Propiedades de las semillas de girasol

6 Beneficios de las Semillas de Girasol en la Salud

Las semillas de girasol son un alimento único, rico en muchos tipos de nutrientes esenciales veces difíciles de obtener. De hecho, las semillas de girasol son uno de los alimentos más ricos en vitamina E, cobre, vitaminas B como tiamina, fósforo, selenio y más.

Las semillas de girasol, como casi todos los tipos de frutos secos y semillas, proporcionan una fuente saludable de ácidos grasos, más específicamente de ácido linoleico. Además, las semillas de girasol son también una excelente fuente de fibra, aminoácidos (especialmente triptófano) que constituyen la base fundamental de las proteínas, vitamina B, fitoesteroles y más.

Propiedades de las semillas de girasol

Propiedades de las semillas de girasol

Aunque como cultura nos han hecho creer que el consumo de grasas puede conducir a un aumento de peso no deseado, lo contrario también es cierto. Consumir grasas saludables en realidad conduce a un sistema cardiovascular saludable, un peso corporal estable y saludable, y niveles reducidos de inflamación en todo el cuerpo.

Las fuentes saludables de grasas como las que se encuentran en las semillas de girasol son en realidad la base fundamental de las membranas celulares, permiten que tu cuerpo equilibre las hormonas, ayudan a disminuir la absorción de alimentos durante las comidas para que podamos pasar más tiempo sin sentir hambre, y funcionan como portadoras de vitaminas liposolubles importantes (A, D, E y K).

La adición de fuentes saludables de grasas en tu dieta, como el tipo de poliinsaturados que se encuentra en las semillas de girasol, y la sustitución de grasas trans y grasas de baja calidad y fácil oxidación, puede resultar en múltiples beneficios para la salud.

Historia de las Semillas de Girasol

Las semillas de girasol provienen, obviamente, del girasol. Las flores amarillas producen pequeñas semillas comestibles que son de color gris o verde y que se encuentran naturalmente en cascarones de color verde oscuro, gris o negro llamados “cáscaras”.

Según la asociación nacional del girasol, los girasoles son realmente nativos de Norteamérica. ¡Hay evidencia de que los girasoles ya eran cultivados por los nativos americanos en el año 3000 a. C.! Sin embargo, cuando fueron descubiertos, fueron llevados a Europa y luego a Rusia, donde se comercializaron por primera vez como cosecha y fueron cosechados por su aceite. No fue hasta finales de 1800 que fueron llevados de vuelta a América del Norte, donde son populares por su aceite, semillas y por ser una hermosa adición a tu jardín.

Los girasoles y las semillas de girasol son una excelente fuente de muchos nutrientes vitales, incluida la vitamina E, también conocida como gamma-tocoferol. La vitamina E es un poderoso antioxidante que se encuentra en muchas nueces y semillas, pero las semillas de girasol son una de las mejores fuentes naturales de este antioxidante, que ayuda a combatir el daño de los radicales libres dentro del cuerpo.

Las semillas de girasol están muy relacionadas con el aumento de la salud cardiovascular gracias a su capacidad para reducir el colesterol LDL “malo” y para prevenir la hipertensión, además de muchos otros efectos positivos como la prevención del cáncer, reducción de dolores de cabeza y calambres musculares, una desintoxicación mejorada, piel sana y más.

Información Nutricional de las semillas de girasol

Una porción de 50 g de semillas de girasol proporciona (de los valores diarios recomendados): 190 calorías, 16 gramos de grasa, 6 gramos de proteína y 4 gramos de fibra

  • 82 % de vitamina E
  • 70 % del valor diario de cobre
  • 43 % vitamina B1 (tiamina)
  • 34 % de manganeso
  • 34 % de selenio
  • 33 % de fósforo
  • 28 % de magnesio
  • 28 % de vitamina B6
  • 20 % de folato
  • 18 % de vitamina B3

6 Beneficios para la Salud de las Semillas de Girasol

Semillas de girasol usos

Semillas de girasol usos

1. Reduce el riesgo de enfermedades cardíacas

El alto suministro de vitamina E antioxidante (80 % del valor diario recomendado cada 50 g de semillas) ayuda a reducir la inflamación peligrosa de todo el cuerpo y evitar diversas enfermedades. La vitamina E, también conocida como gamma-tocoferol, es un poderoso antioxidante que se encuentra en los frutos secos y las semillas, incluyendo las semillas de girasol.

Los investigadores ahora saben que los altos niveles de inflamación se correlacionan con un riesgo creciente de enfermedades cardíacas, pero también con los accidentes cerebrovasculares, el cáncer, la diabetes, e incluso con desórdenes neurodegenerativos serios como el Alzheimer y el mal de Parkinson.

Se ha demostrado que consumir semillas de girasol con frecuencia ayuda a equilibrar los niveles de colesterol, reducir la hipertensión, bajar la presión arterial y proteger contra las enfermedades cardíacas; Todo esto es posible una vez que los niveles de inflamación están bajo control.

Las semillas de girasol son ricas en antioxidantes y compuestos antinflamatorios que reducen el estrés oxidativo y la presencia de radicales libres dañinos dentro del cuerpo. Según estudios recientes publicados en el Journal of Agricultural and Food Chemistry, la cantidad de fitoesteroles beneficiosos presentes en frutos secos y semillas es más alta en semillas de girasol que en casi todos los otros tipos. Los fitoesteroles son responsables de mantener los niveles de colesterol saludable bajo control, que es una de las mejores maneras de protegerse de las enfermedades cardiovasculares.

La vitamina E es una vitamina soluble en grasa, lo que significa que debe ser consumida con grasa para ser absorbida mejor por el cuerpo; Esto hace que sea aún más beneficioso que las semillas de girasol proporcionen ácidos grasos esenciales, además de la vitamina E.

Los antioxidantes de la vitamina E se encuentran en las partículas de colesterol y ayudan a prevenir que los radicales libres oxiden peligrosamente el colesterol. El colesterol debe primero oxidarse para que la aterosclerosis pueda ocurrir, esto da lugar a arterias bloqueadas y eventualmente puede conducir al paro cardíaco.

2. Ayuda a prevenir el cáncer gracias a su alto contenido de antioxidantes

Los estudios demuestran que las semillas de girasol son especialmente útiles para prevenir el cáncer mediante el consumo de una dieta rica en nutrientes. La importante gama de antioxidantes, oligoelementos y otras vitaminas que se encuentran en las semillas de girasol ayudan a reducir el estrés oxidativo que tiene lugar dentro del cuerpo, que cuando no se controla contribuye al desarrollo del cáncer.

Los estudios demuestran que los nutrientes encontrados en las semillas de girasol tienen compuestos quimio-preventivos que bloquean las primeras fases del desarrollo del cáncer para ayudar a detener el crecimiento del tumor. Los antioxidantes encontrados en las semillas de girasol se utilizan para la reparación del ADN y frenan el crecimiento de células cancerosas mutadas. Esto hace que consumir las semillas de girasol sea una excelente manera de prevenir el cáncer y también para disminuir la posibilidad de que ocurran recurrencias.

Algunos estudios han demostrado que el gamma-tocoferol (vitamina E) es eficaz para ayudar en la prevención del cáncer. Se ha demostrado que la vitamina E protege a los hombres del cáncer de próstata, y un nuevo estudio realizado por la Texas Woman’s University sugiere que también puede ayudar a reducir el riesgo de cáncer de pulmón.

Las semillas de girasol también contienen selenio, un antioxidante que es importante para prevenir el cáncer de mama. Los estudios demuestran que el selenio también ayuda con la reparación del ADN y en la desintoxicación el cuerpo de las células malignas dañadas. El selenio ayuda al cuerpo a detener la proliferación de las células cancerosas y a detener el crecimiento tumoral a través de la apoptosis, la autodestrucción de las células dañadas por el propio cuerpo, incluyendo las encontradas en los tumores cancerosos.

3. Soporta la función tiroidea a través de selenio

Lamentablemente, la Biblioteca Nacional de Medicina de los Estados Unidos y los Institutos Nacionales de Salud estiman que actualmente alrededor de 27 millones de estadounidenses sufren de enfermedad de la tiroides, siendo las mujeres y las personas mayores aún más susceptibles. Una de las principales causas de trastornos de la tiroides, incluyendo el hipotiroidismo y el hipertiroidismo, es una deficiencia en el selenio mineral, de la que las semillas de girasol son afortunadamente una excelente fuente.

Semillas de girasol beneficios

Semillas de girasol beneficios

La glándula tiroides es responsable de regular la temperatura corporal, el ritmo cardíaco, la producción de proteínas, y el control de la tasa de tu metabolismo, por nombrar algunas funciones; Por lo tanto, un trastorno de la tiroides puede aparecer en muchos síntomas diferentes (aumento de peso, fatiga, temperatura corporal anormal, etc) y puede ser difícil de diagnosticar correctamente sin una prueba de sangre u orina.

Una de las claves para controlar los trastornos de la tiroides naturalmente, sin el uso de fármacos, es incluir más selenio y yodo en tu dieta, entre otros cambios beneficiosos que se pueden hacer.

4. Ayuda a combatir la osteoporosis, la pérdida ósea y los calambres musculares

Las semillas de girasol proporcionan una gran cantidad oligoelemento esencial de magnesio, que la mayoría de los estadounidenses carecen debido a comer una pobre “dieta americana estándar” baja en alimentos frescos y nutritivos. El magnesio cumple muchas funciones importantes dentro del cuerpo: ayuda a equilibrar la relación calcio-potasio dentro de las células, es crucial para la salud cardiovascular en general y ayuda a la presión arterial saludable.

Es parcialmente responsable de mantener la estructura esquelética sana y ayuda a prevenir las condiciones relacionadas con la pérdida de densidad mineral ósea como la osteoporosis. Además, ayuda con la coagulación de la sangre, así como la calcificación ósea. El magnesio también ayuda a reducir las migrañas crónicas, el estreñimiento, la fatiga crónica e incluso los síntomas asociados con trastornos del estado de ánimo como la depresión y la ansiedad.

Las semillas de girasol son una rica fuente de vitamina B, incluida la vitamina B5, que también se conoce como ácido pantotético. Al igual que los otros tipos de vitaminas B, la vitamina B5 desempeña un papel importante en el metabolismo energético, ya que actúa como una coenzima involucrada en las reacciones químicas que producen energía en el cuerpo.

El ácido pantotético también desempeña un papel importante en la síntesis de las grasas, la regulación de las hormonas, y el mantenimiento de la función sana del cerebro. Mientras que una deficiencia severa de vitamina B5 no es muy común, las deficiencias leves incluyen síntomas como la fatiga, calambres musculares, y fascitis plantar que es una lesión común, dolorosa dentro de la canilla y de los pies que a menudo sufren los atletas.

5. Equilibra los niveles de azúcar en la sangre y ayuda a prevenir la diabetes

Se ha demostrado que mantener una dieta rica en todo tipo de frutos secos y semillas ayuda a reducir la hiperglucemia y a equilibrar los niveles de azúcar en la sangre. Esto disminuye la posibilidad de desarrollar el síndrome metabólico, incluyendo diabetes o resistencia a la insulina. Mediante la observación de la dieta de las poblaciones que tradicionalmente han comido una gran cantidad de semillas, sabemos que los compuestos encontrados en las semillas ayudan a combatir enfermedades relacionadas con los niveles de azúcar en la sangre incontrolados.

Los niveles desequilibrados de azúcar en la sangre y la resistencia a la insulina conducen a una mayor inflamación, aumento de peso e incluso respuestas autoinmunes. Pero, afortunadamente, los potentes nutrientes en las semillas de girasol ayudan a detener las subidas y caídas de azúcar en la sangre que mucha gente experimenta debido a dietas demasiado altas en azúcar, granos refinados, bebidas endulzadas y alimentos procesados. Estudios controlados han demostrado que el magnesio, por ejemplo, tiene un efecto protector contra el desarrollo de diabetes tipo 2.

Las poblaciones de América del Sur, incluyendo las que viven en México y Perú, consumen semillas de girasol desde hace miles de años. Se cree que las semillas se comenzaron a consumir por primera vez hace unos 5000 años por su alto contenido de grasas satisfactorias. Los exploradores españoles que descubrieron las semillas en América del Sur difundieron sus usos a través de Europa después de regresar a casa, y luego los trajeron a Norteamérica poco después.

6. Mejora la salud de la piel

Los estudios han demostrado que la vitamina E antioxidante es especialmente útil para mantener la piel joven, fuerte y saludable. Las semillas de girasol contienen vitamina E, además de los lípidos de ácidos grasos esenciales que ayudan a mantener la piel hidratada y libre de daños por el sol y la contaminación. Los estudios han demostrado que en ensayos controlados con animales, tanto las semillas de girasol como las semillas de lino son capaces de mantener la piel de los animales sana y libre de signos de daño a medida que los animales envejecen, y se cree que los mismos beneficios se pueden obtener para la piel y el cabello de los seres humanos al envejecer.

Comparte este artículo con tus amigos:

Recibí publicaciones nuevas en tu casilla de correo:

Comparte tu opinión, deja un comentario:

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.