado para mejorarte a ti mismo.

Puedes decir que Dios quiere que subas más alto si has comenzado a comprender la necesidad de mejorarte a ti mismo. No es competir con otros o adquirir fama y riqueza. En cambio, es para glorificar a Dios a través de tu vida. Sabiendo que estás sirviendo al Rey de reyes, llegas a tener ese deseo de ser lo mejor para Él.

Mateo 5:48 dice: “Sed, pues, perfectos, como vuestro Padre celestial es perfecto”. Este versículo nos anima a luchar por la perfección para reflejar la gloria de Dios. Por supuesto, nunca seremos perfectos mientras estemos en la tierra, pero al menos podemos mejorar y ser mejores, un paso más cerca de la perfección.

9. Conoces a personas que te animan a aspirar a algo más grande.

Si últimamente estás rodeado de personas que te inspiran a soñar con algo más grande, puede ser otra señal. No es un accidente que conozcas a ciertas personas. Existe lo que llamamos conexión divina, y Dios te permitiría conocer personas que pueden contribuir a tu propósito o llamado.

¿Qué tienes para conocer a esa gente? Dios probablemente los pone en tu vida para que puedas aprender de ellos. O también puede usarlos para brindarte oportunidades para que te mudes a un lugar mejor.

10. Tu circunstancia te empuja a moverte.

Las circunstancias que te rodean también pueden darte una pista sobre si necesitas seguir adelante o quedarte. Dios puede usar tu situación para convencerte de que sigas Su dirección.

Por ejemplo, es probable que Dios te haya estado pidiendo que te mudes a un lugar nuevo. Sin embargo, probablemente no quieras salir de tu zona de confort. Por eso, el Señor permitiría que surja una crisis para que decidas marcharte.

Foto por cocoparisienne

11. De repente te relacionas con algunos personajes bíblicos como Abraham o José.

Si ha estado leyendo la Biblia regularmente y de repente siente una conexión inusual con uno de los personajes bíblicos, podría ser una señal. Significa que encuentras tu situación actual casi similar a la que ellos atravesaron en su jornada de fe.

Las historias de la Biblia pueden inspirarnos a permanecer en la fe y seguir a Dios a pesar de los desafíos. Sus vidas son un estímulo para los creyentes de que Dios es fiel y puede convertir las dificultades en una experiencia positiva para aquellos que confían en Él.

Da un paso en la fe

Si ahora te queda claro que Dios te está empujando a algo mejor, anímate. El proceso puede no ser suave y fácil, pero vale la pena la paciencia. Da un paso de fe y obedece la dirección de Dios. Seguro que te encontrarás en un lugar con el que solo solías soñar.

Cursos en línea recomendados para usted:

Libros recomendados para ti:

* Como Asociado de Amazon, gano con las compras que califican.

LEA TAMBIÉN:

10 señales claras de que Dios te está guiando a otro lugar

Joan es una bloguera independiente a la que le encanta escribir sobre desarrollo personal. También le encanta aprender y enseñar idiomas. Graduada en Artes de la Comunicación, ahora cursa una maestría en Enseñanza de Idiomas. Le gusta la fotografía móvil, escribir poemas y leer por placer.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.