Aceite de semilla de uva

Aceite de Semilla de Uva: Un “Super Alimento” Nada Saludable

Prácticamente no pasa una semana sin que un nuevo “alimento saludable” llegue al mercado. En muchos casos, las propiedades saludables son falsas y no hay estudios reales detrás de ellas. Este parece ser el caso de un aceite llamado aceite de semilla de uva. Debido a su gran cantidad de grasas poliinsaturadas y vitamina E, se está comercializando como sano. Se afirma que tiene todo tipo de beneficios para la salud… Incluyendo la reducción del colesterol y del riesgo de enfermedades cardíacas.

Aceite de semilla de uva

Aceite de semilla de uva

El problema con muchos de estos alimentos supuestamente saludables es que no son saludables en absoluto. En algunos casos, son completamente perjudiciales. En este artículo, voy a examinar detenidamente el aceite de semilla de uva y tratar de separar los hechos de la ficción.

¿Qué es el Aceite de Semilla de Uva y cómo se hace?

El aceite de semilla de uva se procesa a partir de las semillas de uva, que se obtienen como un subproducto de la elaboración del vino. La fabricación de este aceite es realmente una idea brillante desde una perspectiva comercial. Por miles de años, los productores de vino se han quedado con toneladas de este subproducto, las semillas de uva. Debido a los avances tecnológicos modernos, ahora son capaces de extraer el aceite de las semillas, algo que no era posible hace cien años.

El aceite es usualmente extraído en fábricas usando un proceso industrial. Este proceso implica el uso de temperaturas elevadas y diversos productos químicos, incluido el solvente tóxico hexano. Los tipos “más saludables” de semillas y aceites vegetales son los “prensados ​​en frío” o “prensados por expulsión” – esta es una forma mucho más natural de extraer el aceite de las semillas. Si tu aceite no indica explícitamente cómo se procesó, entonces debes asumir que se extrajo utilizando productos químicos como el hexano.

Conclusión:
El aceite de semilla de uva se extrae de las semillas de uva, un subproducto de la elaboración del vino. Este proceso generalmente involucra varios productos químicos, incluyendo el solvente tóxico hexano.

El aceite de semilla de uva es bajo en nutrientes, pero alto en ácidos grasos Omega-6.

Las afirmaciones de los beneficios para la salud del aceite de semilla de uva se basan en las supuestamente altas cantidades de nutrientes, antioxidantes y grasas poliinsaturadas. Pero la verdad es que la mayoría de los nutrientes y antioxidantes (incluyendo las proantocianidinas) de las semillas de uva no están presentes en el aceite.

Después de haber pasado por el intenso proceso de extracción química, la mayoría de los beneficios han sido filtrados. El único nutriente que queda en cualquier cantidad significativa es la vitamina E. Una cucharada contiene 3,9 mg de vitamina E, que es el 19% de la cantidad diaria recomendada.

Sin embargo, si comparamos las calorías, el aceite de semilla de uva no es una fuente impresionante de vitamina E. Otras fuentes mucho mejores incluyen frutos secos, espinaca y varios otros. Estos alimentos también contienen una tonelada de otros nutrientes beneficiosos en lugar de solo vitamina E.

La composición de ácidos grasos del aceite de semilla de uva es:

  • Saturado: 10 %.
  • Monoinsaturados: 16 %.
  • Poliinsaturados: 70 %.

Los comerciantes son rápidos en señalar que este producto es bajo en colesterol y grasas saturadas “peligrosas”. Pero en los últimos años, las grasas saturadas y el colesterol en la dieta han demostrado ser inofensivos. Todo el asunto de “obstruir las arterias” era un mito.

Sin embargo, una de las afirmaciones es cierta. El aceite de semilla de uva es muy rico en grasas poliinsaturadas. No obstante, es importante tener en cuenta que hay dos tipos principales de grasas poliinsaturadas: Omega-3 y Omega-6. Tenemos que consumir estos dos tipos en un cierto equilibrio para mantener una salud óptima. La mayoría de las personas cosumen muy poco Omega-3 y demasiado Omega-6.

Aceite de semilla de uva salud

Aceite de semilla de uva para la salud

Muchos estudios muestran que demasiado Omega-6 conducen a una mala salud y a enfermedades. Por lo tanto, el aceite de semilla de uva contiene principalmente ácidos grasos Omega-6, el tipo malo. En varios casos, también se ha encontrado que el aceite de semilla de uva contiene niveles nocivos de hidrocarburos aromáticos policíclicos (HAP), sustancias que son conocidas como carcinógenas en animales. En realidad no hay nada positivo que decir sobre el aceite de semilla de uva. Es una mala noticia.

Conclusión:
El único micronutriente encontrado en el aceite de semilla de uva es la vitamina E. Este aceite también es muy rico en ácidos grasos Omega-6, que la mayoría de la gente ya consume demasiado.

Cómo afecta el Aceite de Semilla de Uva a tu salud

No pude encontrar un solo estudio en humanos sobre el aceite de semilla de uva. Sin embargo, es muy similar a otras semillas y aceites vegetales como el aceite de soja, aceite de maíz y aceite de cártamo. Los efectos sobre la salud del aceite de semilla de uva deben ser muy similares a estos otros aceites, ya que la composición de ácidos grasos y nutrientes es similar.

El problema es que hay un montón de estudios que muestran que estos aceites tienen efectos nocivos en los seres humanos. Es cierto que los aceites de semillas y vegetales pueden bajar el colesterol LDL, pero en este caso NO se traduce en un riesgo reducido de enfermedad cardíaca. De hecho, ha habido varios estudios controlados donde estos aceites aumentan el riesgo de enfermedades del corazón en los seres humanos.

También hay un estudio que demuestra que la cantidad de Omega-6 en las membranas celulares (el aceite de semilla de uva es muy rico en Omega-6) está positivamente correlacionada con el riesgo de enfermedades cardíacas. También hay estudios que muestran que un alto consumo de Omega-6 puede aumentar la inflamación en el cuerpo, potencialmente aumentando el riesgo de todo tipo de enfermedades. La verdad es que los aceites de semillas en general son extremadamente insalubres, a pesar de lo que algunas personas quieren hacerte creer. En todo caso, el aceite de semilla de uva es aún peor que los demás porque contiene una cantidad aún mayor de ácidos grasos Omega-6.

Conclusión:
Muchos estudios muestran que los aceites de semillas tienen a efectos nocivos sobre la salud, incluyendo un riesgo drásticamente aumentado de enfermedades cardíacas.

¿Es un buen aceite para cocinar?

Debido a que el aceite de semilla de uva es tan increíblemente rico en grasas poliinsaturadas, es realmente uno de los peores aceites que se podría utilizar para cocinar. Los aceites de cocina más saludables son los que contienen principalmente grasas saturadas (como la mantequilla y el aceite de coco), porque no tienen enlaces dobles y por lo tanto son menos propensos a reaccionar con el oxígeno al calentarse.

El aceite de semilla de uva tiene beneficios para el cabello y la piel, pero no se debe comer

El aceite de semilla de uva no es completamente malo… Hay un montón de personas que afirman que es bueno para la hidratación del cabello y la piel. También se utiliza en masaje y aromaterapia. Por esta razón, puede tener algunos beneficios tópicos.

Pero en realidad este aceite NO se debe comer. No es para nada saludable comerlo. La cantidad de vitamina E no es impresionante cuando se considera que la gran cantidad de calorías y la mayoría de los antioxidantes de las semillas de uva no están en el aceite. Lo que nos queda es un aceite altamente refinado cargado con ácidos grasos Omega-6 inflamables y dañinos, que la mayoría de la gente ya está comiendo demasiado de todas maneras. Si estás buscando tener una buena salud, entonces evita el aceite de semilla de uva a toda costa.

Comparte este artículo con tus amigos:

Recibí publicaciones nuevas en tu casilla de correo:

Comparte tu opinión, deja un comentario:

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.