11 agosto, 2022

10 señales importantes para saber si eres salvo por Dios

Foto por Sabine_999

¿Cómo saber si eres verdaderamente salvo? Las diferentes religiones brindan diferentes caminos hacia la salvación y la vida eterna. Sin embargo, si eres cristiano, crees que solo hay una forma de ser salvo, y es a través de Jesucristo.

Romanos 6:23 dice: “Porque la paga del pecado es muerte, mas la dádiva de Dios es vida eterna en Cristo Jesús Señor nuestro”.

Según la Biblia, la humanidad está destinada a la muerte (tanto física como eterna) a causa del pecado. El versículo antes mencionado nos dice que el pago del pecado es la muerte, no las buenas obras ni la penitencia. Dado que todas las personas han pecado, todos están destinados a morir y estar eternamente separados de Dios.

Sin embargo, debido a la misericordia de Dios, Él proporcionó el pago por los pecados del mundo, y eso es a través del sacrificio de Su Hijo unigénito, Jesucristo. Jesús murió en la cruz para pagar el salario del pecado, y cualquiera que ponga su confianza en Él será salvo. En resumen, la vida eterna se ha convertido en un regalo, otorgado gratuitamente, por Dios a aquellos que creen en Él.

La pregunta es, ¿has confiado en Cristo como tu Señor y Salvador? En caso afirmativo, eventualmente debería encontrar estos signos en usted mismo.

1. Has entendido completamente el evangelio.

El primer signo de salvación es la comprensión completa del sacrificio de Dios por el mundo. El evangelio significa “buenas noticias”, y se trata de la esperanza de que cualquiera que crea en Jesús pasará la eternidad en el cielo. Además, debes darte cuenta de que es solo por la gracia de Dios que eres salvo.

Efesios 2:8-9 dice: “Porque por gracia sois salvos por medio de la fe; y esto no de vosotros, pues es don de Dios; 9 no por obras, para que nadie se gloríe”.

2. Reconoces a Jesucristo como tu Señor.

Confiar completamente en Jesús para tu salvación equivale a renunciar a tus derechos sobre ti mismo. Significa que entiendes que Cristo ya te ha comprado de la maldición del pecado a través de Su sacrificio en la cruz. Por esta razón, ahora entiendes que ya no eres tuyo.

Ser salvo significa entregar tu vida a Cristo. Lo haces tu Señor o Maestro. En todo, incluso en la toma de decisiones, consideras Su voluntad y Su enseñanza.

3. Hay una sensación de libertad.

Irónicamente, tener un ‘Maestro’ en Jesús no te hará sentir esclavo en absoluto. Pero, por otro lado, comienzas a disfrutar de la libertad espiritual de la esclavitud del pecado.

Lento pero seguro, aprendes a perdonar y amar a quienes te han lastimado en el pasado. Además, casi milagrosamente, finalmente puedes desenredarte de hábitos tóxicos, como vicios nocivos.

4. Te has arrepentido completamente de tus pecados.

Si ahora entiendes el evangelio, te das cuenta de que son los pecados de la humanidad los que han conducido al sacrificio de Cristo. Jesús es el Hijo de Dios, y Él es santo y sin mancha. Sin embargo, sufrió como un criminal por crímenes que no cometió. Esta comprensión te hará odiar el pecado por completo, llevándote a un arrepentimiento genuino.

El verdadero arrepentimiento significa transformación. No es suficiente que llores a mares, sintiendo pena por tus pecados. Significa dejar atrás tus pecados habituales. Es esforzarse conscientemente por evitar volver a hacerlo.

5. Estás seguro de que Dios ya ha perdonado tus pecados.

Otra señal de que eres salvo es el conocimiento de que tus pecados ya han sido perdonados. Ya que has creído en Cristo como tu Salvador, sabes que Su sangre ha pagado por todos tus pecados.

Debes saber que todos los pecados que has confesado y de los que te has arrepentido desde el momento en que creíste en Jesús ya están perdonados. Por la gracia de Dios, ahora puedes caminar en libertad sin culpa.

Foto por voltamax

6. Ahora es más fácil obedecer los mandamientos de Dios.

La gracia de Dios hará que lo ames aún más. Comprender el valor de su salvación, el sacrificio de Cristo, lo obligará a rendirle su voluntad. Como resultado de ese amor y gratitud, se convierte en tu alegría y misión obedecer los mandamientos de Dios ahora.

1 Juan 2:3-6 nos dice: “Y podemos estar seguros de que lo conocemos si obedecemos sus mandamientos. Si alguien dice: “Conozco a Dios”, pero no obedece los mandamientos de Dios, esa persona es mentirosa y no está viviendo en la verdad. Pero los que obedecen la palabra de Dios verdaderamente muestran cuán completamente lo aman. Así es como sabemos que estamos viviendo en él. Aquellos que dicen que viven en Dios deben vivir sus vidas como lo hizo Jesús”.

7. Hay hambre por la Palabra de Dios.

Ser verdaderamente salvo te llevará a un avivamiento espiritual. Causará esa hambre en tu espíritu por más de Dios. Por eso, tendrás ese deseo de leer o escuchar la Palabra de Dios, estudiarla detenidamente y aplicarla en tu vida.

¿Por qué tu espíritu tiene hambre de las Escrituras? Es porque la Palabra de Dios es inspirada por Dios. Contiene la guía que el pueblo de Dios necesita para vivir de acuerdo a Su voluntad.

8. Siente la necesidad de tener comunión con otros creyentes.

Ser salvo significa convertirse en parte del cuerpo de Cristo. Te conviertes en parte de una iglesia universal. Para que crezcas espiritualmente, necesitarás interactuar con otros cristianos. Por esta razón, tendrá la urgencia de asistir a una iglesia local, ser parte de una familia espiritual y usar los dones que Dios le ha dado para ministrarles.

Efesios 5:23 dice: “Porque el marido es cabeza de la mujer, como también Cristo es cabeza de la iglesia, siendo él mismo el Salvador del cuerpo”.

9. Has estado cambiando para mejor desde entonces.

La verdadera salvación resultará en la transformación de tu vida. Como se mencionó anteriormente, primero lo llevará al arrepentimiento de sus pecados. Sin tus pecados habituales, te conviertes en una mejor persona. ¿Cómo verificará esto? Las personas que te rodean notarán la diferencia entre el viejo y el nuevo tú.

Por supuesto, eso no significa que no vas a pecar más. Mientras estés en la tierra, todavía eres imperfecto y vulnerable al pecado. La única diferencia ahora es que ya no pecas voluntariamente. Y una vez que hayas caído en la tentación, inmediatamente te arrepentirás y te esforzarás más para evitarla la próxima vez.

10. Le apasiona compartir el evangelio con otras personas.

Es habitual que la gente se emocione cuando recibe una buena noticia. Con gusto lo compartirán con otros. ¿Cuánto más si esa ‘buena noticia’ también puede beneficiarlos?

La misericordia y la gracia de Dios te harán hablar de su bondad a los demás. Si amas a tu familia y amigos, no querrás que se vayan al infierno. Y entendiendo completamente lo que puede salvarlos de ella, es imposible no sentirse obligado a compartir el evangelio con ellos.

Foto de StockSnap

Calcula tu salvación

Muchas personas afirman creer en Cristo. Sin embargo, no todos son genuinamente salvos. Si quieres asegurarte de que ya eres salvo, tienes que trabajar en tu salvación. Debe quedar claro en tu vida.

No tienes ninguna contribución a tu salvación ya que Cristo ya la pagó en su totalidad. Sin embargo, su redención solo será evidente en su forma de vivir. Por lo tanto, comprométase a vivir para Cristo diariamente estudiando la Palabra de Dios, obedeciendo sus mandamientos y compartiendo las buenas nuevas con los demás. Si te apegas a estos, tu salvación se vuelve más evidente a medida que pasan los días.

Cursos en línea recomendados para usted:

Libros recomendados para ti:

* Como Asociado de Amazon, gano con las compras que califican.

LEA TAMBIÉN:

8 señales claras de que Dios te está probando

Joan es una bloguera independiente a la que le encanta escribir sobre desarrollo personal. También le encanta aprender y enseñar idiomas. Graduada en Artes de la Comunicación, ahora cursa una maestría en Enseñanza de Idiomas. Le gusta la fotografía móvil, escribir poemas y leer por placer.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.